eldiario.es

9

Emergencia ética

Claro que afecta. Nunca te acostumbras. Es imposible acostumbrarse. Te afecta a ti, a tu familia, a tus vecinos.

Covite expresa su "más firme condena" al ataque a la casa de Idoia Mendia "que recuerda a los tiempos duros de ETA"

No es que sobren. No es que estorben. Es que no tienen ninguna justificación. Ni antes, ni ahora ni después. Perseguir a alguien hasta la puerta de casa, perseguir a los militantes de los partidos hasta los lugares donde comparten una forma de entender su país, ha sido, es y será algo inadmisible e injustificable en una sociedad tan intensamente plural, tan ricamente plural, como es la vasca. Y que algunos no pongan pie en pared inmediatamente desde la responsabilidad política nos pone en emergencia ética a todos, porque lo que nos jugamos es relativizar esa pluralidad y, por tanto, banalizar el mismo sentido de la democracia y la convivencia.

Así que los nostálgicos del pasado nos ponen a los partidos y líderes políticos un nuevo reto. Cuando los vascos nos vamos despertando poco a poco de la profunda emergencia sanitaria que acabamos de padecer, cuando todavía no estamos más que empezando a tomar conciencia de la emergencia económica y social en la que estamos y que requiere de todas nuestras energías políticas, hay quienes se han empeñado en que lo único importante gire alrededor de lo que ellos no han sabido resolver tras décadas de atenazar a Euskadi.

Porque hay quienes se niegan a aceptar la realidad. La realidad es que acabamos con ETA, pero que hay presos de ETA que no quieren dejar de serlo. Por eso no aceptan la legalidad penitenciaria como no aceptaban cuando mataban ninguna otra legalidad. Es su problema, pero es también el problema de la izquierda abertzale, que les prometió la amnistía como premio por dejar las armas. Así que a la izquierda abertzale, a todos sus dirigentes y candidatos, les corresponde decir si aceptan o no este acoso ocho años y medio después de acabar con el terrorismo. Le corresponde a Otegi, y le corresponde también a su candidata, si acepta que sus rivales políticos seamos acosados. Es fácil: no hay nada que justifique esto. Y si quienes llevan ya varias semanas actuando por diferentes pueblos de Euskadi no tienen nada que ver con EH Bildu, ni con su proyecto político, que lo digan: quienes hacen esto no son parte del proyecto de la izquierda abertzale porque la izquierda abertzale no admite la persecución política, porque no se puede perseguir a nadie por pensar diferente. No hay nada que lo justifique.

Es un ejercicio diario de democracia, lo sé. Y hay quien se ha ido incorporando, que se quiere incorporar plenamente a esa democracia, y los socialistas hemos trabajado y seguiremos trabajando para que lo hagan. Pero es que la democracia se practica sin descanso, y se demuestra en cada momento. La democracia no es sólo votar cuando se nos convoca, no es el 12 de julio. La democracia es ser contundente en el respeto al rival político, es ser claro en el rechazo a la persecución, es ser capaz de entender al otro y de no querer imponer.

Porque esto es mucho más que un ataque personal. Claro que afecta. Nunca te acostumbras, es imposible acostumbrarse. Te afecta a ti, a tu familia, a tus vecinos. Y los socialistas sabemos muy bien qué puede ocurrir. Lo sabemos muy bien, porque lo hemos padecido muchos años, en todos los pueblos y calles de Euskadi, mientras existía ETA, y siempre hemos dicho que además del asesinato y la extorsión, había una violencia expresa en el señalamiento y la persecución hasta tu casa, hasta tu entorno más personal. Que esa forma de violencia tiene la intención, como toda violencia, de intentar que renuncies a aquello en lo que crees. Y que en el pasado mis compañeros de partido, los de algún otro partido, muchísimos agentes de seguridad, empresarios, informadores, jueces, o profesores lo padecieron sin que hubiera respuesta contundente, como un mal menor ante el fenómeno mayor del asesinato. Esa realidad tremenda que conocimos y padecimos no se puede repetir. Todos aquellos resistentes van a impedir que se repita, porque sabemos como nadie que el silencio y el contexto son los mejores cómplices de quienes quieren anular la pluralidad. Nos ha costado tanto preservarla como para que algunos se piensen que vamos a renunciar a ella.

Y tengo que decir que hoy nos sentimos más acompañados. Mi familia y yo lo hemos sentido con las muestras de solidaridad. Lo sentimos los socialistas. Y además nos sentimos compañeros de todos aquellos que en el pasado, como es el caso del PP, o en el presente, como ocurre con PNV y Podemos, han visto también atacadas sus sedes. Lo sentimos así y lo agradecemos sinceramente. Pero creo que también todos debemos actuar a la altura y no dejarnos despistar por los argumentos que pretendan utilizarse. En este tipo de agresiones y persecución no hay nada que tenga que ver con la política penitenciaria ni con ninguna otra razón. Cada uno pensará lo que quiera, y hay sitios donde expresarlo, pero que nadie cometa la torpeza de caer en el mismo error del pasado: el silencio y el contexto.

A mí hoy tampoco se me olvida lo importante, la responsabilidad que tengo ante la sociedad vasca, la que me vote y la que no. Mi responsabilidad es atajar la emergencia sanitaria con recursos para el sistema público de salud y sus profesionales. Mi responsabilidad es atajar la crisis económica y social rescatando a los trabajadores y las empresas, buscando salidas para que nadie quede atrás. Y mi responsabilidad, ayer, hoy y mañana, es atajar la que sigue siendo una emergencia ética: que no haya una sola persona perseguida por su ideología. Por eso espero que sea la última vez en la que esto ocurra.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha