eldiario.es

9
Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Navarra es la comunidad con menos pobreza, mejor calidad de vida y la más igualitaria en el reparto de renta

La dualización del mercado de trabajo, la escasa protección por desempleo y las desigualdades territoriales, puntos mejorables para aumentar la convergencia con las regiones más desarrolladas de Europa

- PUBLICIDAD -
Mensajeros de la Paz recogerá alimentos antes del partido R. Madrid-Barcelona

Un voluntario presta su ayuda en un banco de alimentos. EFE

El II Informe sobre la pobreza y la desigualdad en Navarra, que realiza cada dos años el Observatorio de la Realidad Social, es claro: Navarra es la comunidad autónoma con mayor Índice de Calidad de Vida, menor riesgo de pobreza, menor desigualdad, y con mejor índice agregado de trabajo. Una suerte de Jardín del Edén al que sin embargo amenazan la dualización del mercado de trabajo, la escasa protección por desempleo, y las desigualdades, tanto entre grupos de personas como territoriales.

Pese a la mejora de la situación en los últimos años, las graves consecuencias de la crisis y el cambio de modelo laboral siguen muy presentes para muchas familias en Navarra. La creación de empleo de calidad, también para los colectivos más precarizados -como los jóvenes-, la mejora de la protección por desempleo y un apoyo más intenso a las familias con hijos son algunos de los retos que plantean los datos actuales.

Un indicador muy utilizado en los últimos años es la tasa AROPE, que mide la renta, la privación material y el reparto del trabajo. Sobre todo porque permite comparar con más facilidad distintos territorios de la UE. En dicho indicador, Navarra era en 2017 (si bien los datos económicos son de 2016) la comunidad con menor riesgo de pobreza y exclusión social, con un 13,5%, y era la undécima región europea con menor riesgo de pobreza y exclusión, casi la mitad que el conjunto de España, con un 26,6%.

Asimismo, el proceso de expansión y mejora económica de las últimas décadas ha venido acompañado de una reducción de las desigualdades en el reparto de la renta. Navarra registró grandes reducciones de la desigualdad en la década de los 80, ya que en 1980 su índice de Gini -que mide sobre 100 el reparto de la renta, siendo 0 la perfecta igualdad y 100 la perfecta desigualdad-- era 35,7, mientras que en 1990 era 26,9.

El valor de este indicador para Navarra se situó por debajo del conjunto nacional y desde entonces la distribución de la renta en Navarra es más igualitaria que en el Estado. En la actualidad es la comunidad autónoma con un menor valor de este índice, 26,5 en 2016 frente al 34,1 estatal. Al comparar los resultados con los datos de la UE-27 se aprecia que Navarra presenta porcentajes inferiores a los de la UE en los últimos siete años.

Otro indicador que se utiliza para analizar la desigualdad es el cociente S80/S20, que mide la desigualdad a través de ratios entre percentiles. Se interpreta como la relación entre la renta media obtenida por el 20% de la población con la renta más alta (quintil más alto), en relación a la renta media obtenida por el 20% de la población con la renta más baja (quintil más bajo). En este indicador, Navarra también aparece como la menos desigual de España, un 4,4 en 2016, mejorando respecto a 2015 que contaba con un 4,6, y por debajo también de la media europea. Navarra se sitúa a nivel de otros países como Alemania (4,6%) y cerca de Francia (4,3%) o Suecia (4,3%).

Calidad de vida y otros indicadores de nuevo cuño

“La medición del progreso de las sociedades y el bienestar de los individuos implica ampliar el marco de indicadores de desarrollo económico utilizados tradicionalmente como medidas de crecimiento y bienestar”, indican los autores del informe. El Índice de Calidad de Vida es un nuevo indicador que desarrolla el Instituto Nacional de Estadística a partir de la metodología definida por Eurostat, que se compone de diversas dimensiones. Para el presente informe se analizan con mayor nivel de detalle los resultados de las dos primeras dimensiones: Condiciones materiales de vida y Trabajo. En el caso de Condiciones materiales de vida, esta se establece en base a tres subdimensiones: Condiciones económicas, Condiciones materiales y Seguridad económica.

De esta forma, tomando como valor de referencia el estatal de 2008, se observa, en primer lugar, que en todo el periodo 2008-2017 Navarra ocupa la primera posición como la Comunidad Autónoma con mejores condiciones materiales de vida.

En segundo lugar, destaca el significativo aumento de las condiciones de vida en el año 2017. Las diferencias tanto con el conjunto del Estado como con las Comunidades Autónomas de nuestro entorno, territorios que ocupan también mejores posiciones, se han ampliado a favor de la Comunidad Foral. Así, la diferencia con el Estado respecto a esta primera dimensión es de 8,86 puntos, la mayor de toda la serie. En cuanto a las comunidades autónomas próximas, las diferencias son 2,75 puntos con País Vasco, 3,21 con Aragón y 3,65 con La Rioja.

Por último, como elemento integral para analizar la cantidad y calidad del empleo se han recogido los datos relativos a la segunda dimensión que conforma el ya citado Índice de calidad de vida elaborado por el INE.

Los resultados evolutivos por comunidades autónomas evidencian varias cuestiones. Por una parte, una continua mejora de la dimensión a partir de 2014 en Navarra, que supone un aumento de la diferencia con el Estado, ya que es la comunidad autónoma con mejor situación. En 2017, según dicho índice relativo al ámbito del empleo, la distancia es de 5,49 puntos, la segunda mayor de la serie. Por otra parte, también resulta destacable que se hayan ampliado las diferencias con las comunidades autónomas limítrofes (País Vasco, Aragón y La Rioja), territorios que como Navarra se encuentran en una mejor situación.

Los retos: pobreza infantil y mercado de trabajo

Como líneas de mejora, el informe señala que la lucha contra la pobreza infantil debiera ser un elemento de primer orden para la sociedad del futuro. “Las cicatrices que deja esta lacra en la infancia están evidenciadas empíricamente que se arrastran a lo largo de toda la vida. Asimismo, la Transmisión Intergeneracional de la Pobreza condiciona este escenario al darse una escasa movilidad social ascendente para los estratos más vulnerables o precarios de la sociedad”, subraya.

Sin embargo, la segunda cuestión es que Navarra no está siendo ajena al cambio de modelo laboral, dado que la situación sigue siendo más desfavorable que en la etapa precrisis. Se ha producido en la última década, a pesar de la mencionada mejora desde 2015, un claro deterioro de las condiciones laborales que ha supuesto una mayor dualización del empleo, con sectores que ven claras mejoras en el empleo frente a otros que padecen de manera muy importante la precariedad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha