eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Bildu se desmarca del Gobierno al no condenar la agresión a dos guardias civiles ocurrida en Alsasua

La juez acusa a los dos jóvenes detenidos de lesiones y atentado contra la autoridad

La Guardia Civil ha identificado a otras ocho personas para determinar su grado de implicación en los hechos

El Parlamento aprueba dos textos de condena diferentes, pero Bildu no apoya ninguno de los dos

- PUBLICIDAD -
El director de la Guardia Civil afirma que las agresiones de Alsasua "son producto de la irracionalidad más grande"

El director de la Guardia Civil afirma que las agresiones de Alsasua "son producto de la irracionalidad más grande"

Los dos jóvenes detenidos el sábado por la agresión a dos agentes de la Guardia Civil en Alsasua han quedado en libertad acusados de lesiones y atentado a la autoridad. Otros ocho jóvenes más han sido identificados por la Guardia Civil en relación con los hechos, si bien se investiga todavía si participaron en la agresión o fueron testigos de los hechos. El teniente del puesto del Instituto Armado de Alsasua ha recibido hoy el alta hospitalaria después de haber sido operado con éxito de las lesiones que sufrió en un tobillo. La agresión ocurrida el sábado ha merecido la condena firme del Gobierno foral que, por boca de su presidenta, Uxue Barkos, aseguró que “se trata de actos que no tienen cabida en una sociedad democrática”. Sin embargo, la unidad se ha roto en el Parlamento este lunes, ya que los grupos no han conseguido aprobar por unanimidad un texto de condena.

Los dos detenidos el sábado han pasado hoy por la mañana a prestar declaración ante el juez de guardia. A su salida de la sede del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, una veintena de jóvenes ha querido mostrarles su apoyo con carteles en los que se leía, en euskera y castellano, “No a los montajes policiales”. La juez acusa a los jóvenes de sendos delitos de lesiones y atentado contra la autoridad, y les ha impuesto la obligación de comparecer todos los viernes ante el juzgado.

La Guardia Civil prosiguió ayer con sus pesquisas e identificó a otros ocho jóvenes, de quienes se investiga el grado de implicación en la agresión a los dos agentes de la Guardia Civil, que estaban fuera de servicio, y sus parejas. Según fuentes policiales, varias de las personas identificadas ayer, así como los dos jóvenes que ya han sido acusados, estarían vinculados al movimiento “Ospa Mugimendua”, contrario a la presencia de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en Navarra y Euskadi.

La presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, que la misma noche de los hechos visitó al agente herido en el hospital, ha recordado que “la violencia sólo genera injusticia, dolor y víctimas. Impide construir una sociedad mejor”. No obstante, las palabras de Barkos no representan el sentir unánime del Gobierno. Así se ha puesto de manifiesto hoy en la Mesa y Junta de Portavoces del Gobierno foral, en la que cada uno de los grupos que forman el cuatripartito ha podido expresarse con criterio propio sobre este asunto. Y, una vez más, la voz discrepante ha sido la de Bildu.

La formación abertzale no ha querido siquiera apoyar el texto de condena presentado por sus socios en el Gobierno, Geroa Bai, IE y Podemos, y se ha abstenido ante una declaración institucional que condena “los actos violentos” ocurridos el sábado y expresa “solidaridad” con las personas heridas. El texto ha salido adelante con el apoyo de los socialistas navarros, que también han respaldado la otra declaración institucional de condena aprobada por el Legislativo foral, presentada, en este caso, por UPN y PP.

Este segundo texto expresa la “máxima condena ante este injustificable ataque propio de actitudes fascistas que no admiten ni respetan las más elementales normas de conviviencia”. El texto muestra además el “pleno apoyo y solidaridad” a los lesionados por la “brutal paliza”, así como a sus familias y a los miembros de la Guardia Civil en Navarra.

La división política a la hora de condenar estos hechos violentos coincide, una vez más, con las dos versiones antagónicas que se ofrecen sobre lo ocurrido en Alsasua. Por una parte, según Europa Press, la Guardia Civil estaría investigando si los hechos ocurridos pueden ser considerados delitos de terrorismo. Por otro lado, según la versión de la izquierda abertzale, la agresión cometida no fue más que “una pelea de bar” que provocaron los agentes fuera de servicio y que ahora se presenta con una “clara manipulación” por parte de los cuerpos policiales.

Precisamente a estas dos versiones existentes se ha referido hoy en rueda de prensa la consejera de Interior, María José Beaumont, que fue propuesta para el cargo por Bildu y es la máxima responsable de la Policía Foral, que protagonizó las dos detenciones del sábado. “Hay dos versiones distintas sobre lo que ocurrió, así que primero hay que investigar y esclarecer los hechos. Después, ya hablaremos sobre ello”, ha respondido la consejera al ser preguntada por su valoración sobre los hechos ocurridos el sábado en Alsasua.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha