eldiario.es

Menú

Suicidio, cuando el alma enferma

Todos los hospitales madrileños tendrán programas para prevenir el suicidio

El 10 de septiembre, Día Mundial para la Prevención del Suicidio, se fomentan en todo el mundo compromisos y medidas prácticas para prevenir los suicidios. Cada día hay en promedio casi 3.000 personas que ponen fin a su vida, y al menos 20 personas intentan suicidarse por cada una que lo consigue.

El suicidio constituye un problema de salud pública muy importante, pero en gran medida prevenible, que provoca casi la mitad de todas las muertes violentas y se traduce en casi un millón de víctimas al año, además de unos costos económicos cifrados en miles de millones de dólares, según ha señalado la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las estimaciones realizadas indican que en 2020 las víctimas podrían ascender a 1,5 millones.

“Cada suicidio supone la devastación emocional, social y económica de numerosos familiares y amigos”, ha declarado la Subdirectora General de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental. “El suicidio es un trágico problema de salud pública en todo el mundo. Se producen más muertes por suicidio que por la suma de homicidios y guerras. Es necesario adoptar con urgencia en todo el mundo medidas coordinadas y más enérgicas para evitar ese número innecesario de víctimas”.

Seguir leyendo »

Tomar parte de la democracia

En determinadas ciudades de la clásica democracia ateniense el ejercicio de la toma de decisiones se realizaba de la siguiente manera. Se convocaba en el ágora a la ciudadanía con derecho de voto a debatir sobre un tema de interés. Al finalizar el debate se votaba separándose por grupos. Los que estaban a favor de una posición se ponían juntos; los que estaban en contra en otro grupo. Este sistema es ya imposible de practicar en las complejas democracias actuales; máxime para instituciones que representan a millones de personas como la Unión Europea. Pero existen mecanismos eficaces para que la ciudadanía pueda participar directamente.

Recientemente, he participado en la consulta ciudadana propuesta por la Comisión Europea sobre el posible cambio de horario. De forma sencilla y ágil, mi opinión se sumó a la de otros cinco millones de europeos. Fue, sin duda, un éxito de participación. Ahora, será la Unión Europea la que tome una decisión ante tan aplastante resultado por no realizar el cambio verano-invierno.

En la actualidad, la Comisión Europea tiene abiertas más de quince consultas ciudadanas en las que cualquiera pueda participar. Algunas sobre temas tan importantes tales como si las diversas medidas contra el cambio climático (en vivienda, en gases, en precios combustibles...) se deben acelerar o no.

Seguir leyendo »

No es un caso aislado, se llama patriarcado

Yolanda Rodríguez, presidenta de Médicos del Mundo Navarra.

Una de las nuestras, una mujer, ha sido asesinada en Huarte-Uharte. No es noticia de primera plana, porque la violencia contra las mujeres nunca lo es, aunque esta vez el asesinato nos haya tocado cerca.

Sabemos que la violencia de género es universal, la pueda sufrir cualquier mujer, o niña, en cualquier lugar del mundo, a manos de cualquier hombre, no hay perfiles concretos ni de víctimas, ni de agresores, más allá de que las primeras son mujeres, y los segundos, los victimarios, son hombres.

Esta universalidad de la violencia machista es un hecho fundamental para explicar lo que significa en la vida de las mujeres saber que estamos expuestas a sufrir todo tipo de violencias machistas, con una prevalencia de 1 de cada 3 mujeres, lo que llevó a la Organización Mundial de la Salud en el año 2013 a calificar la violencia contra las mujeres como una auténtica pandemia mundial.

Seguir leyendo »

'Los niños perdidos': un libro tan molesto para Trump como para Obama

Recorriendo la frontera sur de los EE.UU, en un viaje familiar por Nuevo México y Arizona en que las horas de conducción se pasaban escuchando emisoras locales de radio y hojeando periódicos comprados en las gasolineras, Valeria Luiselli oyó una noticia recurrente a la que los periodistas volvían una y otra vez con la gravedad de una emergencia nacional: era la historia de decenas de miles de niños que cruzaban solos la frontera entre México y EE.UU y resultaban detenidos, en una atmósfera de nerviosismo por parte de la población que muchos medios parecían recoger y alentar al mismo tiempo.

A la autora mexicana le espantó tanto el hecho de pensar en  aquellos huérfanos empujados a luchar por su porvenir a una edad tan temprana entre las patrullas que custodiaban el desierto, como algunos artículos de prensa en los que abundaba el tono apocalíptico. “¡Las langostas! (…) Traerán consigo su caos, sus enfermedades contagiosas, su mugre bajo las uñas, su oscuridad”, escribe Valeria Luiselli en Los niños perdidos (Sexto Piso), al ridiculizar algunas de aquellas piezas informativas que parecían más apropiadas para realizar el anuncio de una plaga bíblica que para cubrir una emergencia humanitaria.

Era el año 2014, y fue tal la alarma desatada al registrarse unas cifras próximas a los 100.000 niños y adolescentes migrantes cada año, que el gobierno del entonces presidente Obama aprobó la priority juvenile docket, un cambio normativo con el que se redujo de 365 días a tan sólo 21 el plazo del que disponían  los menores para obtener un abogado que defendiera su petición de asilo. Luego, como es sabido, Trump, en un acoso decidido a la comunidad hispana, amenazó con un freno a la migración a través de una serie de medidas entre las que conocida tal vez sea la construcción de un muro divisorio con México, cuyas proporciones faraónicas no parecen motivadas sólo por la eficacia defensiva, sino también por la personificación del poderío de un gigante cuyas normas conviene no ignorar.

Seguir leyendo »

Qué será, será...

Uno que tiene una edad, recuerda a Doris Day cantando esa canción en la película remake de Hitchcock El hombre que sabía demasiado. Algo así les pasa a los analistas políticos ante la configuración del próximo gobierno foral. Los hombres y mujeres que saben demasiado se pueden equivocar mucho. Son malos tiempos para los expertos porque en los nuevos tiempos la experiencia pasada de poco sirve.

Apenas quedan seis meses para que se disuelva el Parlamento de Navarra y se convoquen elecciones forales. Unos comicios inéditos ante una legislatura inédita. Han sido cuatro los partidos-coaliciones responsables de gobernar. La ciudadanía tendrá que evaluar su gestión, sus éxitos, sus fracasos. También las ideas y señales políticas que nos han trasmitido.

Desde un principio, se asumió que gobernar entre cuatro partidos era una tarea ardua. Sin embargo, el deseo ciudadano de cambio, después de tantos años de gestión de UPN, fue la palanca que lo impulsó. Hasta el PSN-PSOE, sin participar en el gobierno, se abstuvo en la investidura de Barkos. El deseo de desplazar lo anterior fue el cemento que cimentó el gobierno. Un cemento que ha aguantado a las múltiples presiones, externas e internas, habidas en esta legislatura.

Seguir leyendo »

El éxito de las series como paradigma cultural

Homeland

El actual éxito de las series es uno de los fenómenos culturales de mayor impacto. Actores y directores de cine; productores, publicidad... todo tipo de recursos se han pasado del cine a las series de televisión.  Si antes las series de televisión eran el retiro de los grandes actores ante su inminente ocaso; ahora les supone el salto a la fama. Se llega a decir que el mejor cine se está haciendo en la televisión. 

La Sociología de la Comunicación empieza a detenerse a analizar el presente fenómeno cultural. No es una banalidad reflexionar sobre expresiones culturales y máxime si éstas tienen tal dimensión social. Conoce qué consume culturalmente la ciudadanía y entenderás sus pautas y emociones.

En cualquier caso, el éxito de proporcionar un relato por partes no es nuevo. En el siglo XIX, las grandes novelas de Dickens, Balzac o Dumas eran publicadas en múltiples capítulos en la prensa diaria. Los lectores acudían ávidos a la prensa diaria para ver si seguía preso el Conde de Montecristo o qué le había pasado a D'Artacán en su viaje a Londres. Eran seriales  en prensa escrita como luego lo fueron en la radio.

Seguir leyendo »

Turistas que odian el turismo

Si a lo largo de buena parte del siglo veinte le acompañó la aureola de archipiélago protegido del exceso de civilización, con una atmósfera apátrida y contracultural que parecía plantear un modo de vida alternativo a la rutina de las grandes ciudades europeas, esa condición de territorio virgen ha actuado como el veneno que parece haberla transformado hasta destruirla. Explotada por la afluencia creciente de turistas año tras año, su mito entero ha quedado tan arruinado que ya no queda ni la más mínima columna del antiguo templo de proporciones perfectas que en algún momento debió de ser: lo que hace mucho tiempo tal vez se tratara de un retiro tranquilo para pintores y escritores de cualquier nacionalidad, ahora se asemeja más bien al epicentro del lujo y el consumismo más encarnizado.

Ese riesgo a que se perdiera su encanto original, el temor al aluvión de yates y discotecas que han terminado por conquistar la isla, ya lo pareció detectar de manera muy anticipada Walter Benjamin en la década de los años treinta del pasado siglo XX. Lo recuerda así Vicente Valero en su libro Extranjería y pobreza, un excelente repaso por el periplo balear del autor alemán en el periodo de entreguerras, donde cuenta cómo en su segunda estancia en la isla, en 1933, Benjamín descubrió desencantado algunos cambios que le atemorizaron: subidas exponenciales en los precios de alquiler y una presencia cada vez más numerosa de extranjeros, hasta el punto que la isla había quedado ya invalidada para alejarlo de los nazis, como sí pensaba que ocurriría en su primer viaje de apenas un año antes.

Las apreciaciones de Walter Benjamin responden más bien a un desencanto personal que a una advertencia sobre los peligros del turismo como fenómeno masivo. Así lo demuestra otro texto literario posterior, Ave del paraíso, escrito por Ignacio Aldecoa en la década de los sesenta, un cuento donde el autor vitoriano describe una Ibiza situada todavía en el alambre fronterizo de la pérdida: en su relato muestra una isla en que aún quedan restos de la tribu auténtica que se instaló allí en primer lugar, aunque cada nuevo barco y cada nuevo avión amenazara con destruirla por completo.

Seguir leyendo »

La selección de personal público como reto de innovación

El año que viene, elecciones de todo tipo y más. Por ello, los gobiernos empiezan a anunciar suculentas Ofertas Públicas de Empleo. Suculentas para los miles de aspirantes a un sueño laboral dorado que nada tiene que ver con el emprendimiento sino con la estabilidad. Unas ofertas de empleo público continuistas; similares a las de hace treinta años. Antes de convocar las plazas hubiese sido necesario realizar estudios de las actuales plantillas para su adaptación a las nuevas demandas sociales; también identificar qué puestos de trabajo deben tener carácter funcionarial y cuáles una relación laboral. A mi modo de ver, la Administración Pública necesita definir su plantilla orgánica y avanzar hacia unos puestos de trabajo más polivalentes, menos estancos.

En este contexto de fiebre opositora, surge el debate si el actual procedimiento de selección de personal público es el más adecuado. La selección del personal público debe realizarse desde los principios de mérito y capacidad,  dentro del principio de igualdad de oportunidades. Ése es el marco constitucional y aquellos que han obtenido plaza así han entrado. Pero ello no invalida para que podamos seleccionar de manera diferente.

El peso hegemónico de las oposiciones recae en cantar o escribir adecuadamente el tema que te toca. Cierto que hay otros mecanismos como el concurso de méritos, pruebas prácticas, formación previa y evaluable antes de tomar plaza… Pero su peso decisorio es menor; lo que cuenta realmente  es que te sepas el temario que ha caído en suerte. Un temario que además es muy formal y en exceso jurídico. Así pues, el opositor se prepara y le preparan para este modo de selección. La capacidad de memoria, combinada con un importante esfuerzo preparatorio, son las claves de éxito para el acceso a la función pública.

Seguir leyendo »

El compromiso de Navarra con la memoria histórica

El cambio en política se ha convertido en un tópico, en un leit motiv, pero el cambio que llegó a Navarra en el verano de 2015 fue un cambio profundo que se ha manifestado en nuevas políticas públicas, como las de memoria.

