eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Transitoria Cuarta Permanente

Señora Barkos, active la Transitoria Cuarta, ahora. Pero si no lo va a hacer por falta de apoyo social o porque Navarra quiere seguir siendo Navarra, entonces déjenos tranquilos a los que tenemos claro que queremos suprimirla

- PUBLICIDAD -

Volvía a tomar vida recientemente en el tablero político de Navarra el recurso electoral de la supresión de la Transitoria Cuarta a raíz de la posibilidad de abrir el melón de la Constitución con el propósito, también, de suprimir los aforamientos. Sobre esta última cuestión diré que ya es hora de que de una vez por todas nuestros políticos dejen de tener privilegios y puedan ser juzgados como cualquier otro ciudadano, cosa que veo difícil mientras la vieja política, encarnada en ese neologismo tan acertado que es PPSOE, tenga el número de escaños suficiente para que no se produzca.

Fue en la propia comparecencia de Sánchez repasando sus primeros cien días de (des)gobierno cuando se anunció que el Gobierno llevaría a cabo una reforma que lleva siendo uno de los pilares del argumentario político de otro partido, Ciudadanos. Lo que nos dejó aquella intervención del doctor Sánchez no fue más que una sobreactuación, más si cabe si uno cae en la cuenta de que el propio PSOE ha tenido suficientes oportunidades para tirar hacia adelante la supresión de los aforamientos.

Y aquí es donde me gustaría abordar la segunda cuestión, la de la Transitoria Cuarta. Esa sobreactuación del señor Sánchez no es patrimonio único de su gobierno sino también de los partidos que disputan el partido en la Comunidad Foral.

Sobreactuación de partidos como UPN y PP que han aprovechado la mínima ocasión para volver a situar en el foco mediático uno de sus recursos frecuentes: “Exigimos la eliminación de la Transitoria Cuarta”. Ahí -discúlpenme la expresión-, con todos sus huevazos. ¿Cómo se puede engañar de esta forma a la ciudadanía? Durante años, UPN y PPN han ido de la mano tanto en los gobiernos forales como en los nacionales, votando a pie juntillas todo lo que el Gobierno de turno decidía impulsar y no se les oyó decir ni media sobre esta cuestión. Bueno, sí, se les oyó, en 2011, en 2015 y ahora de cara a 2019 también, porque hay elecciones a la vuelta de la esquina, y quizás en cuatros años hemos logrado que la ciudadanía se olvide de que no hicimos nada por abordar esta cuestión. Pongo la mano en el fuego cuando digo que la derogación de la Disposición Transitoria Cuarta aparecerá en letra Arial 14, negrita y subrayada en sus programas de cara a las forales. Los ciudadanos tienen dos opciones: volver a confiar en que aquellos que pudieron ser parte activa de su supresión, ya sea por número de escaños o por número de exigencias públicas cuando gobernaban, lo harán; o directamente darse de bruces y caer en la cuenta de que no harán nada.

Sobreactuación también de los partidos nacionalistas en Navarra que vuelven a salir en defensa de la Disposición Transitoria Cuarta alegando, entre otras cosas, que forma parte de nuestra capacidad de autogobierno y de la capacidad de Navarra para ser “sujeto político de sus propias decisiones". Perfecto, se lo compro presidenta, pero entonces active la Transitoria ya. Ahora mismo. Porque lo que no puede ser es que seamos tan ortodoxos con algunos aspectos pero no caer en la cuenta de que cada vez que se dice que “no es una exigencia de la ciudadanía ahora” le estamos dando una patada al núcleo central de la cuestión: “Transitoria”. No estaríamos descubriendo América si afirmamos que ese “ahora no” de Barkos tiene relacion directa con la necesidad que tiene el nacionalismo de seguir llevando a cabo su ingeniería social (educación, juventud, idioma, etc.) hasta lograr una mayoría social que sitúe esta tema sobre la mesa con contundencia.

Estas declaraciones, movimientos, engaños y evasivas de los partidos navarros solo son una forma de evitar afrontar el asunto que tienen delante, que no es otro que asumir que nos llevan engañando durante décadas. Señora Barkos, active la Transitoria Cuarta, ahora. Pero si no lo va a hacer por falta de apoyo social o porque Navarra quiere seguir siendo Navarra, entonces déjenos tranquilos a los que tenemos claro que queremos suprimirla. Ahora o al menos cuanto antes, no de cara a la próxima campaña electoral.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha