eldiario.es

9

Las playas no son (solo) para el verano

Durante las últimas semanas ha habido maquinaria pesada trabajando para devolver arena al mar en la playa de Ereaga. Este “juego del azucarillo” se repite varias veces al año porque el pequeño espacio que queda entre el arenal y el acantilado lo queremos usar los humanos. Así que, mientras podamos mantener el “juego” y su gasto, esperando que la mar no se obstine mucho con lo suyo, parece que tiene sentido preguntarnos por cómo utilizamos esa estrecha, preciada y gozosa franja, mucho más si se hace evidente que tenemos que añadir criterios de seguridad sanitaria a los usos, y si además, prevemos, ya tenemos, un aumento del turismo interior hacia la costa. No hemos hecho pruebas que hubieran sido necesarias. Nunca es tarde. Hoy, 28 de mayo, el ayuntamiento de Getxo anuncia tímidas medidas para los fines de semana que van en buena dirección… Todavía podemos dedicar a este tema reflexión y tiempo (en otras ciudades han sido más audaces). No parece que tiene sentido mantener la mayor parte del espacio en exclusiva para tráfico rodado de vehículos privados a motor y su aparcamiento; mientra bicis, patines y patinetes se la juegan en el estrecho bidegorri, y paseantes se entremezclan con deportistas en las aceras. En esa franja, en el año 2020, hay aceras que se estrechan hasta lo imposible y tramos sin continuidad que desaparecen para convertirse en plazas de aparcamiento. 

Casi los mismos indeseables efectos los podemos ver día a día en Azkorri, sobre la playa de Gorrondatxe: Espacio natural en el que nos podemos encontrar a gusto a primera hora de la mañana o entre una jauría de vehículos privados luchando por espacios inéditos para aparcar. Es de los pocos puntos de la costa vasca que quedan sin una correcta ordenación y limitación, lo que hace posible que se mantengan abusos de otros tiempos.

Mientras tanto el servicio municipal de bicicletas públicas de Getxo viene degradándose desde hace más de un año. Perdimos los servicios mancomunados con Leioa para ganar poco. Tenemos que potenciar el  eje de la ría como elemento clave que favorezca formas de movilidad y de vida más dignas y sostenibles. Es incomprensible e injustificable que para llegar a pie o en bici a la desembocadura del Gobela o seguir hasta Bilbao las personas tengan que jugarse el tipo en la carretera. No vale con decir que eso es competencia del pueblo de al lado, que sí. Habrá que presionar, moverse… Son tiempos para retomar las políticas de acuerdos entre municipios. Tener copados por un mismo partido político casi todas los poderes institucionales del país no parece que haya favorecido la coordinación, tampoco la sanidad del sistema democrático. Mancomunar servicios exige altos niveles de acuerdos, cesión de protagonismos y compartir decisiones.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

La cultura, eterna pagana de todas las crisis

La crisis sanitaria ha golpeado de pleno a todos los sectores de la economía, sin embargo entre todos ellos, uno de los más afectados ha sido, sin duda, el de la cultura y la creación. Todos los espacios culturales y escénicos se han visto paralizados, lo que ha llevado a sus profesionales a una drástica pérdida de ingresos y a una situación crítica, que unida a su fragilidad estructural, les ha provocado incertidumbre, inestabilidad y sobre todo, mucha precariedad.

La cultura genera igualdad, oportunidad y empleo. No podemos salir de esta crisis pensando que la cultura no es un modelo productivo, porque quienes trabajan en este sector son trabajadores y trabajadoras como los demás y, seguramente, al no considerarse como una actividad esencial, será uno de los sectores más castigados, por lo que la salida de esta crisis se augura para ellos más tardía que para el resto.

En España hay registradas 122.673 empresas culturales en los distintos sectores. De estas empresas sólo el 7,2% cuenta con más de seis trabajadores y sólo el 0,6% tiene más de 50 empleados.  Su aportación al PIB nacional es del 3,2%, dato muy similar al de Euskadi, donde las industrias culturales y creativas emplean a cerca de 7.000 personas y generan 762 millones en ingresos anuales.

Seguir leyendo »

Los informadores gráficos reivindican su derecho a informar frente a la Liga y el Consejo Superior de Deportes

La actual situación de estado de alarma, declarada por el Gobierno a causa de la pandemia de la COVID-19, ha hecho que el periodismo sea considerado un servicio esencial. Sin embargo, esta esencialidad no se ha visto repercutida en el trabajo de los y las profesionales de los medios de comunicación.

Concretamente, la actividad de las y los informadores gráficos en la cobertura informativa de los entrenamientos de los clubes deportivos ha padecido la prohibición de entrar a las ciudades deportivas. Aspecto que además afecta al artículo 20 de la Constitución por reducir el derecho a informar, imprescindible en el ejercicio del periodismo.

Ante este escenario, la Asociación Nacional de Informadores Gráficos de Prensa y de Televisión junto con otras asociaciones de gráficos, abajo firmantes, ha insistido ante el Ministerio de Sanidad, el Consejo Superior de Deportes y La Liga para que se suprima el artículo 39.6 -referido a que no pueden asistir los medios de comunicación a los entrenamientos en las ligas profesionales- de la Orden SND/399/2020, de 9 de mayo, publicada en el BOE, para la flexibilización de determinadas restricciones de ámbito nacional, establecidas tras la declaración del estado de alarma en aplicación de la fase 1 del Plan para la transición hacia una nueva normalidad.

Seguir leyendo »

Atención Primaria: estaba, está…y se la espera

En el inicio, la brusquedad de la propagación de la epidemia, el desconocimiento del comportamiento del virus, el elevado número de pacientes que cursaban con cuadros graves que obligaban al ingreso en los hospitales,  en las UCI, los fallecimientos… hicieron que, lógicamente, el foco se centrara en el ámbito hospitalario donde los médicos y las médicas, y todo el personal sanitario, se esforzaban y daban todo de sí con jornadas interminables; con ansiedad porque algunos y algunas pacientes evolucionaban mal porque no estaba claro cuál era realmente la fisiopatología de las complicaciones; porque no estaba claro cuál era el tratamiento más adecuado; porque la precariedad de los equipos de protección les hacía temer por su salud, incluso por su vida, y la angustia añadida de pensar que podían poner en riesgo a su familia al volver, reventados, a casa. Temor bien fundado, ya que son más de 50 las médicas y los médicos en activo fallecidos por la COVID-19 en todo el Estado.  

Mientras esto sucedía en el entorno hospitalario, las médicas y los médicos de Atención Primaria, también precariamente equipados, en un sistema sanitario inicialmente desorientado intentaban hacer de muro de contención en el flujo de pacientes hacia el hospital informando, aconsejando, aclarando dudas y tranquilizando a las personas que, atendiendo a las recomendaciones del momento, se ponían en contacto telefónico con su centro de salud. Pero, ¿ahí terminaba la implicación de las y los especialistas de Familia y de Pediatría?… No.

Además, atendían a personas enfermas con síntomas respiratorios en los centros que se han venido a llamar «sucios», algunas positivas en la COVID-19 y otras no, pero siempre sospechosas. Acudían a los domicilios de pacientes con el mismo perfil sintomático, poniéndose y quitándose los elementos de protección de los que disponían, a veces en el descansillo de la vivienda. Y ellos y ellas, también, como sus colegas del hospital, con sus angustias y sus miedos, pero con una entrega y una profesionalidad encomiables. Pero menos visible.

Seguir leyendo »

Previsión educativa

Sabemos que para volver a llenar los bares, las playas, o las calles debemos vaciar previamente los hospitales, pero ¿qué hay que abordar con antelación para poder volver a llenar las aulas nuevamente? El Ministerio de Educación y Formación Profesional y las CCAA han acordado diseñar las medidas necesarias para afrontar el nuevo curso escolar, algo que exige además de la voluntad clara de los implicados, capacidad y acierto.

Para ello debemos conocer muy bien lo ocurrido en este período extraordinario. Es necesaria una investigación exhaustiva que (suponiendo la mínima carga burocrática posible) aporte información suficiente. Ni todos los centros ni en todos ellos se está actuando de igual manera, y seguramente eso tiene que ver con múltiples variables. Hemos de analizar lo hace el profesorado en este momento, su distinta gestión del tiempo y los espacios, de las herramientas que utiliza para la enseñanza a distancia y sus resultados, y de la relación que mantiene con el alumnado y sus familias.

En su vuelta masiva a las aulas, nuestros estudiantes necesitarán asumir nuevas normas respecto a la distancia posible o la higiene necesaria, pero también aprender a gestionar mejor emociones desbordadas. La educación siempre atenta a sentimientos y valores, debe tener en cuenta que han podido atravesar por una situación trágica, o sufrir situaciones de aislamiento, estrés o angustia por el efecto del Covid-19 que pueden ser revividas en sus primeros días de reencuentro en las aulas.

Seguir leyendo »

Por una nueva movilidad en Araba

Una mujer circula en bicicleta por una de las calles peatonalizadas en Vitoria

El avance exponencial de la situación de emergencia de salud pública ocasionada por el coronavirus Covid-19 en todo el mundo, ha evolucionado de forma desigual en la Comunidad Autónoma del País Vasco, resultando especialmente afectados el Territorio Histórico de Álava y su capital, Vitoria-Gasteiz.

De cara a dar una respuesta adecuada al desconfinamiento, es urgente poner en marcha una serie de medidas que afectan entre otras cuestiones a la nueva movilidad de la población, con objeto de posibilitar el desarrollo de la vida en un ambiente saludable y a través de procesos seguros, que impidan o minimicen la propagación del virus.

En este sentido, las autoridades sanitarias recomiendan desplazamientos a pie o en bicicleta, como modos que mejor garantizan el distanciamiento interpersonal recomendado y el cuidado del medioambiente. Esto posibilitaría el retorno a la actividad de una forma saludable y segura, sin afectar a la calidad medioambiental.
Es cierto que la paralización de la actividad cotidiana y el confinamiento para frenar el coronavirus han traído consigo una considerable reducción de la presencia de elementos contaminantes en el aire de Vitoria-Gasteiz. Los datos indican que se han registrado desplomes de entre el 50% y 65% de dióxido de nitrógeno en el mes de abril, respecto a ese mismo mes de años anteriores, llegándose a una reducción del 75% a principios del mes de mayo.

Seguir leyendo »

Si quieres emoción…

Un aula de un colegio cerrado por la epidemia de coronavirus.

Primero fueron los 'Viernes de Dolor' de Rajoy, esos días señalados para anunciar al país las penurias que debíamos pasar tras la crisis de 2008, si confiábamos en levantar la cabeza -nos alentaban- en algún momento. Un país que había vivido muy por encima de sus posibilidades -nos recordaban- necesitaba necesarios, pero pequeños actos de contrición -nos mentían- para devolvernos más pronto que tarde a la senda del progreso anterior.  

Hubo quien pensó que esta forma de comunicación era una puesta en escena muy calculada por un partido conservador, con señas de identidad muy próximas a la tradición católica, que finalizaría en el momento en que otro partido le sustituyera en el poder político. Pero se equivocaron quienes pensaban así. 

Tras la moción de censura que provocó la inesperada y sorpresiva llegada del PSOE de Sánchez a la Moncloa, los días del Consejo de Ministros y Ministras sólo cambiaron de epíteto para transformarse, según el mentidero político madrileño, en “Viernes Solidarios”. Debía notarse inmediatamente el nuevo cariz de un gobierno nuevo, joven, progresista, en las antípodas del anterior, con muy poca capacidad de maniobra parlamentaria, pero dispuesto a transformar legislativamente un país enfadado y deprimido.  

Seguir leyendo »

El acuerdo de la discordia (PSOE, UP y EHB)

Otegi muestra el acuerdo.

El debate político español más reciente está muy enrarecido, y conforme va pasando el tiempo cada vez se complica más. La gravedad de la pandemia del coronavirus no ha sido suficiente para que nos ocupemos de lo más esencial de nuestras vidas, que es seguir vivos. La amenaza nos acobardó de tal manera que nos refugió en nuestras casas y sometió nuestras vidas: nos hizo obedientes y muy cuidadosos. Aceptamos las restricciones, nos recluimos en nuestras casas, nos sometimos a las órdenes sin pararnos a discernir si eran justas y si eran las idóneas. Entre las muchas órdenes y mandatos dictados por la superioridad gubernamental se han producido contradicciones y asincronismos que han dejado al sentido común arrinconado, pero estaba en juego nuestra supervivencia como humanos. Todas las decisiones de la autoridad superior, por drásticas que parecieran, han sido aceptadas y asumidas porque en el otro platillo de la balanza la pandemia ha ido poniendo muertos, cadáveres, y en los hogares los familiares de esos fallecidos empezaban a temer por sus propias vidas. Ahora ya no estamos en esa situación: tras haber tomado las debidas precauciones y medidas van siendo bastantes menos los fallecidos, -menos de cien diarios en una población de cuarenta y muchos millones de españoles-, y las gentes creen que las vidas vuelven a la normalidad, y que de nuevo la distinción en nuestras calles será la que siempre ha sido: ricos y pobres, felices e infelices, pudientes o escasos, potentes o impotentes, incluso dichosos o desafortunados… Y ahora que el virus se muestra algo más ineficaz (o nosotros más eficaces luchando contra él) ha vuelto a surgir la idiotez en dosis bastante evidentes.

La amenaza de un paro rampante no debe quitarnos ni reducirnos la cordura. Se trata de buscar soluciones y no de hacer revoluciones

En el caso que nos ocupa ésta ha surgido sin venir a cuento. Pedro Sánchez ha firmado un acuerdo, -¿o no ha sido él?-, tan escueto como inapropiado, con dos fuerzas políticas (Unidas Podemos y EH Bildu) que ha enrarecido el ambiente social. La alta responsabilidad que ha pesado sobre los hombros de Pedro Sánchez ha sido decisiva, máxime teniendo que soportar la barbarie de Vox y la irresponsabilidad del PP que, obsesionados con 'reconquistar' el poder no han dudado en ignorar o ningunear la brutalidad de la pandemia que aún padecemos. Su evidente ignorancia, con toda seguridad impostada, no puede servir como disculpa. Sin embargo, tanto Pablo Iglesias (Turrión, que no Posse) como Arnaldo Otegi, han enarbolado sus escuetos documentos recién firmados entonando con gran estruendo eso de "Santa Rita, Santa Rita, lo que se da no se quita"… Porque esta cesión del PSOE, tan gratuita, se ha llevado a cabo ninguneando a los sindicatos, arrinconando a las organizaciones empresariales (que en esta ocasión y situación deben ser tenidas en cuenta), olvidando a organizaciones sociales muy diversas, cuya función es suavizar las condiciones adversas en que ya están cayendo muchos ciudadanos vulnerables, y dando oxígeno sin pedir nada a cambio a quienes, como UP o EH Bildu, bien poca solvencia han demostrado hasta ahora.

Seguir leyendo »

¡Lidere, Sra. Uriarte!

En marzo, un microbio desconocido bautizado asépticamente SARS-Cov-19 nos obligó a cerrar bruscamente los centros escolares. Un grito de euforia recorrió aulas y pasillos, el alumnado —ingenuo— recibía la noticia como un regalo; mientras los docentes nos afanábamos en que se llevaran consigo todo el material que iban a necesitar. Así, en 24 horas y casi sin aviso previo, se puso en marcha un experimento educativo cuya duración y envergadura apenas podemos aun vislumbrar. 

Dos meses después, sin incurrir en complacencia, podemos decir que nuestro sistema educativo ha seguido funcionando, en gran medida, gracias a la ingente tarea del personal docente que con creatividad e implicación ha adaptado materiales, innovado, motivado, animado, enseñado...  Un sobreesfuerzo enorme compartido, sin lugar a dudas, con el alumnado y sus familias. 

Sin embargo, esta respuesta espontánea debe dar paso a una reflexión sobre lo vivido y, sobre todo, a una planificación liderada por el Departamento de Educación, a fin de poder afrontar con cierta solvencia las dificultades que se avecinan el próximo curso: llegar a los más vulnerables, profundizar en las metodologías, mejorar la coordinación, consolidar la competencia digital… 

Seguir leyendo »

Tan cerca y tan lejos de derogar la reforma laboral

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz

Durante estos meses, hemos visto cómo -en paralelo a la pandemia- se lidian otras batallas de carácter político. Torneos por visibilizar liderazgos. Tengo serias dudas de que tengan como objetivo algún tipo de rédito para la ciudadanía…

Es de sobra conocida y habitualmente alabada la capacidad del PNV de ser influyente en Madrid mientras defiende el autogobierno en Euskadi. Una forma de hacer política que ha conseguido hacer escuela y que, en tiempos de precampaña, está suponiendo un modelo para que otros se embarquen en acuerdos intentando hacerle un sorpasso comunicativo a quienes de forma habitual instalan la agenda comunicativa en Euskadi.

El miércoles, Sánchez necesitaba de nuevo asegurarse una serie de apoyos para lograr la quinta prórroga del estado de alarma. Para conseguir de nuevo los votos de Ciudadanos, quien parece haberse convertido en su nuevo socio “preferente” ahora que ERC se ha autodescartado definitivamente, había recortado a quince días la prórroga y quién sabe si algo más que aún no conozcamos.

Seguir leyendo »