Navarra fue la primera Comunidad con ley autonómica de memoria histórica (2013). Sin embargo, la Ley no se desarrolló. Ha sido el nuevo Gobierno el que, por primera vez, ha creado estructuras administrativas como la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos y el Instituto Navarro de la Memoria; el que ha desarrollado políticas públicas de memoria y víctimas, y el que ha dotado de recursos para responder con convicción a dos compromisos: con el deber de memoria de toda sociedad democrática con quienes han sufrido la injusticia de la violencia; y con el derecho de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación. Y todo ello con un doble objetivo: en un plano individual y familiar, reparar, en la medida de lo posible, a las víctimas y sus familiares; y en un plano social y colectivo, construir una convivencia verdadera, pacífica y justa, desde la memoria, nunca desde el olvido.

Nuestras políticas en memoria histórica caminan en 5 ejes fundamentales. En primer lugar, la localización e identificación de las personas desaparecidas como consecuencia del golpe militar de 1936. Es el propio Gobierno quien ha asumido esta responsabilidad por medio de un convenio con la Sociedad de Ciencias Aranzadi para las exhumaciones, y por medio de la empresa pública NASERTIC para la creación de un Banco de ADN. Desde 2015, hemos recuperado 66 cuerpos en fosas clandestinas, y hemos identificado y entregado a sus familias a 21 personas.

Seguir leyendo »

Nafarroako lurralde handi bat baztertua

Euskararen inposaketaren aurkako manifestaldia

 Edozein gauza erran daiteke Nafarroan, egia, egia erdia edo gezur hutsa, Nafarroako egungo gobernua egiten ari den lanari izena kentzeko. Hainbertze urtez agintean egon den eskuinak ez du kanpoan egotea barkatzen. Ez du barkatzen, haiek agintean ez egonik, UPN eta PPren begietan bertzeak oro botere organoen “okupak” direlako, definizioz. Neurri handi batean, pixkanaka eta etengabe desagertze bidean dagoen PSNren begietan ere. Nekez sartzen zaie buruan Diputazioko aulkietan haiez kanpo bertze inor egon daitekeenik.

 Hizkuntza politikaren inguruan antolatu dute orain kanpaina zentzugabe horietako bat. Zentzugabea eta arriskutsua. Ez irabazteko moduan daudelako, baizik holako gaiek aski modu errazean sor dezaketelako kontrolik gabeko sua. Alde batera utziko ditugu arrazoiak, antolatu nahi duten iskanbila arras irrazionala baita, eta artifizioz betea, datu hotzak kontuan hartzen badira. Kasu honetan, ordea, ez dute datuek pisu gehiegi. Aski da ozenki erratea, gezurra bada ere, euskara inposatu nahi dela Nafarroan eta euskaraz ez dakitenek ez dutela administrazioan lana aurkitzeko modurik izanen. Tuteran euskara ikasten ez baduzu ezinen duzula Batxillergoa gainditu, eta Lizarran ez burutik ere pasatu udaltzain lanpostu batera aurkeztea, aitzinetik EGA erakusten ez baduzu. Nafarroa euskal abertzaleek irentsi nahi dute.

 Hori guzia gezurra da, baina zentzugabekeriaren azpian dauden gogo prozesuak ezin dira egiazko datuekin kontrastatu eta eztabaidatu, errealitate paraleloak sortzen baitituzte holakoetan: Trumpek argi esan zuen berak AEBetako lehendakaritzaren kargua hartu zuenean, ez zela zelai hartan inoiz ere horrenbertze jende bildu eta eguzkiak gutxitan erakutsi zuela egun hartan zuen distira. Argazki guziek kontrakoa erakusten zuten, jende guti eta euria, baina ez Trumpek ez trumpzaleek ez zuten horregatik iritzirik aldatu. Beren gezurrak barneratu eta sinetsi zituzten. Egun, Nafarroako eskuinak bere gezurrak barneratu eta sinesten dituen gisa berean.

Seguir leyendo »