eldiario.es

9

Crisis de valores. Crisis de las ideologías políticas

Los nuevos partidos han nacido tan faltos de solvencia, tan alejados de las viejas ideologías y tan atiborrados de oportunismo, que se han convertido en aposento de osados y falsos líderes

Casado insiste en que Sánchez es el responsable de desbloquear la investidura

EFE

La política española se debate entre la incomprensión y la estridencia. Lo tradicional, de repente, empezó a parecer viejo, pero quienes acudieron con “otro modo de hacer la política”, acorde con los nuevos tiempos nos han traído más banalidad que seriedad y más superficialidad que profundidad. Los nuevos partidos han nacido tan faltos de solvencia, tan alejados de las viejas ideologías y tan atiborrados de oportunismo, que se han convertido en aposento de osados y falsos líderes cuyas estrategias sólo están basadas en el apoderamiento del poder, para lo que se convierte cuando alcanza el "gobierno" en un mero instrumento de dominio.

Las nuevas formaciones políticas españolas -Podemos, C´s y VOX- no han dado la talla suficiente a pesar de que surgieran tras una improvisada estrategia de descrédito del bipartidismo en España. Las fuerzas políticas han continuado fieles a ese bipartidismo ya viejo, aunque en cada uno de los bloques se hayan producido divisiones y subdivisiones: la derecha (que sólo acogía al PP) es ahora un ramillete de tres formaciones (PP, C´s y VOX), mientras la izquierda (que solo acogió al PSOE) se ve ahora integrada por dos formaciones (PSOE y Unidas Podemos), a las que suelen adherirse formaciones de ámbito regional que se sienten mejor entendidas y acogidas en la izquierda que en la derecha. De modo que el bipartidismo aún permanece, pero se ha ido desintegrando en grupos y grupúsculos conforme las ideologías tradicionales y poderosas (socialismo, comunismo, liberalismo, etc…) han perdido su fortaleza o su vigencia.

Lo que ahora mismo llena el debate político son las crisis que están afectando a fuerzas políticas tan nuevas y poco trajinadas como son Podemos o C´s. En ambas se han producido auténticos cataclismos porque sus dos líderes, que parecían innovadores y emblemáticos, han resultado ser dos “blufs” de tan escasa y débil base como efímera altura. Si en Podemos fue Pablo Iglesias (Turrión, que no Posse) quien impulsó la limpieza que alejó a Bescansa, o Errejón, o incluso Monedero, en C´s  ha sido el propio Rivera el que ha ido provocándo la desbandada que, actualmente, ha convertido a la formación en un lugar inhóspito.

La adscripción de las formaciones políticas, a izquierda o derecha, a un lado u otro de la línea central, que separe las partes y las haga irreconciliables, resulta ya anacrónica e incomprensible

Habrá que dar tiempo al tiempo, pero los líderes políticos deberán armarse ideológicamente para responder a esas necesidades sociales  que algunos consideran “nuevas”, pero vienen existiendo desde el principio de los tiempos. Nada es completamente nuevo en la política actual. La sociedad española adolece de lo mismo que siempre ha adolecido: desequilibrios económicos, violencias injustificadas, mal reparto de la riqueza, capitalismo a ultranza, pobreza excesiva en las capas más bajas de la población, etc… Además de esto los conflictos internacionales han venido convirtiendo los Gobiernos en marionetas casi ingobernables. No se puede decir que todo lo que actualmente ocurre sea nuevo, sin embargo, lo que resulta nuevo es que los nuevos partidos, tan desasistidos y faltos de aliados en los Organismos internacionales, no encuentren las respuestas acertadas, entre otras cosas porque son incapaces de comprender las preguntas en todas sus dimensiones. Esto está aconteciendo también en España, donde la nueva política no es capaz de mostrarse útil y suficiente. Sólo el PSOE, adscrito a la Internacional Socialista, aguanta el tirón, aunque en el resto de Europa apenas encuentre apoyos solventes después de que los socialistas europeos se hayan visto desbordados por las nuevas formaciones, que han puesto el máximo empeño en que la palabra “socialismo” deje de ser usada… y mucho menos, aún, practicada.

La adscripción de las formaciones políticas, a izquierda o derecha, a un lado u otro de la línea central, que separe las partes y las haga irreconciliables, resulta ya anacrónica e incomprensible. Las doctrinas políticas ya deben haber superado los dogmas, que solo son usados para mantener sojuzgados a los incondicionales para facilitar el mantenimiento en el poder de los partidos atiborrados de personas de ideologías frágiles e inconsistentes… Y lo que aún es peor, para eternizar al frente de las formaciones políticas a oportunistas que no pasan de ser sucedáneos de ideólogos o líderes potentes.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha