eldiario.es

Menú

Syriza, ahora no toca

“Ahora no toca” es la respuesta que recibieron las mujeres griegas cuando expresaron sus reivindicaciones en la pasada campaña electoral helena.

Ante esta respuesta, nos preguntamos qué es exactamente lo que ahora no toca, acabar con la desigualdad salarial, que las mujeres tengamos los mismos derechos y libertades que los hombres, que podamos decidir libremente sobre nuestra maternidad, que dejemos de ser asesinadas por la violencia machista… Sin duda, la maquinaria electoral tenía otras prioridades y el discurso de la economía y la regeneración para algunos no es compatible con la igualdad y la justicia social.

Una vez pasadas las elecciones, la tan mencionada regeneración ha llegado a Grecia, o aparentemente eso parecía. Si en 2007 Grecia era el cuarto país más bipartidista de Europa al concentrar el 80% de los votos entre Nueva Democracia y PASOK, ahora la suma no llega al 32%. El 36% de la ciudadanía griega no acudió a votar, a pesar de la obligatoriedad del voto, y la mayoría parlamentaria de Syriza se ha quedado en un 36%, con un arco parlamentario fragmentado y dividido.

Seguir leyendo »

Bienaventuradas sean las elecciones

El año 15 lleva camino de convertirse en el Año de la Urnas. Se inició el periplo, con unas elecciones griegas pero con acento muy europeo; en marzo, vendrán las andaluzas como las primeras que marcaran tendencia en España. Más vale una elección parcial que mil encuestas globales. Para mayo, la ciudadanía tendrá que decidir sobre más de 8.000 municipios y trece comunidades autónomas; en septiembre, las catalanas con sabor a plebiscito: y para acabar, en noviembre las Generales.

Las elecciones no crean riqueza, ni empleo; como mucho activan alguna parte de la economía, básicamente la comercial. Por otra parte, el poder político se encuentra relativizado, no es omnímodo, antes al contrario. La globalización económica y el marco de la Unión Europea provocan que las instituciones políticas propias vean reducido su perímetro decisorio. Después del día electoral los problemas siguen, no desaparecen: paro, pobreza, deuda pública…

Así pues, la vida seguirá su curso, gane quien gane. Labordeta narraba que en una ocasión que había cosechado un éxito electoral, su buen amigo, el sociólogo, Mario Gabiria paraba a los viandantes diciéndoles que mañana no había que ir a trabajar, que había ganado la izquierda. Poner demasiadas expectativas en las urnas puede llevar a grandes frustraciones. Éstas no son el Bálsamo de Fierabrás que todos los males remedian.

Seguir leyendo »

Reflexiones ante el 30 aniversario de los centros de salud

Se cumplen 30 años de la puesta en marcha de los centros de salud en Navarra (15 de febrero de 1985), consecuencia de la Reforma de la atención primaria a nivel estatal y nos parece indicado, como profesionales de los mismos, expresar:

Cuando hace cinco años celebrábamos los 25 años y nos hacíamos eco de los anteriores dos primeros puntos, ya instábamos a los responsables de nuestra disponibilidad para apoyar el avance. Al deterioro de los últimos cinco años se ha sumado al estancamiento que venían sufriendo los centros de salud desde el inicio de la década pasada, lo que nos conduce a la degradación de la atención primaria. Es triste comprobar cómo, en un lustro, se pueden erosionar de tal modo los avances conseguidos con el desencanto y desmotivación subsiguiente en los profesionales que iniciaron la Reforma que ya sienten como probable el riesgo de transmitir a las siguientes generaciones de profesionales unos centros de salud en peores condiciones que las actuales.

Sin los centros de salud es imposible la inaplazable regeneración de nuestra sanidad que reduzca sus bolsas de ineficiencia e irracionalidad y amplíe su deseabilidad social

Seguir leyendo »

Canal NO: cuando la democracia garantiza el futuro

¡Piensa globalmente y actúa localmente! Esta popular máxima se atribuye al agrónomo, biólogo y ecólogo René Dubos en la primera Cumbre de la Tierra, celebrada en 1972. Dubos defendía el desarrollo sostenible como el establecimiento de relaciones duraderas y constructivas entre las personas y la tierra. Por tanto, la satisfacción de las necesidades presentes no debe comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas. Bajo este espíritu, la plataforma Canal NO lucha contra un macroproyecto que amenaza con destrozar la ribera del Ebro a su paso por Mendavia.

Durante años, este proyecto avanzaba en silencio, a espaldas del pueblo. Por diferentes motivos, obtenía todos los permisos y ninguna de las partes implicadas ponía trabas: ni el ayuntamiento, ni la junta de  la comunidad de regantes. Pero, a principios de 2014, Canal NO descubrió el pastel, ante una solicitud que la empresa privada Tindaya Renovables S.A. había realizado a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). En ella pedía una concesión de agua de 99 m3/seg, cuando la media del Ebro en ese punto apenas supera los 100m3/seg. La plataforma se puso a investigar y descubrió que se pretendía transportar este caudal a través de un macrocanal de 8 kilómetros de largo y 51 metros de ancho (casi el doble que el canal de navarra), que cruzaría todo el regadío tradicional de Mendavia para alimentar una central hidroeléctrica de mas de 9.000 kwa.

Por supuesto, el proyecto se presentó como una oportunidad de modernizar el regadío y traer prosperidad al pueblo. Pero nada mas lejos de la realidad. El pastel descubierto incluye una derivación de caudal que provocaría afecciones irreparables a los hábitats de los “sotos y riberas del ebro”, incluido en la red natura 2000; obligaría a restringir el acceso a entrañables zonas de recreo para los mendavieses, como Legarda, la Barca o la Sarda; se harían expropiaciones forzosas y, para colmo, los propios vecinos deben regalar la tierra a la empresa para que pueda construir la obra porque, si no, no sale rentable. Todo esto por no hablar de la pérdida económica que sufrirán los agricultores por la paralización de parte de las tierras durante los dos años de las obras, y que está calculada en unas 100.000 horas de trabajo.

Seguir leyendo »

Libertad o miedo

El valor más importante como seres humanos es haber logrado la libertad. Es nuestro gran logro, nuestro mejor triunfo. Ser libres para escoger lo que pensamos, para reconocer lo que sentimos, incluso para responder lo que deseamos, esa es nuestra principal fuerza, nuestro valor más preciado. Pero tenemos creencias que nos limitan, es fascinante que el inconsciente, esa máquina perfecta, nos devuelva cada día una carta de miedos y límites condicionados por el pasado que nos impide vivir nuestros sueños de futuro de forma plena.

Siendo la libertad, como digo, el logro vital más importante, sobre todo si repasamos la historia de hazañas por conseguirla, es curioso que, después de todos esos esfuerzos por obtenerla, la hemos acompañado por la experiencia del miedo. No hemos sabido ejercerla plenamente, utilizarla con más convicción para crecer y fortalecernos personalmente. Es por eso, que de alguna manera, seguir las pautas convencionales nos da seguridad, alivia nuestras dudas y reduce nuestros miedos. Parece no importarnos ser cada vez más dependientes y menos libres. Es por ello, por lo que nunca he apreciado a quien fundamenta su estrategia política en el “miedo”. Creo que no inspira confianza, que cada vez gusta menos y que es una manera de presentar carencias de tipo ideológico, también muchas dudas en relación a si ha cumplido.

Y digo esto porque al hilo de la campaña educativa, “Para que puedas elegir en lo que más te importa”, el candidato Esparza manifestó que le sorprendía no hubiese levantado polémica el hecho de que que podría saltar por los aires el sistema educativo de nuestra comunidad cuando se pone en cuestión la libertad de elección de centro y existía quien deseaba que la concertada fuera a la basura. Si recuerdan, les dije que no tendría una segunda oportunidad de causar una buena primera impresión , como ven, la segunda tampoco ha sido muy afortunada, potenciar el mal uso de la libertad no es lo más recomendable.

Seguir leyendo »

El cambio que nos cambia

Quienes aspiramos a cambiar, también debemos tener la voluntad de que este hecho nos cambie, porque seguir igual será la expresión de nuestro fracaso.

Colocar lo social como el eje central de la actividad política, promocionar liderazgos compartidos que rompan el frentismo nacional o poner en valor el activismo social, como complemento del cambio institucional, adquieren una dimensión central.

Por eso no se trata sólo de fortalecer la izquierda para las próximas elecciones, sino principalmente para las próximas generaciones. Es importante seguir trabajando para fundar un nuevo polo político, que represente lo social y lo transversal en lo identitario. Tenemos que asaltar con convicción ese tercer espacio electoral que existe en Navarra.

Seguir leyendo »

Un buen acuerdo en defensa de las libertades

El reciente acuerdo contra el terrorismo yihadista suscrito entre el Gobierno de España y el PSOE, principal opositor y alternativa al actuar Ejecutivo, surge a propuesta del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez –a la cual el Gobierno accedió- y que supone la elaboración de una ley abierta a la firma de todo el arco parlamentario con medidas para luchar contra el terrorismo yihadista.

No es algo nuevo, sino plenamente consecuente con nuestra apuesta por una sociedad democrática a la vez que activa en la lucha contra el terror, en defensa de nuestros derechos y libertades. Como indica el propio acuerdo, en España el camino de la unidad de los demócratas se ha visto jalonado por importantes acuerdos entre las fuerzas políticas, de los que son histórico testimonio el Pacto de Madrid (1987), el Pacto de Ajuria Enea en Euskadi (1988), el Acuerdo por la Paz y Tolerancia de Navarra (1988) y por último el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo (2000). Un pacto, este último, que ya entre sus principios recogía expresamente la necesaria adaptación de la respuesta legal a las fórmulas que pueda adquirir la amenaza del terrorismo. Un mandato al que hoy se responde con este nuevo acuerdo.

La amenaza yihadista no es ajena ni lejana. No hay más que recordar la enorme matanza del 11 de marzo de 2004 en Madrid o que nos venga a la mente y nos provoque indignación las crueles ejecuciones de secuestrados (muchos de ellos simples cooperantes o periodistas) en los últimos meses y semanas para ver que es no solo necesario sino imprescindible la unidad democrática y la fortaleza del Estado de Derecho, así como del conjunto de la comunidad internacional en su pluralidad, frente al terror.

Seguir leyendo »

LA GRÁFICA

Algunas personas que militamos en Attac llamamos a gráficas como esta: LA GRÁFICA. Así, con mayúsculas. Esta, por ejemplo, está extraída de un informe de la OCDE, organización nada sospechosa de mantener una ideología contraria a la dominante (en ciertos círculos es conocida como “el club de los países ricos”). Y si las llamamos LA GRÁFICA es porque, cada vez que las hacemos presentes, desnudamos gran parte de las mentiras neoliberales que constantemente oímos por ahí. Expliquemos la que hoy nos ocupa:

Si miramos en donde pone Spain, veremos una barrita azul y, más arriba, un punto naranja. La barrita azul nos indica cuánto dinero -en cash, contante y sonante- del que procede de beneficios sociales del Estado es recogido por el 20% más pobre de la población. Proyectamos en el eje horizontal y vemos que ese gasto supone algo más de un 10% de los recursos. El punto naranja, en cambio, se refiere al 20% de población más rica, y si hacemos el mismo ejercicio observamos que consume más o menos el 25% de los beneficios sociales.

O sea, que LA GRÁFICA generada por la OCDE –organización sin sesgo contracultural- nos indica que, en España, el 20% de población más rica se pule un 25% del dinero destinado a beneficios sociales, mientras que el 20% de población más pobre solo consume la mitad.

Seguir leyendo »

De ideologías, medallas y mayorías sociales

Estamos en un momento en que se habla mucho sobre izquierdas y derechas, se critica que Podemos se niega a jugar políticamente en el tablero izquierda-derecha, se asocia esta posición a Fukuyama y a su fin de las ideologías y de la historia…

He defendido y defiendo que las ideologías, entendidas como conjuntos de ideas que nos permiten explicar el mundo actual y hacernos una idea de otro diferente, existen y deben seguir existiendo. Pero también defiendo que existe hoy una manipulación interesada del término ideología y de los términos izquierda y derecha. Me considero de izquierdas desde mi juventud, en el sentido que creo que no puede haber verdadera libertad sin igualdad y solidaridad en todos los ámbitos de la vida social, pero creo que hay que tener cuidado con las trampas que la utilización de estos términos tienen hoy en día. En muchos casos y en amplios sectores, términos como izquierda y derecha se han convertido en símbolos fósiles y simplistas, en medallas de las que cuesta luego desprenderse, en una de las maneras de atar a las personas a la fidelidad de un partido y de dividir a la gente.

Por poner algunos ejemplos, el PSOE-PSN y todos sus “radicales” y poderosos cuadros (González, Zapatero, Bono, Sánchez, Díaz, Jimenez, Chivite…) se declaran ahora más de izquierdas que los revolucionarios franceses de 1789, el PP dice que es “el partido de los trabajadores”, el otro día decían en una tertulia que Ciudadanos era de izquierdas, en una mesa redonda reciente alguien decía que la unidad de las izquierdas debía incluir al PSN mientras otros mantenían lo contrario… El término 'izquierda' se ha convertido en un término vacío que se llena con el contenido que a cada cual le interesa.

Seguir leyendo »

Economía de Mercado o Sociedad de Mercado

El año ha empezado con buenos indicadores económicos. La confianza del consumidor va recuperándose, lo que provoca mayores ventas y mejores ingresos fiscales por IVA. El euro se encuentra débil en su relación con el dólar aspecto que propiciará un fomento de las exportaciones fuera de Europa. El precio de la energía ha bajado considerablemente con el consiguiente ahorro en los costes de producción; además los salarios están muy contenidos. Las autoridades europeas han implementado mecanismos de compra de Deuda Pública con el fin de favorecer la financiación de la economía; ayudada ésta por un precio del dinero muy bajo. Cierto es que la ingente Deuda Pública y Privada todavía nos atenaza. Falta ver cómo resolvemos la Deuda Griega que es lo más urgente. Pero, en líneas generales, la economía empieza dar síntomas de vitalidad y es una buena noticia. Otra cosa es el volteo de campanas que algunos están llevando a cabo. Que la economía vaya bien no significa que la sociedad vaya pareja. La economía no es más que una parte de la sociedad; aquella que se encarga de la producción y distribución de los bienes y servicios. La sociedad es mucho más que la relación social en torno a la economía. Y nuestra sociedad va mal. Básicamente porque no afrontamos el hecho de que estamos ante un nuevo Modelo de Sociedad.

Por mucho que mejore la economía nunca llegaremos al pleno empleo, ni a la calidad de otras épocas. Esto es así porque la necesidad de empleo masivo que la Sociedad Industrial y Postindustrial requería es cosa del pasado. El alto porcentaje de personas en paro llegará a ser estructural. También la vida laboral de las personas será discontinua con etapas largas de desempleo. Si antes el empleo normalizado era la llave de entrada a la sociedad; ahora la falta de llaves no se puede convertir en un candado para la integración social. Es preciso construir otras fórmulas complementarias al empleo de mercado. Es necesario construir un marco de empleo social y público, complementado con fórmulas de ingresos de ciudadanía con el fin de evitar la exclusión social. Un empleo a dos velocidades, el normalizado, el propio del mercado; y el social, el necesario para no excluir.

Por otra parte, en nuestra Agenda Ciudadana queda la adaptación al reto tecnológico. Ello conllevará transformaciones profundas en organizaciones públicas y privadas. Las empresas como organizaciones serán más líquidas, más flexibles; el empleo será más informal dando paso a proveedores en vez de trabajadores. Por ello, es preciso combinar esa imparable flexibilidad con la seguridad de la protección social.

Seguir leyendo »