eldiario.es

Menú

Las frases interesadas de la clase media

Creo mucho más en la equidad que en el libre albedrío en que apoyan algunos sus creencias a sabiendas que les favorecerá

- PUBLICIDAD -

Uno de los dos hermanos que tengo -espero no tener más que los dos conocidos e inscritos en el registro pertinente por mi padre- me envía mensajes mediante 'Wassap' que, generalmente, él ha recibido previamente. Es de este modo como se genera una línea comunicativa que da pie a denominar 'Redes Sociales' a ese sistema que, por encima de pretender una comunicación útil y eficaz, en la mayoría de los casos busca potenciar el impacto de las ocurrencias usando frases hechas, sonoras y escuetas que no explican nada con las suficientes garantías de veracidad ni de compromiso social. Lo último de lo recibido por la vía fraterna han sido dos leyendas que, queriendo dar a entender una cosa se quedan en la más mera superficialidad.

Dice una de ellas que "Pedro Sánchez sube la gasolina y la factura de la luz, que para eso la pagan los ricos…la clase obrera es más de velas, candiles e ir andando". La frase no solo es demasiado larga para ser usada como un slogan, sino que es absolutamente falsa y desatinada. Los tiempos han cambiado (quizás no todo lo que tienen que cambiar aún), pero han cambiado lo suficiente que estoy convencido de que esta frase es propia de la 'clase media', acomodada y escasamente ideologizada y solidaria, que diciendo estas cosas pretende prioritariamente preservar su posición social y sus patrimonios, no excesivamente copiosos, pero suficientes para proveerles de comodidades y satisfacciones. Suelen ser los mismos que, a renglón seguido, la emprenden a mamporros contra el pequeño fraude en las ayudas sociales a los pobres y se olvidan del gran fraude fiscal que practican los adinerados. Suelen ser los mismos que protestan por la llegada de pateras llenas de parias y desposeídos, a los que tachan de 'aprovechados' antes de negarles todo auxilio. Suelen ser los mismos  que dicen que 'Hacienda somos todos' pero pagan en 'negro', a pesar de que sean de ese mismo color muchos de los pobres que, según ellos, nos invaden.

Yo también pertenezco a esa clase social que, a poco que la observemos con detalle ni utiliza velas ni usa candiles ni va a todos los sitios andando (tal como rezan en su leyenda), pero no hay que usar coartadas ni frases hechas porque ahora las clases sociales se han convertido en clases económicas con supermillonarios, adinerados, suficientes, escasos, menesterosos y pobres de solemnidad. Aunque los lenguajes no hayan cambiado demasiado, la estructura de nuestra sociedad sí lo ha hecho.

Ser de izquierdas es ser humano y practicar, como mínimo, la fraternidad

La segunda frase o slogan resulta bastante más desatinada y ridícula: "Para pagar las pensiones no hay que subir impuestos…Hay que suprimir políticos, sobran CASI TODOS". No se trata de una frase sencilla sino más bien de una simpleza o una estupidez. También se trata de una boutade propia de esas clases medias que no se muestran dispuestas a cuestionar las prebendas de que gozan los más elevados que ellos en el escalafón económico y social. La pronuncian porque creen estar los primeros en la lista de beneficiados por las migajas de los opulentos. En ese “CASI TODOS” dedicado a los políticos están exentos de desaparecer aquellos políticos que “respeten” a los acomodados y a los opulentos, los que consideren que los subvencionados o subsidiados han de supeditarse a la caridad de los poderosos y no a la justicia que nos equipare a todos, los que creen en eso de “tanto tienes, tanto vales”, los que no quieren políticas de izquierda porque “protegen a vagos y maleantes”, los que…

Yo soy de esa 'clase media' en lo que respecta a mi nivel económico, pero me temo que soy malamente admitido en ella porque creo en la igualdad mucho más que en la equidad. Y también creo mucho más en la equidad que en el libre albedrío en que apoyan algunos sus creencias a sabiendas que les favorecerá. Ser de izquierdas es ser humano y practicar, como mínimo, la fraternidad. Lo fácil es patalear. Lo difícil, y por tanto más valioso, es ofrecerse para aceptar que todos somos iguales. (1=1).

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha