eldiario.es

Menú

Esas pequeñas y grandes cosas que perpetúan el machismo cotidiano

No quiero caer en la glorificación de las mujeres ni convertir estas líneas en un tratado maniqueo. Sería una patochada decir que todas las mujeres son listas y buenas y todos los hombres unos necios malvados. Sin embargo, la conmemoración del Día Internacional de la Mujer sirve para recordar que no solo queda un largo camino en la conquista de la igualdad sino que existe un riesgo de retroceso.

Y, me estoy refiriendo no ya a los grandes objetivos como el acceso al empleo, igualdad salarial o representación en los altos cargos -a poseer una mayor visibilidad y reconocimiento-, sino a esas actitudes machistas que están tan inmersas, forman parte del día a día de las relaciones sociales y personales y, desde luego, sexuales, que de tan 'normales' son incluso asumidas por las mujeres. Son esas pequeñas cosas que perpetúan la hegemonía masculina y la sumisión femenina.

Porque creo que es en los detalles, en lo más simple, donde se descubre la esencia de las cosas, estas son algunas de actitudes más reconocidas que a casi ninguna mujer pasan desapercibida y sí, a muchos hombres.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Neoliberalismo vs sindicalismo

En numerosas ocasiones se han caracterizado detalladamente los rasgos fundamentales del neoliberalismo (o ¿deberíamos hablar ya de ultraliberalismo?), especialmente en su dimensión más estrictamente económica. Privatización de todos los sectores productivos estratégicos posibles, incluso de la vida; dominio de las élites económicas y subordinación a éstas de la clase política tradicional; libertinaje de los mercados, desregularizados y omnipotentes; desigualdad, precariedad y empobrecimiento acelerado de las mayorías…

Sin embargo, menos se ha profundizado en el análisis sobre los elementos más ideológicos que hoy son la esencia constitutiva de este sistema. Y aquí habría que empezar por denunciar abiertamente su carácter radicalmente antidemocrático, ya nos refiramos a los términos de la lucha política que establece para con sus contrarios, ya hablemos de su entendimiento del concepto de la democracia. Si nos referimos a esto último, se podría hablar de la pura y simple prostitución de la misma, pues hace uso y abuso de la democracia, apropiándose de ella y colocándola al servicio exclusivo de los intereses económicos y políticos de aquellas élites que hoy se imponen con este sistema oligárquico. Y la democracia queda reducida a su función meramente de representatividad, de delegación (no participativa), a ser ejercida por la ciudadanía cada cuatro años. En este mismo sentido, habría que dejar de hablar de democracia, para usar más acertadamente el término de plutocracia, es decir, aquel sistema de gobierno en el que el poder lo controlan y ejercen quienes tienen la riqueza concentrada en sus manos.

Pero es la otra dimensión antidemocrática la que ahora nos ocupa, y preocupa; aquella que tiene que ver con los términos que el neoliberalismo define para la lucha política con sus contrarios. Y, aunque mucho de lo que señalemos a continuación puede ser perfectamente aplicado a la lucha partidaria, queremos centrarnos más en cómo se da ésta en cuanto a la relación que establece con el sindicalismo y su obsesión por su destrucción. De hecho, siempre ha considerado la posible fuerza de los sindicatos como un obstáculo mayor en sus fines e intereses de dominio absoluto que los propios partidos políticos tradicionales del sistema; de ahí precisamente su fijación en la eliminación y destrucción del sindicalismo.

Seguir leyendo »

¿Constitución o Acuerdo con la Santa Sede? La reforma educativa de Wert como síntoma

Si para la España constitucional la monarquía fue una herencia del régimen franquista, no lo fue menos la anómala relación que mantiene el Estado con la Iglesia católica. La constitución española entró en vigor el 29 de diciembre de 1978 y cuatro días después, el 3 de enero de 1979 en la Ciudad del Vaticano su Secretario de Estado cardenal Villot y el ministro español de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja firmaban una serie de acuerdos relativos a jurisdicción, enseñanza, servicios religiosos a las fuerzas armadas y asuntos económicos. Indudablemente había prisa, tanta que es evidente que estos acuerdos estaban listos antes de que el texto constitucional entrara en vigor. Dado el sistema de “precocinado” con el que se ejerció el poder constituyente entonces, no es de extrañar que se pudiera ir adelantando trabajo para mitigar los efectos de la libertad y la igualdad constitucionales sobre la Iglesia católica.

El resultado es que lo suscrito en los Acuerdos de enero de 1979 resulta a todas luces contradictorio con lo refrendado por el sujeto de soberanía, el pueblo español apenas un mes antes. “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”; “Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Esto es lo refrendado por el pueblo español como artículos 14 y 16 de la naciente Constitución. “En todo caso, la educación que se imparta en los centros docentes públicos será respetuosa con los valores de la ética cristiana.”; “Los planes educativos… incluirán la enseñanza de la religión católica en todos los Centros de Educación, en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales.” Esto es lo acordado y ratificado por el Estado español recién estrenado el texto constitucional. No solamente no es lo mismo sino que resulta contradictorio. Lo acordado por el ministro en nombre del Estado y no lo refrendado por el pueblo soberano es lo que sigue sirviendo hoy para que el ministro Wert con su reforma de materias y contenidos educativos abra el camino para una recatolización de la escuela pública española.

El ministro Wert con su reforma de materias y contenidos educativos abre el camino para una recatolización de la escuela pública española

Seguir leyendo »

Del 3 de marzo al 8 de marzo de 1976

En memoria de Romualdo, Pedro María, Francisco, José, Bienvenido, Juan Gabriel y Vicente.

Las noticias de los sucesos de Vitoria, de los asesinatos de Romualdo, Pedro María, Francisco, José, Bienvenido, y de las decenas de heridos en la brutal y sangrienta represión de la asamblea que se celebraba en Zaramaga, se extienden como la pólvora por los barrios obreros del País Vasco y las zonas más industriales de España. El día 6 muere en Tarragona el joven Juan Gabriel Rodrigo a causa de la represión policial en respuesta a las protestas por los asesinatos de Vitoria. La rabia y la indignación son generalizadas. En Euskadi se celebran numerosas asambleas en barrios, empresas y centros de enseñanza. Las organizaciones antifranquistas convocan a una huelga general para el día 8 de de Marzo en respuesta a tal barbarie. Los días previos las calles aparecen regadas de panfletos, carteles y pintadas. La consigna de las organizaciones antifascistas es de movilizar hasta el último militante y simpatizante. Se libera a los "cuadros" más relevantes de preservar su seguridad. "¡Todos a la calle!" es el grito unánime, ¡estos brutales asesinatos no pueden quedar sin respuesta!

La noche del día 7 se hace eterna, hierve la sangre de los jóvenes militantes antifascistas. Al amanecer del día 8 grupos de piquetes recorren las diferentes zonas industriales llamando a la huelga general. Ese día su labor no es necesaria, según pasan por los pequeños talleres de Bolueta los trabajadores se suman al paro como si también hubieran pasado la noche esperando ir a su puesto para parar inmediatamente. La rabia se palpa en el ambiente, lo sucedido en Vitoria se siente como un ataque al conjunto de la clase obrera.

Seguir leyendo »

8 de marzo: Día Internacional de las Mujeres

Es de todas y todos sabido que la historia la cuentan siempre los vencedores y que las mujeres hemos sido las vencidas en todas las batallas, no solo en las bélicas. Aunque el sufrimiento, el agravio y denigración de estas últimas supongan en sí mismo objeto de denuncia, es a esas batallas del día a día a través de la historia a las que queremos hacer referencia.

Por ello, es urgente contar la historia de nuevo, contarla tal y como ha transcurrido, dando a las mujeres la verdadera dimensión que merecen, sacándolas del silencio que las niega en los libros de historia y dándoles el protagonismo real que han tenido. Porque como decimos las feministas, lo que no se nombra, no existe.

Los saberes hegemónicos, desde el discurso religioso hasta el científico, han conceptualizado a las mujeres como seres dependientes, sin capacidad para interpretar o significar el mundo, destinadas a vivir confinadas en el hogar, dedicadas al cuidado de la prole y despreocupadas de cualquier inquietud cultural o política entre otras. Seres de segunda categoría sometidos al mandato de padres, novios y/o maridos.

Seguir leyendo »

Mujeres tejiendo una lucha por la dignidad

Con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres*, sugerimos reflexionar unos minutos sobre una realidad que sucede a varios miles de kilómetros de distancia, pero que ‘nos toca’ a diario. Se trata de la industria textil en el continente asiático –donde se concentra el 60% de la producción mundial de ropa–, un sector en el que la presencia de las mujeres es mayoritaria, representando en ocasiones hasta el 90% de la mano de obra. Miremos hacia ellas y su batalla continua por ir sobreponiéndose a una realidad injusta que se transforma en prendas de vestir que llenan los cajones de nuestros armarios.

El modelo de desarrollo que sigue el mundo globalizado en que vivimos se basa en el crecimiento económico, en que año tras año los estados dispongan de más dinero para seguir fabricando más dinero. Hablamos de un contexto global en el que las empresas transnacionales anteponen el beneficio económico por encima de todo. Para reducir costes y aumentar márgenes de beneficios, deslocalizan la producción hacia países con abundante mano de obra barata y escasa cobertura legal, social y medioambiental. Países que, como advierte la Campaña Ropa Limpia, “compiten entre ellos en flexibilidad y costes salariales para adaptarse a las prácticas de compra de las empresas clientes”.

Encontramos en Asia un sector textil que emplea mayoritariamente mujeres jóvenes, sin apenas estudios y que a menudo representan el único ingreso familiar

Seguir leyendo »

La delgada línea entre los derechos y los privilegios

Por primera vez en la historia 2015 ha sido elegido como el año europeo del desarrollo. Es el año en el que la Unión Europea reforzará, previsiblemente, su apuesta para alcanzar el 0,7%. Es el año en el que la comunidad internacional decidirá cuál será el futuro marco mundial para la erradicación de la pobreza.

Esto es posible gracias al compromiso solidario de la ciudadanía, especialmente en el Estado español, donde, según el último Eurobarómetro, 9 de cada 10 personas creen que la política de cooperación al desarrollo es importante por razones de justicia, solidaridad y respeto a los derechos humanos. Y, no menos importante, porque considera que contribuye a la construcción de un mundo más pacífico y equitativo y porque influye de manera positiva en la propia ciudadanía europea.

Sin embargo, en las antípodas de lo que marca el contexto europeo, el gobierno del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz ha optado por un discurso y unos hechos sustentados en la xenofobia, el racismo y los privilegios que fomentan la inestabilidad y la inseguridad, que incitan al enfrentamiento entre personas, comunidades y culturas; y que desgastan los hilos que hilvanan nuestra convivencia.

Seguir leyendo »

Lo que toca las narices

Esto es lo que toca las narices. No el hecho de que se busque una salida profesional a Cabieces, no. Eso lo entiende casi todo el mundo. Lo que revienta es que se le busque una pensión. Una renta por la que no tiene que trabajar. Es indefendible.

¿O trabajaba en otra cosa pero le pagaba la BBK? Porque ese es otro problema y se llama "como mantener los costosos aparatos de los partidos, cuando no te alcanza con los cargos públicos que tienes". Ejemplos en Euskadi los hay a miles. Seguramente el PNV encabeza el ranking (últimos ejemplos: Ibarzaharra con los ínclitos fontaneros Camino y Nieves). También el PSE donde, según parece, en los pactos con el PNV se habla más de colocaciones de lampistas que de políticas de país.

Pero una vez que hemos mencionado a los más obvios no podemos olvidar que esta práctica es habitual y consentida en el resto, en la medida de sus posibilidades. ¿Cuántos asesores tiene Bildu en los lugares que gestiona y cuántas contrataciones de afines ha efectuado? ¿Cuantos asesores tenía IU (Madrazo) en la macroconsejería que mangoneaba cuando estaba en el Gobierno Ibarretxe? ¿Y el PP vasco? ¿Y alguien piensa de verdad que con Podemos no ocurrirá? Yo, que soy ya mayor y he visto cosas que no creeríais (y no me refiero a las Puertas de Tannhauser), no.

Seguir leyendo »

Bajo el agua

Siempre se dice, y creo que de forma acertada, que la naturaleza siempre acaba reclamando lo que es suyo. En realidad la naturaleza lo es todo, nuestra sociedad incluida, por mucho que la mayoría de los economistas y los políticos insistan en mostrarnos una visión en la que la humanidad puede vivir de forma indefinida explotando los recursos naturales sin consecuencias. Pero no es así y es algo que cualquiera con un mínimo de sentido común debería entender. Esto viene a cuento con las inundaciones que vivimos en algunas zonas de Euskadi la semana pasada.

Vale, en Euskadi siempre ha llovido mucho. Y siempre hemos padecido temporales y galernas. No es algo nuevo que haya propiciado el cambio climático, no voy por ahí. Lo que si nos advierten los expertos que estudian las posibles consecuencias del calentamiento global es que estos fenómenos van a ser cada vez más frecuentes y más virulentos. Y no solo las lluvias o los temporales, también las sequías y las olas de calor serán más intensas y nos afectarán mucho más como sociedad. Por supuesto que estos cambios vistos desde un punto de vista humano son un proceso lento y por eso no los percibimos como una amenaza, a pesar de llevar varías décadas escuchando las advertencias de los científicos sobre el cambio climático.

Pero en la calle parece que no existe esa percepción. Sí que a la gente le suena eso del cambio climático, pero no lo relacionan con temas como el que nos ocupa. Las soluciones que se proponen son las de exigir a las administraciones dragados de cauces, limpieza de riberas o encauzamiento de los cursos fluviales. Incluso se señala a los ecologistas como los culpables de impedir que se tomen estas medidas que, por lo visto tienen claro que serían mano de santo para evitar inundaciones en el futuro. Pero se equivocan quienes exigen estas medidas, que ya han demostrado su ineficacia en el pasado. Es más, en muchos casos el encauzamiento de los ríos solamente serviría para agravar el problema al permitir que el caudal baje con más fuerza y mayor velocidad, causando así mayores daños a las viviendas absurdamente construidas en zonas inundables.

Seguir leyendo »

Hijos de puta

Si entre tanto discurso, tanto debate, tanta noticia y tanta encuesta en esta larguísima campaña electoral que ya estamos padeciendo, dispone de unos breves segundos, permítame que le relate una antigua anécdota que ya creo haber plasmado en algún que otro artículo, pero que debido a las actuales circunstancias de nuestro desquiciado territorio, considero no necesario pero si conveniente recordar.

Hace muchos, muchos años, el médico y poeta estadounidense Williams Carlos Williams, nieto de la poetisa Emily Dickinson, fue visitado en su domicilio de Paterson (USA) por unos jovencísimos Allen Ginsberg y Jack Kerouac, héroes ya muertos de una generación ya perdida y precursores, entonces, de una época que las drogas, la música pop, los falsos hippies y las multinacionales terminaron por liquidar a finales de los sesenta, palmo más, palmo menos. Con poco más de veinte años los dos representantes de lo que más tarde fuera conocido como el movimiento beat, rendían tributo de esta manera a uno de los símbolos poéticos más admirados de los Estados Unidos de América

Entonces casi todo parecía posible. El hombre aún no había alcanzado la luna, la mayor parte de las revoluciones aún no estaban tan desprestigiadas como en la actualidad

Seguir leyendo »