eldiario.es

9

"En bonanza económica, mandaba la cocaína y en la crisis reina el alcohol"

El director de Asociación Guipuzcoana de Investigación y Prevención del Abuso de las Drogas (AGIPAD), Félix Sarasua, clama contra la banalización del consumo de alcohol.

"La gente que tratamos nosotros es gente que sufre, con problemas que vienen de muchos sitios y uno añadido es el desempleo, la propia situación de crisis", señala.

"Las prohibiciones, tanto para la dispensación de alcohol, como para la publicidad, me gustaría que fueran un poco más restrictivas".

Félix Sarasua (San Sebastián, 1961) es el director de la Asociación Guipuzcoana de Investigación y Prevención del Abuso de las Drogas (AGIPAD), un grupo que lleva trabajando desde 1980 en la prevención, tratamiento y asistencia a las personas en situación de exclusión social con problemas con las diferentes drogas, tanto legales como ilegales. Han hecho balance de su actuación en los últimos cinco años (2009-2013), etapa en la que entre asistencias preventivas y tratamientos unas 40.000 personas han pasado por sus tres sedes guipuzcoanas. Alerta sobre la banalización que hace esta sociedad del consumo del alcohol y el cannabis. Y apunta al desempleo y la crisis como factores añadidos de riesgo que en estos años han llevado a mucha gente a la drogadicción. 

Han hecho balance del trabajo de los últimos cinco años en la asociación.

Bueno, nuestra labor principal en nuestros centros es la tarea preventiva, aunque también trabajamos el tratamiento. En el pasado año las personas beneficiarias de nuestros servicios fueron 10.114, unas 7.800 en trabajo preventivo y el resto son trabajos asistenciales y tratamientos. En los últimos cinco años habremos llegado a unas 40.000 personas.

Estos cinco años son precisamente los de la crisis. Hay un dato que llama la atención: ha aumentado un 10% el número de personas asistidas por problemas con el consumo de drogas que están en situación de desempleo, que alcanza ya el 50%.

Así es. La crisis empezó a sentirse en el 2009. Ese año teníamos un 39% aproximadamente de gente a la que tratábamos que estaba en situación de desempleo y en el 2013 se ha pasado a casi el 50%.

¿El desempleo es otro factor de riesgo que lleva a las personas a consumir drogas?

Claro. Si al final hay crisis, hay menos dinero. Si hay menos dinero, hay más problemas y menos empleo. Y en ese contexto, y sin querer categorizar, es casi de sentido común y hay gente que tira por otras calles. Y eso va unido también con el tipo de droga consumida: el alcohol antes no era la droga reina. En la época de bonanza económica, lo era la cocaína. Y ahora en época de crisis, reina el alcohol. Y después el cannabis y la cocaína, por ese orden. Mientras que en el 2009 la gente tratada por adicción a la cocaína como droga principal -porque la mayoría son policonsumidores- era el 40%, en el 2013 ha bajado a un 27%. El alcohol era un 19% hace cinco años y el pasado año ya se situó en 28,6%. Y el cannabis ha subido 11 puntos, hasta llegar al 23%. Desde luego, la gente que tratamos nosotros es gente que sufre, con problemas que vienen de muchos sitios y uno añadido es el desempleo, la propia situación de crisis.

Cada vez hay más mujeres tratadas por su adicción al alcohol. Y en el caso de las mayores de 40 años ya es el 63%.

Efectivamente. Hemos detectado que los problemas con el alcohol en cinco años en ese segmento de edad ha crecido en las mujeres un 13%.

La heroína (con un 5%) y las drogas de diseño (1%) no aparecen en los primeros puestos en las personas a las que tratáis.

Esa es nuestra experiencia y, en general, otras estadísticas de otros grupos que trabajan a pie de calle son también muy similares. La heroina está siendo residual y además inyectada, prácticamente testimonial. La gente que sigue consumiendo heroína es fumada.

Nuestro objetivo con esa labor preventiva es retrasar la edad de inicio en el consumo de drogas, que estaba en algo más de 14 años para el alcohol. Retrasar ese bautismo en alcohol, tabaco y cannabis.

¿Banaliza esta sociedad el consumo del alcohol?

A veces banalizamos un poco el consumo del alcohol y del cannabis, pero producen adicciones y problemas en las personas. No hay que olvidar que el abuso de estas sustancias no es más que un síntoma de que algo va mal en la persona. Utilizan las drogas para liberarse de otro tipo de problemas o también para evitar el sufrimiento que arrastran. La gente que tratamos nosotros, generalmente, tiene una patología dual: su adicción va unida también a algún tipo de problema psiquiátrico. Nuestra colaboración con los centros de salud mental es total.

Hay una luz roja que se ha encendido al analizar estos cinco años de trabajo: el consumo del alcohol y cannabis entre los menores.

Está aumentando el tratamiento a adolescentes poco a poco. Menores de 18 años, los tratamientos son por cannabis y alcohol. Y eso pese a las labores preventivas que se están haciendo.

¿Están fracasando las políticas preventivas impulsadas desde las instituciones? Ahí están los comas etílicos de adolescentes en grandes celebraciones.

Yo creo que no están fracasando. Nosotros estuvimos el año pasado en la fiesta del Kilometroak y se hicieron campañas de sensibilización, además de la labor que hacemos con colegios, ayuntamientos, etc. Nuestro objetivo con esa labor preventiva es retrasar la edad de inicio en el consumo de drogas, que estaba en algo más de 14 años para el alcohol. Retrasar ese bautismo en alcohol, tabaco y cannabis. Cuanto más amueblada tenga la cabeza, más capacidad tendrá para decidir y de consumir, si lo hace, de una manera más responsable. Lo que pasa es que la sociedad va como va. Y todos hemos visto que estás haciendo una campaña de prevención y luego ves a la selección española que celebra que ha ganado el Mundial con cerveza y muy 'alegres'. Claro un chaval, ante eso, ya me dirás, todas las políticas preventivas se van a tomar viento fresco, las tira por tierra.

Ahora se está preparando la Ley de Adicciones.

En ese proyecto de ley se establecen una serie de prohibiciones, tanto para la dispensación de alcohol, como para la publicidad. A mí personalmente me gustaría que fueran un poco más restrictivas. Pero, luego ya sabemos lo que hay, las industrias tabaqueras, las industrias cerveceras, las del vino.

¿Auténticos lobbys de presión, no?

Claro. Y es un trabajo lento, lento y lento. Con tiempo. Pero la realidad es que el alcohol es la droga que más se consume, la que hace más daño y con el añadido de que la gente que tiene problemas con el alcohol no es con el de alta graduación, sino que la mayoría tiene problemas con el de baja graduación.

¿Cómo ven el debate sobre los clubes de cannabis, la legalización de la marihuana?

Desde una postura de tratamiento lo que decimos es que no hay que banalizar la drogas, tanto el alcohol, como cannabis, como otras. Nuestra labor no es decantarnos a favor o en contra, pero vemos en nuestra asociación adolescentes y personas adultas con problemas por el cannabis. El cannabis también hace daño, como otras tantas drogas.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha