eldiario.es

9
Menú

Reflexiones ante las elecciones andaluzas

En democracia el fascismo no es derecha ni izquierda: es antidemocracia. Luego cualquier acuerdo con VOX pone en entredicho a quienes acuerdan con ellos

- PUBLICIDAD -

(Cuando he empezado a escribir este artículo lo he hecho en una mesa grande en cuya encimera tenía desplegados media docena de periódicos, además de recortes de prensa y noticias escritas en papeles de mi puño y letra. Sin embargo, he optado por recoger todo, hacerlo a un lado y dejar solamente ante mí el papel en blanco y un bolígrafo de tinta roja, que es el color que mejor congracia con el tiempo que vivimos, porque lo ocurrido en las Elecciones andaluzas, aunque es preocupante, admite muchas lecturas).

Lo primero que hay que subrayar es que las Elecciones las ha ganado el PSOE, como era de esperar, aunque los números no resulten halagüeños porque, mediante la aritmética, es evidente que dicha mayoría puede verse superada fácilmente por los posibles acuerdos de las derechas. Pero, ¿VOX es derecha? En democracia el fascismo no es derecha ni izquierda: es antidemocracia. Luego cualquier acuerdo con VOX pone en entredicho a quienes acuerdan con ellos.

No obstante la debacle sufrida por el PSOE, -equiparable a la sufrida por el PP-, debiera llevar a la sencilla reflexión de que la vieja competición (PSOE-PP) no ha sido nada aleccionadora en esta ocasión, porque ha provocado mucho abstencionismo, y ha abierto las puertas de par en par al “redentor” VOX, cuyo mérito se ha ceñido a cultivar el voto de descontentos, cascarrabias y desideologizados de las más variadas calañas.

¿Qué están pensando ahora mismo los nuevos abstencionistas, es decir los que acudieron a votar en las elecciones de 2015 y no lo han hecho ahora, en 2018? ¿Se estarán arrepintiendo? ¿Se estarán tirando de los pelos? Los resultados últimos, ¿son los que ellos buscaban con su abstención? ¡Que cada cual medite y saque las debidas conclusiones!

Lo cierto es que las conclusiones que han sacado los protagonistas son engañosas, aunque la situación provocada por los resultados resulte engorrosa y complicada. Es muy normal, y fiel reflejo de lo acontecido, el rostro contrariado y taciturno de Susana Díaz, pero resulta grotesco y absurdo el rostro risueño y desenfrenado del candidato popular, así como el rostro de Casado, que no parecen dar ninguna importancia a los trescientos y pico mil votos que han perdido. Tampoco es de recibo el silencio mostrado por la candidata de Podemos (de la mano del omnipresente Pablo Iglesias) que ha dejado más de trescientos mil votos en el camino, y ha cubierto la hiel de su fracaso bajo la gravedad que supone la emergencia de los “fascistas” de VOX. En este panorama se salva C´s porque, a pesar de crecer la abstención, ha logrado trescientos mil votos más… Y no me olvido de VOX, aunque su análisis ha de hacerse desde otro punto de vista.

Se han abierto demasiadas incógnitas que solo podrá resolver el tiempo

Hay que subrayar que la democracia, a veces, nos llega a sorprender cuando es capaz de encumbrar incluso a quienes la detestan. Sin embargo, a pesar de que los votantes andaluces hayan asistido durante la campaña a una retahíla de medidas tan poco libres y liberadoras como las prometidas por VOX, han acudido con la papeleta nefasta y nefanda de dicha formación. ¿Se sienten ahora triunfadores por haber irrumpido con tanto estrépito en medio de la convivencia de los andaluces? Tal vez ellos sí pero, ¿qué piensan los votantes de PP y C´s de sus más que obstinados acompañantes? ¿Cuál es la razón que impide al atrevido Abascal (VOX) descalificar al PP y C´s, que son “demócratas”? ¿Será la misma que también impide a Casado o Rivera descalificar a Abascal y a VOX?

Se han abierto demasiadas incógnitas que solo podrá resolver el tiempo. La obsesión de la derecha por desbancar a la izquierda, tras cuarenta años de gobierno en Andalucía, le impide distinguir los árboles venenosos que han crecido en medio de su bosque. También en el bosque socialista han salido árboles y plantas invasoras cuya utilidad es más que dudosa. Lo cierto es que el nuevo tiempo se caracterizará en Andalucía por la necesidad de colaboración y convivencia de un cabizbajo PSOE, un fatuamente iluso e iluminado PP, un sorprendido C´s, un defraudado Podemos y una cantidad demasiado numerosa de arrepentidos abstencionistas que nunca llegarán a confesar su abstención, tan dañina por los efectos que ha producido…

… Y un envalentonado VOX al que le han respetado los demás, en el fondo y en la forma, mucho más que lo que los líderes impresentables de su propia formación han respetado a los andaluces… ¡Dejemos actuar al tiempo!

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha