eldiario.es

9

Feminismo en disolución

No me cabe duda de que habrá quienes se estén frotando las manos al enterarse de la disolución del Area Federal de la Mujer de Izquierda Unida, entre los que seguramente estará el neolíder Casado, que ha tenido la osadía de reclamar airadamente que no se le den lecciones de feminismo

No me cabe duda de que habrá quienes se estén frotando las manos al enterarse de la disolución del Area Federal de la Mujer de Izquierda Unida, entre los que seguramente estará el neolíder Casado, que ha tenido la osadía de reclamar airadamente que no se le den lecciones de feminismo (no puedo evitar responderle con un “¡manda huevos!”, citando a Trillo, uno de sus referentes).

Sin embargo, para la inmensa mayoría de las feministas esta es una malísima noticia.

Estamos en un momento de enorme dificultad para la democracia y para los derechos humanos, especialmente para los derechos de las mujeres. El maldito “huevo de la serpiente” incubado desde los inicios de este siglo está a punto de eclosionar sin que hagamos nada por destruirlo y sus efectos, que ya empiezan a notarse en forma de cuestionamiento de logros que pensábamos irreversibles, serán demoledores.

Las principales amenazas a las que nos enfrentamos tienen que ver con la histórica explotación sexual y con la nueva explotación reproductiva, con la explotación laboral, con la invisibilización del trabajo reproductivo y de cuidados, con la pobreza máxima, con la violencia machista, con la pérdida de derechos civiles…

Para esta “liviana” tarea contamos con el feminismo y con su corpus teórico y jurídico y sobre todo, contamos con el movimiento feminista y sus aliados: algunos partidos políticos y sindicatos, medios de comunicación, artistas, organismos internacionales, otros movimientos sociales…

Muchos de estos aliados nunca habrían llegado a serlo sin el inmenso trabajo de las feministas que desde fuera y desde dentro de las organizaciones han dedicado miles de horas a convencer a los dirigentes (sí, lo escribo en masculino, porque la paridad sigue siendo un objetivo inalcanzado), de que sin respetar, sin defender y sin reclamar el cumplimiento de los derechos de las mujeres, no es posible la democracia. No creo que les hayamos convencido pero, al menos, no les ha quedado más remedio que hacer algunos gestos.

Estamos en un momento de enorme dificultad para la democracia y para los derechos humanos, especialmente para los derechos de las mujeres

El pasado 8 de Marzo supuso una demostración sin precedentes del verdadero potencial de la lucha feminista y parece que el patriarcado se ha puesto las pilas. No puede permitir, ni en términos simbólicos ni en términos económicos, que la mitad más uno de la humanidad se organice y se enfrente a la milenaria opresión.

Y aquí entran en juego los poderosos agentes y voluntarios patriarcales: los movimientos ultraconservadores, los populismos, la violencia extrema, el miedo, el vaciado de contenidos de la ideología feminista (“si feminismo es todo, feminismo es nada” @anaisbernal), las fake news, las contrarreformas legislativas…

Las feministas hemos demostrado a lo largo de siglos que somos tenaces y muy resistentes al desánimo pero cuando nuestros propios compañeros, esos a quienes hemos sostenido en todas sus batallas y quienes considerábamos sólidos aliados, nos abandonan en el momento que más les necesitamos,  la estupefacción y el desaliento nos invaden.

Leyendo el comunicado del Area Federal de Izquierda Unida en el que anuncia su disolución:

“ante la limitación de competencias y funciones aprobadas en la última Asamblea Federal de IU; ya que entiende que el Área no tiene sentido sin su trabajo con el movimiento feminista, sin su intervención directa para feministizar IU y sin la posibilidad de implementar el programa en las instituciones y en la calle (…) Nuestra apuesta programática feminista, respaldada por la organización, es un firme referente político de la defensa de los derechos de las mujeres y de la lucha contra la violencia patriarcal, simbolizada en estos momentos de forma destacada en la mercantilización del cuerpo de las mujeres. Por todo ello, esta Área Federal opta por la disolución, entendiendo que es la mejor forma de seguir manteniendo los principios y prioridades que han impregnado su vida política, y desearía que las distintas instancias de IU trabajen en la profundización feminista de sus estructuras, en el mantenimiento de la confluencia con el movimiento feminista y en la férrea defensa de nuestro programa, que entendemos referente feminista de la izquierda.

Quiero pensar que es ante todo una manera de dar la voz de alarma para que se reconsideren esas decisiones que han motivado su plante. Las mujeres no podemos permitirnos que desaparezcan y, sobre todo, la humanidad tampoco puede permitirse la disolución del Feminismo.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha