eldiario.es

9

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Para hacérselo mirar

Un 23,2% afirman que el problema principal son los políticos y políticas y sus partidos. Cinco puntos más que el año pasado. Es el segundo problema de Navarra,  a entender de la ciudadanía

Parlamento navarro planteará hoy que Barkos valore la propuesta de Bildu de una República Confederal de Euskal Herria

Mesa del Parlamento navarro.

El Barómetro de Opinión Pública que realiza el Departamento de Sociología de la UPNA por encargo del Parlamento de Navarra  es un buen documento para contemplar diferentes tendencias sociopolíticas. Sin duda, una fuente para el análisis de muchos temas. Sin embargo, la atención de los medios de comunicación y de los partidos se centra exclusivamente en la estimación electoral. Que por cierto no la realiza la UPNA sino que la subroga a Metroscopia.

Dentro de las tendencias que muestra el barómetro se encuentra la referente al interés de la ciudadanía por la política. A mi modo de ver, es un eje clave dado que el desencanto, y luego la indignación,  fue lo que hizo transformar el sistema de partidos. Incluso hizo temblar a las instituciones. El ya famoso slogán 'No nos representan' fue uno de los reactivos más señeros de las últimas décadas en la política española y navarra.  Así, es importante que la ciudadanía legitime con su confianza el sistema político que le representa.

Una ciudadanía activa, interesada en la política, es un síntoma de salud democrática. Permite un sistema político más transparente, de mayor calidad, de mayor satisfacción. Sin embargo, del barómetro de opinión, conocido en el mes pasado, no puede decirse que nos proporcione un buen dato. Nos muestra a una ciudadanía navarra que empieza, de nuevo, a desencantarse, a desinteresarse. En el 2016, existía un 55,4% de ciudadanos que se manifestaba poco o nada interesado por la política en Navarra. En el barómetro actual, el desinterés aumentaba en más de 4 puntos, un 58,7%. Pero lo gordo, viene a continuación. Cuando se les pregunta por el principal problema de Navarra, un 23,2% afirman que el problema principal son los políticos y políticas y sus partidos. Cinco puntos más que el año pasado. Es el segundo problema de Navarra,  a entender de la ciudadanía.

Algo está pasando en la política navarra para que el desinterés  ciudadano esté subiendo. También para que mucha ciudadanía estime que los partidos y sus representantes son un problema y no la solución. Todo ello, en un ciclo económico alto que ha permitido salir del desempleo a un número importante de personas y mejorar situaciones personales.

Algo está pasando en la política navarra para que mucha ciudadanía estime que los partidos y sus representantes son un problema y no la solución

La confianza en la política navarra está en niveles bajos. Pudiéramos decir que el impulso experimentado hace dos años está de resaca. En mayo del 2015, la participación electoral casi llegó al 70% situándose en parámetros altos en comparación con la serie de elecciones al Parlamento de Navarra. No parece que a tener de este desinterés puede repetirse esta participación.

Ante ello, no estaría mal que los partidos políticos navarros se lo hicieran mirar. En vez de mirar cuántos escaños van a sacar. Que volvieran la vista atrás y se dieran cuenta que la ciudadanía ya les advirtió de que querían otra cosa. Que hicieran un esfuerzo de reflexión sobre posibles errores cometidos y propuestas de mejora.

A mi modo de ver la ciudadanía no quiere contemplar a sus representantes políticos enfangados en trifulcas internas; no quiere broncas inútiles. No quiere morbo,  quiere propuestas útiles para vivir mejor. Los políticos y las políticas, por su vocación de representantes, debieran ser personas honestas y preparadas, con capacidad de análisis y reflexión. Necesitamos de debates transcendentales para el progreso social.

El ecosistema formado por la prensa y los políticos es un círculo vicioso que acentúa el espectáculo pero no el interés ciudadano. Viene bien para calentar las redes sociales pero poco más. La tentación al populismo en busca de un titular es muy alta.

Como dijo Churchill la política no es entretenimiento, debe ser aburrida. Porque es síntoma de estabilidad, consenso, confianza y predictibilidad. Pero parece que los políticos navarros todavía no han ido al estreno de esa película.

 

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha