eldiario.es

9

Las noticias que no existen

A mí me sucede con frecuencia, e imagino que a casi todos: al abrir un periódico al azar o al echar un vistazo rápido a la televisión, nos queda una sensación amarga que nos hace pensar que todo va a peor. Cualquier asunto que se convierte en noticia, lo que merece un gran titular o un artículo extenso, lo es por algún factor negativo que lo distingue de la normalidad, y no al revés. Da igual que sean desastres urbanísticos o naturales o cambios políticos que hace poco nos parecerían tan disparatados que nadie los creería, como el del surgimiento de una derecha situada tan a la derecha que cuesta verla dentro del mapa de la legalidad, porque la sensación de apocalipsis que deja es inevitable.

Así que al escribir una columna como esta uno puede actuar por reflejo: añadir un gruñido más a los que acaba de leer, porque no faltan razones para preocuparse, y hay suficientes temas para la indignación como para llenar columnas en varios periódicos a la vez.

Estos días hay un fenómeno que invade todos los espacios: la aparición de VOX, que no es la réplica de Podemos en la esquina ideológica opuesta, sino una formación que sostiene algunas posiciones que la dejan fuera del tablero.

Seguir leyendo »

Podemos y Saturno

Laura Pérez Ruano.

Saturno devorando a su hijo. Lo pintó Goya para su casa y actualmente está en el Museo del Prado. Para un niño de 8 ó 9 años, que es la edad que calculo que tenía la primera vez que me llevaron al Prado, resulta una imagen realmente impactante. Especialmente la expresión desquiciada del personaje de Saturno mordiendo un pequeño cuerpo humano. La mitología clásica asegura que Saturno se comía a los hijos recién nacidos de su mujer Rhea por temor a ser destronado por uno de ellos. Freud, mientras, relaciona el mito de Saturno con la destrucción y la melancolía, por la falta de aceptación de una pérdida irremediable. Tronos, melancolía y destrucción. Será por eso que cada vez que aparece una novedad sobre el cisma de Podemos Navarra me viene a la cabeza la mirada perdida de Saturno en mi primer encuentro infantil con él en el Prado.

Juego de Tronos es la serie favorita de Pablo Iglesias, como hizo saber cuando visitó por primera vez a Felipe VI en La Zarzuela. Tronos; ahí empieza todo. Laura Pérez llegó al suyo en 2015. Lo hizo destronando a Joan Josep Bosch, que había ejercido la regencia desde la aparición en 2014 del partido creado por Iglesias, Monedero y Errejón. Bosch desapareció de la primera línea política, pero sus partidarios llamaron entonces la atención sobre el repentino aumento de afiliación, de 2000 a 5000 inscripciones, coincidiendo con unas primarias que registraron casi 3.000 votos. Suspicacia sobre la avalancha de afiliación que la recién elegida entonces secretaria general calificó en febrero de 2015 como “un elemento muy positivo lejos de ser un elemento de sospecha”. Pérez había descartado al PSN de su política de pactos y apostaba por la fórmula que los resultados del mayo siguiente llevó al trono navarro a Uxue Barkos.

Como la historia de la lucha por el poder atestigua desde Julio César, fueron quienes alzaron a Pérez al trono en 2015 los que la descabalgaron en 2017 con un interés de la afiliación mucho menor (1.347 participantes) y una diferencia de sólo 28 votos para el nuevo rey morado, Eduardo Santos. En una estrambótica rueda de prensa junto a Santos, Laura Pérez aceptó el resultado “porque así son las reglas de la democracia”, pero solicitó una auditoría externa que finalmente no arrojó ningún resultado relevante.

Seguir leyendo »

Juegos eróticos

“No pienses en un elefante” es uno de los primeros libros que cualquier persona interesada en la comunicación política lee. El profesor Lakoff, su autor, lleva décadas investigando la importancia del lenguaje en la política y aburrido de ver cómo los conservadores norteamericanos dominaban lo que el denomina “enmarcado” editó este breve libro en 2004. Buscaba contrarrestar la campaña de George W.Bush, sin lograrlo, pero su reflexión sigue siendo, en muchos casos, una voz que clama en el desierto ya que el mundo conservador, con un mensaje simple, sigue ganando en esta batalla del lenguaje.

Juegos eróticos, adoctrinamiento, pornografía, censura de canciones, incitación a la masturbación o promoción de la homosexualidad. Son algunos de los conceptos que opinadores, medios de comunicación y cargos políticos han dedicado desde el comienzo de este curso al programa Skolae, puesto en marcha por el Departamento de Educación del Gobierno de Navarra. Salpicando textos o minutos de radio y televisión con este tipo de conceptos, sin ningún análisis mínimamente acercado al mundo de la pedagogía es fácil lograr el objetivo; escandalizar a las familias en curso electoral.

Ana Beltrán, la líder del PP foral, recorre programas de radio y platós televisivos afines repitiendo una salmodia; “defender el derecho de los padres a educar a sus hijos libremente, y según sus principios y valores”.  Cuando uno escucha al número dos de su partido reivindicar “poner el belén y la Semana Santa” como condiciones de ser buen español, que se hable de “padres” e “hijos” y no de familias es una anécdota. Pero una anécdota que demuestra que sí, es necesario educar sobre igualdad.

Seguir leyendo »

Cuando la política se queda en mera estética

El Parlamento de Navarra.

El otro día, Gil Calvo, experto en comunicación política, escribió un magnífico artículo en el que intentaba explicar el porqué de la fascinación popular por los movimientos radicales. El sociólogo sacaba del armario ropero argumental el viejo concepto de Walter Benjamín sobre la 'Estetización de la política'. Benjamín describe como el pensamiento fascista de la época utilizaba la estética, el arte, para su propaganda política. La belleza aplicada a las expresiones de la política como polo de atracción. Hasta tal modo, que lo importante era la estética. ¿Qué importan las víctimas si el gesto es bello? “Fiat ars, pereat mundus” (Paso al arte, aunque perezca el mundo)

El uso de la estética como señuelo para atraer adeptos ha sido y es moneda corriente por todas las corrientes políticas. La imagen del Che Guevara en las camisetas fue un icono para la izquierda. Los uniformes nazis fabricados por Hugo F. Boss buscaban la belleza de lo siniestro. La admiración por la imagen provoca un efecto mayor entre las personas jóvenes. La estética es fuente de fascinación juvenil; eso lo saben bien los publicistas.

El éxito virtual no se encuentra en el contenido de lo que se expresa sino en el efecto movilizador de lo icónico

Seguir leyendo »

Pasteles

“No te apures, que luego se van a comer pasteles juntos”. Es quizás el recuerdo más nítido que tengo de mi bisabuela. Los domingos íbamos a comer a su casa y mientras los mayores comían en la mesa, los pequeños veíamos las películas del Oeste que daban después del telediario sentados en el suelo del salón. Aterrorizados por la ensalada de tiros y flechazos en cada enfrentamiento entre los sioux y el 7º de Caballería, la bisabuela nos tranquilizaba con esa frase desde su sofá. Y, sin duda, la visión de Sitting Bull y el general Custer comiendo pasteles de crema al acabar la película nos sosegaba. Quizás escenificaban aquellos enfrentamientos encarnizados sólo para entretener a la infancia mientras los adultos hablaban de cosas serias en la mesa.

El PP y el hijo de Fernando Múgica han puesto el grito en el cielo porque la secretaria general del PSE, Idoia Mendía, aparece en la portada del Diario Vasco del pasado 24 de diciembre cocinando en una sociedad donostiarra junto al líder del PNV, el de Podemos Euskadi y el de EH Bildu, Arnaldo Otegi. Es la coincidencia con este último la que ha encendido al PP y ha llevado a Múgica a pedir la baja como militante del PSE. Cuando ETA ha matado a tu padre, una reacción de este tipo es absolutamente comprensible. Sobre todo cuando Múgica y el resto de víctimas aún no han escuchado la petición de perdón que se merecen y que están en su derecho, cuando la reciban, de aceptar o no.

Sin embargo, la política necesita de este tipo de imágenes. El rugby, un deporte conocido por su dureza física, cuenta con una tradición que se practica desde los partidos de menores de 8 años hasta el mítico VI Naciones; el tercer tiempo. Con unos refrescos en el caso de los pequeños o con cervezas en el de los mayores, los dos equipos y quienes arbitran hablan del partido, del deporte y de la vida. A la política, en momentos en los que nos preocupa el enconamiento y la crispación, también le conviene un tercer tiempo.

Seguir leyendo »

Cambia, todo cambia

Como expresó el Conde de Romanones: “En política, nunca jamás es hasta mañana” Hace quince días, se conocieron los datos de una encuesta política y electoral encargada por el Parlamento de Navarra. Pero dicha encuesta fue realizada a primeros de octubre. De tal manera, hay que tener cautela en la previsión de escaños atribuidos. La emergencia institucional de Vox no se había producido en ese momento; tampoco la implosión actual de Podemos Navarra. Además, todavía no sabemos cómo concurrirá el espacio de Unidos Podemos.  Por lo tanto, mejor obviar la previsión de escaños y acercarse a las tendencias políticas que es algo más sostenido en el tiempo. Incluso va más allá de una legislatura.

Mirando las tendencias principales, puede decir que estamos tal como lo dejamos en mayo del 2015. Cuatro formaciones obtuvieron una mayoría de votos ajustada que les permitió obtener escaños suficientes para acordar y constituir un gobierno. Hay que recordar que el escaño 49 y el escaño 50, los últimos, correspondieron a Geroa y Bildu dado que Ciudadanos no obtuvo el 3% de votos válidos requerido para entrar en el reparto de escaños. Después de estos cuatro años, la reválida del actual gobierno está en el alero; no está asegurada.

Un gobierno que ha participado de un bonancible escenario económico donde el automatismo cíclico ha funcionado creando empleo, reduciendo la pobreza y aumentando el ingreso fiscal. Ello ha permitido a este gobierno tomar medidas sociales a través de un ajuste de rentas a favor de las más bajas y recuperar la protección social perdida en tiempos de crisis. Sin embargo, el alto nivel de Deuda y el peso del Gasto de Personal le ha impedido realizar una expansiva política de inversiones.

Seguir leyendo »

A una sola carta

Hay un rasgo compartido por muchos personajes que provocan nuestra admiración, y no tiene que ver con ninguna forma de éxito, ni con la fama ni el dinero, ni tan siquiera con la excelencia en su trabajo, sino con una grieta común en su biografía: haber conocido el fracaso antes de tocar el cielo, y haberse mantenido firmes frente a la adversidad fieles a la apuesta de cada cual.

Los ejemplos se dan en todos los ámbitos. García Márquez, tras algunos libros iniciales de escasa repercusión, con 37 años y dos hijos pequeños, abandonó el trabajo en el periódico y se encerró a cal y canto a escribir Cien años de soledad. Tardó 18 meses, y en el transcurso de su proceso creador su mujer tuvo que vender el coche y pedir dinero prestado a amigos y familiares, sin saber si su marido había enloquecido o estaba tocado por un genio que no podía discutir. Algo parecido le ocurrió al chileno Roberto Bolaño, aunque no sólo durante dos años, sino durante su vida entera: hasta los 43 su obra apenas se distribuyó en editoriales muy marginales, mientras él vivía ejerciendo de vigilante nocturno, de lavaplatos, de vendedor ambulante, en oficios que dejarían de tener el prestigio de la bohemia con el paso de los años, relegado al papel de mantenido de su mujer en un pequeño pueblo de la costa gerundense, hasta convertirse en el autor en español más reconocido en décadas.

JK Rowling, la popular autora de la saga Harry Potter, sin la brillantez de los anteriores, sin embargo sí cuenta con una trayectoria personal con algunos paralelismos. Ella misma lo subrayó en un discurso ante un grupo de estudiantes que se graduaban en una universidad de élite: ante los recién licenciados lanzados hacia algún porvenir brillante, contó cómo ella, a los treinta años, siendo una madre soltera que sobrevivía con empleos mal pagados, que padecía el infortunio de haberse matriculado en letras clásicas contra la voluntad familiar, no concebía un fracaso mayor que el suyo. Pero habiendo perdido todas las demás batallas, al menos tenía un privilegio: escondía una gran idea, que en verdad era el as en la manga que se había encargado de proteger durante todos esos años, la carta antigua de su deseo de escribir historias y no hacer ninguna otra cosa, y habiendo descartado todas las demás opciones ya no podía sino apostarlo todo a ese propósito.

Seguir leyendo »

Ley de Policías: desmontando falsedades

El Parlamento de Navarra ha aprobado una nueva Ley de Policías con el apoyo de UPN, Geroa Bai y EH Bildu (el resto de partidos se abstuvo o votó en contra). El Gobierno y su socio principal en esta cuestión, EH Bildu, intentan vender esta ley como un avance en la asunción de mayores competencias, pero la realidad no tiene nada que ver con eso.

Más allá de ese confuso e interesado relato, en esta ley no hay nada que dé mayores competencias, ni más medios, ni pasarelas de la Guardia Civil, ni garantiza una policía integral. Lo que esta Ley de Policías aborda principalmente son las condiciones de trabajo, algo así como nuestro convenio colectivo. Si los mandos de la Policía Foral (los mismos que también estaban con Barcina), las organizaciones corporativas que los defienden (APF y CSIF) y UPN están celebrando esta ley, los demás partidos que han votado a favor deberían detenerse a reflexionar para quién están haciendo el trabajo.

La ley derogada (15/2015) fue aprobada por los grupos de la oposición a Barcina (Bildu, PSN, Aralar, I-E y la abstención de Geroa Bai). Todos han cambiado de opinión. Como tantas veces sucede, cuando se está en el Gobierno se defiende lo contrario que en la oposición. ¿A qué se debe ese cambio?

Seguir leyendo »

Cuando el sistema se convierte en antisistema

Groucho Marx afirmaba que nunca sería socio de un club que le admitiera como tal. En ésas estamos, todos somos socios pero somos muchas las personas que no nos gusta como está funcionando este club llamado Sociedad. Ello provoca desafección cuando no desagregación.

Como sociólogo, cada día percibo y constato que la lógica de la exclusión social se impone a lógica de la inclusión. Las fuerzas sociales centrífugas se imponen a las centrípetas.

La sociedad siempre ha sido conflictual pero era percibida como algo común. Había un espacio público común. Hoy se percibe más bien como una suma de estamentos superpuestos donde hay perdedores y ganadores. Y como no podía ser de otra manera, esa lógica social se traslada a la lógica política dando lugar a la emergencia de posiciones políticas extremas.

Seguir leyendo »

El rey útil

Tengo en la mesilla de casa estos días un libro del periodista estadounidense Jon Lee Anderson que recoge una selección de perfiles de varios personajes realizados en el semanario The New Yorker durante el final de la década de 1990 y el arranque de la de 2000. Se llama El dictador, los demonios y otras crónicas y el hilo conductor son personas con poder. Entre capítulos dedicados a Fidel Castro, Pinochet, Hugo Chávez o la peculiar situación de Panamá aparece uno titulado Asuntos reales, el rey de España.

El artículo, publicado en 1998, describe la figura de Juan Carlos I en una España que había visto recientemente la segunda alternancia de poder en la recuperación democrática tras la muerte de Franco, la llegada de Aznar tras 14 años de gobierno de Felipe González. Anderson es uno de los mejores periodistas de nuestro tiempo y conoce bien la realidad tanto de España como de Latinoamérica. Es interesante percibir, con la distancia de no formar parte del país, cómo ve Anderson el fenómeno de la monarquía. Describe la relación entre Juan Carlos y Franco, su designación como sucesor del dictador y su papel posterior como jefe de Estado. Anderson centra su perfil en la figura de un personaje útil tanto en la salida de la dictadura hacia la democracia como en su papel diplomático en política exterior y moderador en la interior. Perfila también algunas sombras sobre su fortuna y relaciones con personajes turbios entonces, como Mario Conde. El reportaje termina: “Criticar la monarquía es cuestionar todo lo que ha sucedido desde la muerte de Franco. Si se cuestiona la forma de gobierno se abre la caja de Pandora y todo se desarticula. La monarquía ha sido útil. Tal vez dentro de veinte años no lo sea y en ese caso la familia real puede que tenga que hacer las maletas”.

Han pasado veinte años de ese artículo y la familia Borbón no ha hecho las maletas. Sin embargo es interesante el análisis sobre la utilidad de la monarquía, con el pragmatismo con el que Anderson lo hizo entonces.  Para eso, acudimos al texto de la Constitución, que está también de aniversario. En concreto a su artículo 57, el primero del capítulo dedicado a la Corona. Dice: “El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica”.

Seguir leyendo »