eldiario.es

9
Menú

Sociología de la Religión

El otro día, rememoré la contundente frase del cineasta Luis Buñuel en la que expresaba que él era ateo gracias a Dios. Una frase llamativa, en apariencia contradictoria, pero que luego argumentaba diciendo que su paso escolar por los Jesuitas le había hecho descreer en materia religiosa.

El recuerdo de la anécdota me lo provocó cuando, en la prensa navarra, se recogía el dato de que Navarra, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas, era la Comunidad con menos no creyentes en materia religiosa y de las más elevadas en ateos. Hay que advertir que el número de personas encuestadas por Barómetro CIS en Navarra es de 42. Es decir, muy escasas para hablar de representación estadística de calidad. Pero posteriormente, se publicó el dato de que la evolución de los contribuyentes navarros que marcan la casilla de financiación de Iglesia Católica también iba disminuyendo.

Estos hechos chocan con la imagen muy extendida de una Navarra religiosa. De hecho, en los Paneles de Co.CiudadaNA, año tras año, los informantes claves nos trasmiten una proyección de Navarra socialmente muy conservadora y religiosa. Por otra parte, tenemos el dato de que la matrícula escolar en centros confesionales, lejos de mermar en estos tiempos, se consolida. Sabido que hay otros factores  pero es otro dato.

Seguir leyendo »

Viví, vivo y viviré

Suicidio. Muerte elegida. Dos palabras juntas que suponen una ecuación incomprensible para la mayoría de las personas.

Yo tardé tres años en comprenderlas; dos años más en digerirlas y posarlas en mi corazón. 

Bueno, qué más da el tiempo, si solo existe en nuestro reloj de muñeca. Lo que importa es el pulso interno, en el que el tempo y el ritmo se cuentan a latidos, a recuerdos, a miradas, a gritos, a suspiros, a lágrimas, a sonrisas, y no en segundos ni minutos.

Seguir leyendo »

Nuestro Osasuna y las casas de apuestas

Joven introduciendo dinero en una máquina de apuestas deportivas. | R.A.

A lo largo de las últimas semanas, hemos visto en los medios de comunicación de nuestra comunidad cómo diversas noticias alertaban del auge de la preocupación entre la ciudadanía por la proliferación de las casas de apuestas, y por consiguiente, por la proliferación de la ludopatía entre la juventud. Decenas de casas de apuestas de todo el Estado amanecen cubiertas de pegatinas denunciando el aumento de estos establecimientos en los barrios obreros… Vecinos de Buztintxuri rechazan con una pintada la ubicación de una casa de apuestas frente a uno de los pocos parques infantiles del barrio… La asociación Aralar advierte de una “avalancha” de jóvenes con adicción al juego….  El 35% de los nuevos ludópatas en Navarra son menores de 35 años adictos a las apuestas deportivas…

Con esta preocupación generalizada, llegamos el pasado sábado 3 de noviembre a la Asamblea General Ordinaria del Club Atlético Osasuna, y como no podía ser de otra manera, está preocupación afloró en el máximo órgano de nuestro club. Dos socios compromisarios en sus respectivas intervenciones cuestionaron el actual contrato de patrocinio con una casa de apuestas, logrando cosechar la primera de estas intervenciones una de las mayores ovaciones de la mañana.

En respuesta a la primera de estas intervenciones en el punto relativo al presupuesto de la temporada 18/19, Fran Canal (actual director general del club), aun habiendo mostrado claramente cierta sensibilidad ante esta problemática, comentó “que este no es un problema de Osasuna, sino de la sociedad”.  Por supuesto señor Canal, claro que no se trata de un problema de Osasuna sino de la sociedad, pero como parte de la sociedad en la que se inserta el CA Osasuna, al club le corresponde hacer todo lo posible en lo que le afecte directamente para no fomentar o extender un problema por desgracia ya endémico en nuestra sociedad. 

Seguir leyendo »

Coger el rábano por las hojas

La expresión popular se refiere a que muchas veces nos equivocamos cuando queremos captar algo. En vez de ir a lo nuclear, nos vamos a la periferia del asunto.

Me reconozco de una cultura política adquirida en el PCE de la Post-Transición. En esa cultura, aprendí que uno de los valores políticos más preciosos es la Centralidad. La centralidad política es un concepto que poco tiene que ver con el centro. No se trata de colocarse en el medio, en zonas templadas. La centralidad trata de perseguir el espacio hegemónico de lo relevante. Trata de percibir y atrapar aquello que lidera procesos y conforma valores; lo que nutre la cultura política. Se decía por aquel entonces que en un avión son necesarias las alas de los extremos (derecha e izquierda) pero se dirige desde la cabina del piloto.

A modo de ejemplo, la centralidad del Estado de Bienestar se encuentra en la lógica de la inclusión social no en los fraudes que tiene todo sistema de protección social y que se deben corregir.

Seguir leyendo »

Si aún no tienes Instagram

“Si aún no tienes Instagram, ya estás atrasado”. Me lo dijo una amiga, con esas palabras u otras parecidas, para reírse de mi habitual torpeza en las redes sociales. Es algo por lo que muchas veces me he sentido miembro de una generación fronteriza, una impresión que tal vez compartan muchos otros, sin saber si zambullirse en los estímulos de las fotografías y los comentarios en las pantallas o quedarse en el sofá con los libros de papel y la chimenea imaginaria y fruncir el ceño ante el exceso de tecnología.

Me ha pasado ya y creo que pasará en más ocasiones en el futuro. En cuanto me incorporo a una red social y creo manejarme sin las confusiones iniciales, que al principio me hacen parecer un padre de familia que diera vergüenza a sus hijos al esperarles a la puerta del colegio, enseguida irrumpe otro nuevo invento que desplaza a mis contactos a otro formato y provoca que todo el mundo se haya ido de donde yo acabo de llegar. Así que todavía tardo un tiempo en decidirme a la mudanza al nuevo sitio, donde de pronto parecen estar puestos todos los altavoces, como si al dar de alta a sus usuarios y colocar su icono en sus teléfonos estas comunidades se apropiaran de otra parcela de esta plaza pública en que nos ha tocado despachar.

Es tanto el tiempo y la exigencia que el fenómeno reclama, que no creo que sea yo el único que dude entre desistir y convertirme en un abstemio digital o aceptar el chantaje y subirme a la rueda frenética de nuestros días. Incluso los más reacios saben que algún beneficio y entretenimiento nos aportan, pero el debate entre la felicidad y las fricciones de cada nueva corrala en que ingresamos nos genera una sensación de escepticismo y absurdo a casi todos. No sólo a los rezagados y poco dotados como yo para este nuevo arte, en el que la destreza principal parece consistir en saber agitar la pequeña ficha de cada cual para asomar el cuello por encima del tablero y erigirse en el faro más visible.

Seguir leyendo »

Facebook ha bloqueado 8,7 millones de imágenes de niños desnudos en 3 meses

Facebook lleva ya un tiempo trabajando para parar la explotación infantil en su plataforma y como parte de ese trabajo está desarrollando hash de imágenes. Los hash son algoritmos que a partir de una entrada (texto, contraseña, imagen…), crean una salida alfanumérica de longitud normalmente fija que representa un resumen de toda la información que se le ha dado. Por ejemplo, a partir de una foto de un niño desnudo saldría algo así 48008908c31b9c8f8ba6bf2a4a283f29c1530. No se puede volver a reproducir una imagen a partir de un hash, pero la misma imagen o imágenes muy similares crearán el mismo hash.

Utilizando esta tecnología, en 3 meses Facebook ha detectado y bloqueado 8,7 millones de imágenes de niños desnudos en su plataforma, desde imágenes obscenas hasta imágenes no sexuales, la mayoría, el 99%, de forma automática.

Muchas de estas imágenes son imágenes que familiares publican sin ser conscientes del riesgo en el que ponen a los niños. Padres, madres, abuelos, abuelas, tías… cada día publican miles de   fotos de niños pequeños desnudos en la bañera, en la piscina, la playa… porque les parecen muy tiernas, sin ninguna mala intención.

Seguir leyendo »

@polientes1612

Para ser policía, Daniel Rodríguez no tomó muchas precauciones a la hora de convertirse en troll en Twitter. Se presentaba como Daniel y su nombre de usuario era el de su pueblo junto a su fecha de nacimiento. Tan seguro estaba de su impunidad para el insulto cibernético que alojó la cuenta en su teléfono oficial, el que le pagamos la ciudadanía con nuestros impuestos. Nunca pensó que le cazarían y por eso, cuando eldiario.es le pregunta por ella reconoce que la cuenta está en su teléfono, pero la usa primero su hermano y luego dice que su mujer. Excusa del nivel de “se me ha comido la tarea el perro”, que pergeñábamos en tercero de Primaria y que ni siquiera ha aclarado a su superior jerárquico, el delegado del Gobierno. Si un jefe policial tiene una cuenta troll en su teléfono oficial; malo. Si resulta que se lo deja a su mujer para que insulte a diputados, alcaldesas o presidentas y ensalce a José Antonio; mucho peor.

Sin embargo, @polientes1612 era en el mundo de los trolls lo que en jerga policial denominaríamos un 'lobo solitario'. Utilizaba Twitter para escribir lo que realmente piensa y no puede decir con el uniforme y sus decenas de medallas colgadas del pecho. Pero no respondía a la estrategia con la que nacieron varias decenas de cuentas con identidad falsa en las cercanías de las elecciones navarras de 2015.

Dirigentes regionalistas reconocen que no tienen control sobre estos trolls, que se dedican a hacer la reconquista por su cuenta

Seguir leyendo »

La alegría de votar

Qué quieren que les diga… a mí siempre me da alegría ver espacios con urnas donde la gente acude civilizadamente a votar. Etimológicamente, voto significa compromiso; de ahí, los votos religiosos. El voto electoral es un acto de lealtad y compromiso para con lo Común. Pero mucha gente no comparte esta opinión. De tal modo, que en determinados países el sufragio activo es obligatorio. Es decir, están obligados a acudir a las urnas. En algunos casos, so pena de altas multas.

La obligación legal de votar se produce en países sudamericanos; también en Bélgica, Grecia y Luxemburgo. Se entiende que participar electoralmente, legitimando el sistema, es una obligación ciudadana. Algo así como los impuestos. En España, con una alta tradición libertaria y antisistema, prácticamente nunca se ha obligado a votar. Es más, en muchas ocasiones, la posición de abstención ha servido de plataforma electoral.

En España, se suele votar en domingo bajo el argumento de ahorro de costes. Como si la productividad se antepusiera a la democracia. Las últimas elecciones habidas fueron las catalanas. La situación era excepcional no sólo por el contenido de lo que se votaba. También fue excepcional porque se hacía en un día de labor, no festivo. Hacía casi 30 años que no se votaba en día no feriado. La última vez que se votó en unas elecciones generales en un día laboral fue un jueves 28 de octubre de 1982. Para unas elecciones europeas, un jueves 15 de junio del 1989. En esta ocasión, las elecciones catalanas las convocó el Gobierno de España en un jueves con el fin de hacer subir la participación, como así ocurrió. Posteriormente, el sentido del voto de los que acudieron a las urnas no fue del agrado del convocante.  Pero eso tienen las urnas; que los que deciden son los ciudadanos y ciudadanas, no los partidos.

Seguir leyendo »

Trabajo o enfermedad: la gran pandemia del siglo XXI

Es una de las percepciones en que me reafirmo cada día más. Si un extraterrestre aterrizara desde el pasado o el futuro, o desde una realidad ajena que le permitiera explorar nuestras costumbres con ojos nuevos, a la manera del Gurb de Eduardo Mendoza en la Barcelona de las Olimpiadas, una cosa le espantaría por encima de todas: hasta qué punto el trabajo se ha convertido en la gran pandemia del siglo XXI, como una religión a la que todos nos hubiéramos sometido con la credulidad con que una tribu antigua hiciera sacrificios a sus dioses paganos.

Quizá sea uno de los aspectos que mejor defina el espíritu de nuestro tiempo. Porque no se trata de que se trabaje más que nunca, pues los progresos tecnológicos y los derechos laborales nos han liberado de muchas servidumbres, sino del lugar central que ha ocupado en la lógica perversa de la estratificación social. Trabajar hasta la noche, llegar a una cena con la corbata desabrochada, atender el mail o el teléfono un sábado o un domingo, comer frente al ordenador, lejos de representar formas modernas de esclavitud, se han convertido en señales de prestigio frente a los demás.

Todas las religiones tienen sus apóstoles, y en este caso la evangelización es un diluvio de noticias y fotografías o películas que consagran a los referentes tocados por la luz, que son quienes se prolongan en reuniones hasta que oscurece o quienes van al punto de la mañana al aeropuerto con un maletín de alto ejecutivo. Un caso significativo fue el anunciado absentismo vacacional de la anterior presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que en una apología de la inmolación por el trabajo proclamó en público su renuncia al descanso del verano: como si dedicar unos pocos días al año a tumbarse frente al mar o a viajar al extranjero o a cualquier otra cosa que no consistiera en la ceremonia del fichaje de las cuarenta horas semanales fuera un síntoma de debilidad. Una flaqueza de quienes desempeñan oficios menores, mientras que los que apuntalan las vigas del sistema que a todos nos sostiene se entronizan en el gesto heroico de pasar el mes de agosto enviando correos electrónicos de una oficina a otra de Madrid.

Seguir leyendo »

Transitoria Cuarta Permanente

Volvía a tomar vida recientemente en el tablero político de Navarra el recurso electoral de la supresión de la Transitoria Cuarta a raíz de la posibilidad de abrir el melón de la Constitución con el propósito, también, de suprimir los aforamientos. Sobre esta última cuestión diré que ya es hora de que de una vez por todas nuestros políticos dejen de tener privilegios y puedan ser juzgados como cualquier otro ciudadano, cosa que veo difícil mientras la vieja política, encarnada en ese neologismo tan acertado que es PPSOE, tenga el número de escaños suficiente para que no se produzca.

Fue en la propia comparecencia de Sánchez repasando sus primeros cien días de (des)gobierno cuando se anunció que el Gobierno llevaría a cabo una reforma que lleva siendo uno de los pilares del argumentario político de otro partido, Ciudadanos. Lo que nos dejó aquella intervención del doctor Sánchez no fue más que una sobreactuación, más si cabe si uno cae en la cuenta de que el propio PSOE ha tenido suficientes oportunidades para tirar hacia adelante la supresión de los aforamientos.

Y aquí es donde me gustaría abordar la segunda cuestión, la de la Transitoria Cuarta. Esa sobreactuación del señor Sánchez no es patrimonio único de su gobierno sino también de los partidos que disputan el partido en la Comunidad Foral.

Seguir leyendo »