eldiario.es

Menú

El profesor acusado de abusos sexuales insiste en su inocencia y propone testigos para desmontar el relato de la víctima

Convoca al juicio al "mayor experto" español en abusos sexuales, Antonio Manzanero, que nunca ha tratado al joven denunciante, y a "muchos" alumnos y profesores de Gaztelueta

"En nuestro derecho penal y procesal al único que se le permite mentir es al acusado para defenderse", recuerda la familia

- PUBLICIDAD -
Entrada del colegio masculino Gaztelueta de Leioa

Entrada del colegio masculino Gaztelueta de Leioa

El letrado de J.M.M.S., el profesor numerario del Opus Dei que se sentará en el banquillo acusado de abusos sexuales a uno de sus alumnos cuando cursaba el primer ciclo de ESO, ha registrado ya su escrito de defensa de cara al juicio y en él insiste en su total inocencia. El acusado buscará desmontar el testimonio de la víctima, hoy ya mayor de edad, con la declaración como testigos de "muchos profesores y alumnos que coincidieron con el denunciante" en el colegio masculino Gaztelueta de Leioa (Bizkaia), con un experto que nunca ha tratado al joven y también cuestionando algunas prácticas de sus padres.

"En el escrito se niega absoluta y categóricamente que el acusado haya cometido los hechos descritos en el escrito de acusación. Tras más de ocho años de calvario mediático y judicial la defensa está deseando la celebración del juicio oral en el que muestra su absoluta convicción de que finalizará con una sentencia absolutoria", explica el abogado Eduardo Ruiz de Erenchun en un comunicado.

La línea de defensa en el juicio será triple. Por un lado, se aportarán testigos que describirán a J.M.M.S. como un buen docente. Ya en la instrucción, como adelantó eldiarionorte.es, se aportaron actas notariales firmadas por exalumnos y excompañeros del acusado en el que se rechazaban todas las acusaciones. Eso sí, otro joven rompió la 'omertá' y colaboró con la investigación apoyando la versión del denunciante, soportada en informes médicos de Iñaki Viar.

Precisamente el cuestionamiento de estos dictámenes es la segunda línea de defensa de Ruiz de Erenchun. "La defensa ha encargado un informe pericial al equipo del profesor Antonio Manzanero. Es profesor titular de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, especialista en Psicología del Testimonio y psicólogo forense de Madrid. Se trata de la mayor autoridad en España en casos de testimonios de abusos sexuales a menores. Con su informe la defensa se muestra firmemente
convencida que se pondrán de manifiesto todas las manipulaciones y graves errores que se han cometido en este asunto por parte del entorno y de algunos profesionales que han intervenido con el menor desde el año 2010", se lee en el comunicado del letrado. Manzanero nunca ha tratado a la víctima.

La alusión al "entorno" del denunciante no es casual tampoco. Precisamente, la tercera pata de la estrategia de defensa buscará presentar como pruebas algunas actuaciones de la familia de la víctima que pretenden presentar como poco decorosas. Durante la instrucción, la defensa ya realizó duros interrogatorios a los padres del joven.

Desde la familia del joven asumen como lógica esta postura del acusado de cara al juicio. Pero añaden como precisión: "En nuestro derecho penal y procesal al único que se le permite mentir es al acusado para defenderse". Los abogados de la víctima reclamarán en la vista una condena ejemplar para el docente por dos delitos, uno de abuso sexual agravado por la posición de superioridad del profesor -que además era su preceptor o tutor- y otro de abusos "continuados". Sumarían 10 y 4 años de cárcel, respectivamente.

Esta calificación supera con creces la realizada por la Fiscalía. El ministerio fiscal reclama tres años de cárcel, petición que la familia ve "insuficiente". Plantea ta mbién una orden de alejamiento durante cinco años y que se abone una indemnización de 40.000 euros a la víctima por el "estrés postraumático" que le provocaron los hechos, de los que hace "responsable civil subsidiario" al propio centro Gaztelueta.

Este caso fue       destapado en 2012    . Ya entonces motivó una investigación inicial de la Fiscalía del País Vasco que sí dio credibilidad al testimonio del entonces adolescente. Aquellas diligencias, sin embargo, no prosperaron al no hallarse más indicios de criminalidad contra el profesor que la palabra de un joven y de una familia absolutamente ninguneados por el colegio, por sus compañeros -algunos de ellos responsables del 'bullying' a la víctima- y por el Opus Dei, que activó todos sus mecanismos de presión. 

Asimismo, se inició también un procedimiento canónico   después de que el Papa Francisco prometiera a la familia en una postal navideña que iba a llegar hasta el final en este nuevo episodio de abusos sexuales. El proceso, sin embargo, no tenía ninguna posibilidad de llegar a buen puerto porque los numerarios del Opus Dei no están sujetos a sus sanciones. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha