eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

El Gobierno de Navarra edita una selección de textos extraídos de los diarios de José Miguel de Barandiaran

El Gobierno de Navarra ha editado una selección de textos extraídos de los diarios de José Miguel Barandiaran, Medalla de Oro de Navarra 1989, entre 1917 y 1989.

- PUBLICIDAD -
El Gobierno de Navarra edita una selección de textos extraídos de los diarios de José Miguel de Barandiaran

Recientemente, el Departamento de Cultura, Deporte y Juventud, y la Fundación José Miguel Barandiaran han recopilado y editado las entradas que realizó en ese diario cada 31 de diciembre, día de su cumpleaños, desde 1917 a 1989. La obra (en castellano y euskera) titulada '31 de diciembre en la vida de José Miguel Barandiaran /Abenduaren 31 Jose Migel Barandiaranen bizitzan. Escritos en sus Diarios/Bere Egunerokoetan idatziak', ha sido coordinada por Zuriñe Vélez de Mendizábal.

"Pese a la breve selección de los textos, el libro permite conocer importantes pinceladas autobiográficas del hombre que vivió durante más de un siglo", ha explicado el Ejecutivo foral en un comunicado. "Líneas donde se reflejan tanto la alegría como el enfado; la guerra, el exilio y la vuelta a casa; la personal radiografía que hacía de la sociedad en cada época", destaca la introducción de libro.

IMÁGENES DEL ARCHIVO FOTOGRÁFICO DE LA FUNDACIÓN BARANDIARAN

El Gobierno de Navarra se ha hecho cargo de los gastos de edición, así como de la traducción de los textos. Esta colaboración se enmarca en la participación del Gobierno de Navarra como patrono institucional en la Fundación José Miguel de Barandiaran desde su creación en 1988. El objetivo fundamental de esta institución, nacida por voluntad del propio estudioso, es la salvaguarda y difusión de lo más significativo de la producción cultural de don José Miguel.

El libro también reúne algunas imágenes poco conocidas de Barandarian, que ha aportado el archivo fotográfico de la Fundación. En la primera parte del libro se reproduce el original, que incluye fragmentos en castellano y en euskera. En la segunda parte, los fragmentos de don José Miguel de Barandiaran escritos en castellano aparecen traducidos al euskera, y los escritos en euskera han sido traducidos al castellano.

Se han editado 1.500 ejemplares, de los que el Gobierno de Navarra distribuirá una tercera parte en forma de donaciones e intercambios o a la venta en la tienda del Fondo de Publicaciones, quedando el resto en manos de la Fundación Barandiaran

FRAGMENTOS DE UNA VIDA

En 1939, cuando cumple 50 años, Barandiaran afirmaba: "He trabajado en el pueblo vasco, porque en él he nacido y porque soy vasco. He amado a mi pueblo; pero no con exclusivismos. Desgraciadamente he nacido y vivido en una época en que el estudio y el amor del pueblo vasco han sido considerados como sinónimos de separatismo por quienes no toleran en el mundo más brillos ni más grandezas que las suyas propias".

Llama la atención la recurrente mención a la abrupta ruptura de relaciones de este cura vasco con las autoridades eclesiásticas españolas a raíz de la Guerra Civil: "1944: Hoy cumplo 55 años. Cerca de ocho años y medio llevo en el destierro: aún no he sabido por qué no se me permite regresar a mi tierra, y por qué fui privado de mis cargos en el Seminario de Vitoria. He ahí cómo mis superiores jerárquicos han hecho conmigo lo que ningún código de nación civilizada permite que se haga a un criado. Pero Dios que está en todas partes me ha protegido".

Y cinco años más tarde, cuando cumplía 60 años Barandiaran escribía: "1949: Último día del año. Hoy cumplo 60 años. Aquí la vida sigue adelante: a toda velocidad, cada vez más rápida. Su fin está cada vez más cercano. Estoy acercándome mucho a él. Pero estos años no han pasado, no se han perdido. Han quedado plasmados en mis trabajos y tareas. Mis trabajos, los trabajos que he hecho están hechos, no pasarán, ni se han aniquilado: no se perderán nunca".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha