eldiario.es

9
Menú

Yo, en español. Y tú, ¿zergatik ez?

Una pregunta de concurso bastante facilita. Tres amigos desde su época universitaria se reencuentran periódicamente en algún lugar de España para hablar de sus cosas. Uno es vasco,  otro catalán, y un tercero, gallego. Y cada cual hablante activo de su idioma específico. La pregunta es: ¿en qué lengua se darán a conocer cómo les va la vida? Supongo que no es necesario poner por delante el “un, dos, tres, responda otra vez” del viejo concurso televisivo, para dar tiempo a conocer la respuesta. Esa en la que todos pensamos: los tres amigos plurinacionales y plurilingües se comunicarán en lo que algunos llaman despectivamente la “lengua del Imperio” y los unionistas irredentos denominamos “español”.

Dado el arraigo de nuestros dogmas patrióticos, da un poco de corte reconocer que el castellano es nuestra lengua más universal: la que permite que andaluces, gallegos, catalanes… y hasta vascos nos podamos entender sin mayores dificultades. La que hace posible que  más de cuarenta millones de personas nos movamos con soltura y comodidad por todo el territorio español y por una gran parte del mundo. Y, además, y por ceñirnos a Euskadi, la lengua en la que espontáneamente se expresa una abrumadora mayoría social, lo que quiere decir que es la lengua más propia de los vascos.

Y es, además, con el euskera, lengua oficial del país. Se entiende mal, por eso, la dieta de silencio que se le pretende imponer, con la idea, más o menos explícita, de que así se ayuda mejor al uso y difusión social del euskera. Un objetivo, éste último, que precisa de un cambio sustancial de los hábitos lingüísticos de los vascos, según afirmó en su día el lehendakari Urkullu. De manera que, para que los euskaldunes puedan expresarse “en cristiano” (según su versión particular), resulta ya absolutamente necesario que los castellanoparlantes a palo seco: o bien permanezcamos mudos por un espacio de tiempo indeterminado; o nos aprestemos a juntar retazos euskéricos y hablar de mentirijillas para cumplir con el expediente.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Satisfechos/as, pero inapreciados/as

Con esta única frase podía cerrarse la intervención de Paulo Santiago, miembro de la OCDE, en su conferencia inaugural de la jornada organizada hace unos días por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, “Educar para el siglo XXI. Desafíos y propuestas sobre la profesión docente”. Resumía de este modo, la opinión de docentes y miembros de las direcciones de los centros escolares españoles de Educación Secundaria que participaron en la última edición publicada del Informe TALIS, en 2013 (La próxima saldrá este mismo curso, 2018).

Este informe de la OCDE plantea averiguar el funcionamiento de los procesos de enseñanza vista desde la óptica del profesorado, comparándola a su vez, con la visión internacional que aportan el resto de los países participantes. “(…) un estudio de percepciones no deja de ser útil para conocer la evolución del desarrollo profesional de los profesores, de sus prácticas de enseñanza y sus actividades de aprendizaje, cómo se enfrentan a las innovaciones y a las tareas burocráticas, cómo se relacionan con sus colegas y buscan conexiones entre ellos por medio de reuniones informales, formación permanente presencial, plataformas profesionales de interacción y otros medios diversos.”, argumentaba el propio Ministerio de Educación en el prólogo de presentación de este trabajo, hace ya 5 años.

Y es que parece que en opinión de las y los gobernantes educativos es necesario conocer lo que piensan las personas que se dedican diariamente a ejercer esta función social, básica en la configuración de las sociedades humanas: educar. La respuesta española no puede ser más clarividente: el personal se encuentra a gusto, satisfecho con su trabajo, partícipe de esa función social descrita, pero tremendamente desesperado por el reconocimiento social que recibe a cambio.

Seguir leyendo »

Cambio climático, el tiempo se agota

El uso de las renovables es una de las 'palancas' para combatir el cambio climático

Los efectos del cambio climático -aumento de fenómenos extremos, incremento del nivel del mar o descenso del hielo en el Ártico- ya están aquí. Las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con el ser humano han elevado aproximadamente un grado centígrado la temperatura global respecto a los niveles preindustriales, según el último informe, presentado hace menos de un mes, del grupo de científicos asesores de la ONU en materia de cambio climático, conocido por sus siglas en inglés: IPCC. La cuestión ahora es hasta dónde se llegará y qué impactos se está dispuesto a asumir.

El informe, fruto del trabajo de 91 investigadores de cuarenta países, que han examinado 6.000 estudios, ha salido a la luz ante la próxima cumbre del clima de la ONU, que se celebrará entre los próximos 3 y 14 de diciembre en Katowice (Polonia), donde se deben reevaluar las acciones climáticas.

Cuando los representantes de casi 200 países cerraron en diciembre de 2015 en París el pacto contra el calentamiento, todos tenían claro que la batalla para evitar el cambio climático se había perdido. Revertir el calentamiento es inviable por la acumulación en la atmósfera de los gases expulsados desde la Revolución Industrial y, sobre todo, desde los años 50 del siglo pasado, cuando al carbón se sumaron el petróleo y el gas como alimentos del crecimiento económico mundial.

Seguir leyendo »

En el 'oasis vasco' también se negocia con los cuidados

Las trabajadoras de residencias celebran el final del conflicto

Las economistas feministas no se cansan de repetir que una buena manera de evaluar en qué medida nuestro modelo social está pensado para ayudar a hacer la vida más o menos fácil cuando no es autónoma o se empeña en ponerse cuesta arriba es observar cómo y quién resuelve los cuidados de las personas. Aunque al PNV le guste comparar Euskadi con el norte de Europa, lo cierto es que tenemos un modelo social 'mediterráneo', también llamado 'familiarista' (como recordaba hace poco la politóloga de la UPV/EHU Jule Goikoetxea). Como ese nombre indica, se caracteriza porque son las familias quienes cubren buena parte de las necesidades vitales básicas, incluidos afectos y cuidados diversos, con una cantidad ingente de trabajo gratuito de las mujeres.

O leído desde otra perspectiva, que el gasto público en servicios de cuidado es insuficiente y que, cuando se hace, apuesta por su mercantilización: acceso vía copago, concertación y gestión empresarial. En definitiva, que tenemos un modelo vasco de bienestar que resuelve los cuidados de manera escasa, sexista y mercantil. Treinta años de hegemonía institucional del PNV y buena parte de ellos sosteniendo gobiernos del PP en Madrid, no dan para seguir externalizando responsabilidades. Más aún si tenemos en cuenta el apoyo a unas cuentas de Rajoy que no solo frenaron en seco los tibios avances iniciados por Zapatero -como los relativos al Servicio de Autonomía y Atención a la Dependencia-, sino que inició todo un proceso de desuniversalización de derechos, refamiliarización del cuidado y de recentralización territorial que ha afectado a la configuración misma de los derechos sociales de competencia autonómica.

En los próximos días y meses, las trabajadoras de las residencias y centros de día de Gipuzkoa repetirán  las jornadas de huelga convocadas por ELA que iniciaron a finales de septiembre, tras casi dos años de diálogos frustrados. Piden, entre otros, que un nuevo convenio sectorial recoja y respete las condiciones pactadas en los convenios de empresa del periodo 2013-2016. También, mejoras en las condiciones salariales y laborales: ganan entre 1.100€ y 1.200€ mensuales en jornadas maratonianas y sometidas a horarios que complejizan cualquier conciliación, y enfrentan una brecha salarial de hasta un 30% en la comparativa con otros servicios privatizados y masculinizados como el de la limpieza viaria. Además, demandan que su descanso de 20 minutos sea retribuido, o que se reduzca la carga de trabajo a través de nuevas contrataciones.

Seguir leyendo »

ILP: La verdad cuanto más hermosa, más simple

Cuando se están apagando los ecos de la Iniciativa Popular 'Eskola Inklusiboa' tras el portazo a su tramitación en el Parlamento Vasco nos encontramos con los afanes tardíos de la parlamentaria Amaia Arregi (PNV) buscando desenmascarar presuntas dobles intencionalidades que solo pueden entenderse desde un afán por justificarse ante el malestar ciudadano que ha producido el rechazo parlamentario. Así que aquí nos vemos obligados, por alusiones, a contarle la verdad "completa" a Amaia Agirre que, por simple, igual le parece increíble.

Aunque parezca obvio, tal vez no sea superfluo recordar que en Zubiak Eraikiz no somos responsables del tratamiento mediático que se haya podido dar al hecho singular de que un ciudadano que no es parlamentario haya podido tomar la palabra en el hemiciclo. Más aún, nos consta la incomodidad que determinado sensacionalismo ha producido en nuestro compañero Sabin Zubiri, que se ha esforzado en público y en privado por resaltar el carácter colectivo de la Iniciativa Popular y por no desviar la atención de lo fundamental: la segregación escolar.

Dicho esto, es verdad también que no se puede decir que con Sabin Zubiri "ha nacido un estrella". Efectivamente, es un conocido militante de muchas causas sociales, buscador incansable del bien común, siempre valorado por su competencia y su integridad. Por cierto, llama la atención que, pese a ser este un país pequeño en que todos nos conocemos, los servicios de información de Amaia Arregi le hayan fallado crasamente en algún dato de los que ha aportado sobre su trayectoria, por lo que rogamos que se documente mejor. Pero esto no pasa de un desliz anecdótico y ya llega el momento de pasar de lo personal a lo colectivo.

Seguir leyendo »

¡Atención: Habla el Banco Mundial!

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim

Es recurrente el refrán que habla de los árboles y el bosque cuando se trata de llamarnos la atención por poner demasiado énfasis en los detalles y desatender el conjunto a observar. Ocurre a menudo, en una órbita local como la de nuestra educación vasca. Criticamos, en el día a día, los lentos avances –cuando no incumplimientos- de la Consejería o la obstinación de la patronal católica educativa a la hora de atender justas demandas sindicales y se nos olvida mirar, aunque sólo sea de vez en cuando, hacia lo que está ocurriendo en el mundo laboral y también en el de la educación internacional. Nos preocupa el futuro de la nueva ley vasca y la imposibilidad de negociar buenos convenios, pero se nos olvida consultar por dónde pretenden algunos que transcurra el futuro de las relaciones laborales mundiales y el papel que le asignan a la educación en este siglo.

Viene esto a colación tras conocer el informe que publicó el mes pasado el Banco Mundial sobre el desarrollo mundial esperado para el año 2019 y de las críticas que, inmediatamente, provocó. Este organismo internacional, nacido al calor de las medidas socioeconómicas y políticas tomadas tras la II Guerra Mundial, si se ha caracterizado por algo en los últimos tiempos es por provocar incendios mediáticos –algunos probablemente intencionados- con sus valoraciones y propuestas. Su coincidencia –quizás mejor, complicidad- argumental con los postulados defendidos por otro organismo creado en la misma época, el Fondo Monetario Internacional, ha supuesto en ocasiones problemas medioambientales, movimientos masivos de población o actuaciones favorables hacia gobiernos violadores de derechos humanos. Hay una opinión sólidamente generalizada en identificar a este organismo con propuestas y ayudas económicas hacia los países industrializados, en detrimento de los más desfavorecidos, a los que, sin embargo, debería apoyar de forma más entusiasta.

Las polémicas decisiones que adopta en este informe el Banco Mundial sitúan perfectamente la posición favorable o crítica de las dos fuerzas sociales  que existen actualmente en el mundo y que podrían simplificarse en dos: élites gobernantes, detentadoras del poder -básicamente económico y político y que escuchan con mucho interés las recomendaciones de estos órganos internacionales- y fuerzas progresistas, críticas con el sistema capitalista actual en cuestiones como reparto de riqueza, movimientos sociales y equidad mundial. En cada país –me atrevería a decir que en cada grupo social- estas “almas” están presentes y no responden exclusivamente a cuestiones de pertenencia social. La identificación ideológica y, en consecuencia, la intencionalidad política, también pesan a la hora de apoyar o criticar las consignas de informes como el citado.

Seguir leyendo »

La 'niña' Leonor

Ayer, 31 de octubre, se conmemoró el aniversario de la aprobación de nuestra Constitución. El acto conmemorativo tuvo lugar en el Congreso de los Diputados, -¿dónde si no?-, pero no se puede decir que los actos al respecto no fueran tan criticables como absurdos. Después de cuarenta años la Constitución vigente reclama una afirmación de su validez, de la que yo no tengo ninguna duda. En ese sentido no albergo la más mínima duda, porque la Constitución supuso la derrota definitiva de la Dictadura, de tal modo que el camino emprendido se mostró como una ruta definitiva, sin vuelta a ayeres nada deseables. Sin embargo, hay cosas que me chocan como ciudadano y como persona. A sus trece años la Princesa de Asturias, SAR (Su Alteza Real) Doña Leonor de Borbón y Ortiz ha leído la Constitución Española públicamente en un acto organizado por el Gobierno.

La verdad es que en un país en el que el rigor institucional tanto se cuestiona, haber puesto a leer un texto tan poco apropiado, tan irreconocible e invalorable para una niña de solo trece años, solo para gloria y boato del texto leído, me parece un acto tan gratuito como innecesario. La Princesa Leonor, una niña de trece años, leyó el Artículo UNO, es decir, que España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que la soberanía reside en el pueblo español del que emanan los poderes del Estado, y que la forma política del Estado es la Monarquía parlamentaria. Fue bastante para una niña, tan aniñada, que a buen seguro no sabe lo que es un Estado de derecho, que apenas sabe lo que es la Democracia, ni sabe lo que implica la Soberanía, y que se sabrá perteneciente a esa Monarquía que no sabe para qué sirve ni a qué responde. Eso sí, sabrá que su padre es el Rey, su padre, lo cual tal vez la lleve a contradicciones e incertidumbres cuando alguien le hable de los “reyes” de la baraja española, o incluso de los Reyes Magos, que son esos seres fantásticos, para nada comparables con su padre el Rey, que es a su vez “su” Rey Mago.

Dicen que el hecho de que fuera ella la que leyó el texto preliminar de nuestra Constitución ha sido muy significativo. A mí, sin embargo, me ha parecido más bien tan innecesario como ridículo. Con ánimo de contrastar mi propia opinión he preguntado a mis vecinos, de la misma edad que la Princesa Leonor, si saben qué es la Constitución, para qué sirve y a qué obliga. Los muchachos y muchachas de esa edad no saben casi nada al respecto, lo cual me hace pensar que la Princesa Leonor, sin duda educada (sojuzgada, más bien) en la sumisión al texto constitucional, vivirá en una nube, en una nebulosa espesa e incomprensible. Y bien, habrá malvados que dirán que Leonor es una aventajada y beneficiada frente a los niños y niñas de trece años, frente a sus contemporáneos. Lo es, en buena medida, porque la vida de una futura Reina de España ha de ser sin duda más halagüeña que la de una visitante potencial de las Oficinas de Empleo, más bien del desempleo.

Seguir leyendo »

Pensionistas: insistir, persistir, resistir

La lucha de los pensionistas es una carrera por etapas, un deporte de resistencia. Cuando el gobierno de turno asume una reclamación, tras valorarla como conquista parcial se declara que es insuficiente, planteando nuevas reivindicaciones, respaldadas con movilizaciones que abarcan numerosos municipios en todos los territorios. La inclusión de algunas demandas en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018 en vez de contener la lucha la reactivó. El acuerdo de la Comisión del Pacto de Toledo para actualizar las pensiones en función del IPC tampoco ha logrado desmovilizar. Lo prueba el sinfín de manifestaciones (25.000 asistentes en Bilbao) que acompañaron el 1 de octubre a la celebración del día internacional de las personas mayores. Vista la trayectoria de este fenómeno social que ya lleva 10 meses de recorrido, cabe suponer que se prolongará hasta las elecciones de mayo de 2019, cumpliendo la consigna: “Si nos roban las pensiones, lo pagarán en las elecciones”.

En Euskadi, tras la manifestación celebrada el 21 de agosto en Bilbao durante la festiva Aste Nagusia, el primer acontecimiento de interés fue la invitación dirigida por EH Bildu a las asociaciones que integran el Movimiento de Pensionistas de Bizkaia (MPB). El encuentro no habría tenido mayor trascendencia si la agrupación de Bizkaia de la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones (COESPE) no lo hubiese valorado en estos términos:

“Reclamamos a EH Bildu un posicionamiento claro y firme sobre las denominadas Entidades de Previsión Social Voluntaria (EPSV), pensiones privadas de empleo, que de hecho son productos financieros, gozan de ventajas fiscales injustificables, no cotizan a la Seguridad Social y constituyen el instrumento elegido por el PNV para descapitalizar y atentar contra el Sistema Público de Pensiones”. “Concebimos el “autogobierno” como modelo de autogestión basado en la solidaridad territorial e intergeneracional. Es decir, no asumiremos ninguna política jurídica ni económica que persiga romper o dividir la “caja única” de las pensiones públicas”.

Seguir leyendo »

Caos en SADAE, caos en Miñones

En Euspel hemos sido conocedores mediante resolución del 29 de octubre del aplazamiento de parte de las asignaciones transitorias conferidas al cuerpo de Miñones el 22 de octubre, emplazándolas a surtir efectos el 1 de diciembre de 2018, en vez del 1 de noviembre. Se alude a un perjuicio en el  Servicio de Apoyo a la Dirección de Atención de Emergencias  y Meteorología (SADAE) de Álava, dado que buena parte de los integrantes de éste servicio han solicitado, y les ha sido concedido, el pase a Miñones.

Esta decisión, como alega la directora de Recursos Humanos del Departamento de Seguridad en la citada resolución, ayuda a que el servicio de SADAE siga funcionando en orden, pero como consecuencia retrasa otro mes la incorporación de nuevos efectivos al cuerpo de Miñones, unidad ésta que adolece de una urgente necesidad de trabajadores.

Pero el origen de toda esta situación ha sido generado por la decisión unilateral de centralizar el servicio de SADAE en Txurdinaga. Decisión de la que numerosas personas están pagando las consecuencias, aderezado con una nefasta gestión de la jefatura de SADAE. Los profesionales de SADAE Araba, con larga experiencia y, hasta ahora, estabilidad laboral, se han visto forzados a buscar una salida en previsión de que el 1 de enero se viesen forzados a viajar a Bizkaia por el cambio de localización de su puesto de trabajo. Ante la total desinformación y absoluto desamparo por parte de su jefatura y el departamento de Recursos Humanos, esta convocatoria de comisiones de servicio a Miñones ha sido la única opción que han podido tomar a corto plazo, en vista de que la convocatoria de plazas se retrasará hasta finales del 2019 ó 2020.

Seguir leyendo »

El oasis hace aguas

Esta misma semana el consorcio de Residuos de Gipuzkoa aprobaba recurrir la sentencia exculpatoria a quienes siguiendo el mandato del pueblo paralizaron la construcción de una innecesaria y sobredimensionada incineradora; acordaba con votos bañados en esencia de venganza del PNV y PSE. Otra más de toneladas de cemento cuyo contrato firmó en nombre de la empresa constructora un exalto cargo de Agricultura del Gobierno vasco por el PNV, el Sr. D. Martín Ascacíbar.

Un Martín Ascacíbar que junto con el exalcalde y otro concejal de Carranza, ambos del PNV, ha sido recientemente declarado culpable de la quiebra del proyecto de Purines de Carranza, y deberán afrontar la devolución de 2.258.003 euros además de quedar inhabilitados para administrar empresas durante los próximos dos años.

Dos años de inhabilitación son también a los que les ha condenado la Audiencia Provincial de Álava al exconcejal del PNV en Vitoria-Gasteiz Iñigo Antía y el exconsejero en Kutxabank por el PNV Jesús Echave por el caso ´Hiriko´, además de del abono de una indemnización de 535.000 euros.

Seguir leyendo »