eldiario.es

9

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Los ayuntamientos navarros reducen su deuda, pero ya acumulan más de 274 millones

Más de 70 ayuntamientos no tienen ni un céntimo de deuda viva al cierre de 2013, según los datos del Ministerio de Hacienda.

Entre los municipios que acumulan las mayores cifras por habitante están Olóriz, Orbara, Uterga o Zugarramurdi.

Pamplona, con sus 493 euros de deuda por habitante, está cerca de ciudades como Vitoria o San Sebastián, pero muy lejos de los menos de 5 euros de Bilbao.

El euro sube a 1,3785 dólares en Fráncfort

Ayuntamientos como Huarte o Zizur Mayor cerraron 2013 sin deuda viva / Foto: Efe.

¿Cuáles son los ayuntamientos navarros que, al cierre de 2013, acumulaban las mayores cifras de deuda? El Ministerio de Hacienda facilita a través de su web los datos oficiales y, en la Comunidad Foral, los primeros puestos de miles de euros acumulados de deuda viva los ocupan los municipios más poblados. Es decir, Pamplona (más de 97 millones), Tudela (más de 21 millones) y Castejón (con unos 8,7 millones). Pero, si se tiene en cuenta esa cifra por habitantes, el podio varía. Encabezan este listado Olóriz, con una deuda por habitante de 4.668 euros, Orbara (3.439), Uterga (2.779), Zugarramurdi (2.700) y Aras (2.628).

La deuda viva hace referencia al dinero que los ayuntamientos deben a los bancos y otras entidades, pero, por ejemplo, no incluye las facturas pendientes a proveedores. Según estos datos oficiales, las localidades navarras cerraron el año pasado con una deuda de 274.252.238 euros. Esta cifra global supone un descenso con respecto a anteriores ejercicios, ya que en 2012 fueron 304.140.000 euros y, en 2011, unos 305.960.000 euros. Las cifras navarras se pueden comparar con otros territorios similares gracias a portales de información económica y de infraestructuras de entidades territoriales como Sielocal, que emplea los datos de población del Instituto Nacional de Estadística. Esta comparación permite situar la deuda de la Comunidad Foral, por ejemplo, cerca de Cantabria (218 millones de deuda) o Gipuzkoa (292), y lejos de otras provincias similares en población pero que acumulan más deuda, como Almería (539 millones) o Castellón (321).

En cuanto a la capital, Pamplona tenía al cierre de 2013 un total de 97,148 millones de euros. Por población, se traduciría en que cada habitante de la ciudad tendría que abonar 493,25 euros para saldarla. La cifra se sitúa por debajo, por ejemplo, de Santander (703,28 euros) y San Sebastián (517,11 euros) y por encima de Vitoria (490 euros), pero muy lejos de los 4,75 euros por habitante que necesitaría Bilbao, o de los casi 246 de Logroño.

Estas cifras de los municipios navarros se añaden al montante que se maneja en el Gobierno de Navarra que, como ya publicó eldiarionorte Navarra, tiene que devolver en los próximos diez años unos 2.094 millones de euros. Eso solo de deuda viva, porque la total supera los 3.500 millones.

Olóriz y Zizur Mayor, dos caras de la moneda

No se manejan con esas cifras tan altas, pero tampoco hay que desdeñar los miles de euros de deuda viva que acumulan pequeñas poblaciones del territorio. Como Olóriz, con sus 873.000 euros de deuda por sus apenas 187 habitantes. Desde el municipio, no obstante, atribuyen este balance a los arreglos de calles realizados en sus diversos concejos durante los últimos ejercicios, porque en 2012 también encabezaron este ranking de deuda.  

No obstante, según los datos del Ministerio,  la comunidad también cuenta con más de 70 ayuntamientos sin ningún céntimo de deuda al cierre de 2013. Se trata, por ejemplo, de Abáigar, Arce, Armañanzas, Burguete, Donamaria, Goñi, Javier, Lantz o Navascués. Se da la circunstancia de que ninguna de ellas, según los datos de población oficiales recogidos ya este año en una orden foral, llega a los 500 habitantes. No obstante, en esa lista de pueblos también se encuentran localidades que llaman más la atención por su tamaño, como Huarte (6.781 habitantes), Murchante (3.745) o, sobre todo, Zizur Mayor (14.120).

Este último dato resulta llamativo en un municipo que en los últimos años ha afrontado una expansión urbanística como Ardoi. Sin embargo, para su alcalde, Luis Mari Iriarte, la fórmula está clara: "Desde hace años y con la implicación de diferentes partidos, hemos intentado lo mismo, no gastar más de lo que ingresábamos". Y eso ahora les lleva a "no deber un duro a nadie, sin haber reducido los servicios, y tener veinte millones reservados para realizar inversiones". Iriarte reconoce que "somos una 'rara avis', pero igual si nos hubiéramos metido en proyectos como auditorios ahora hablaríamos de otras cifras".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha