eldiario.es

9

De ranas que no desfallecen

En esta semana tan llena de acontecimientos recuerdo una historia, un grupo de ranas viajaba por el bosque, cuando de repente dos de ellas, una jovencita y la otra una rana vieja, cayeron en un pozo profundo. Las demás ranas se reunieron alrededor del agujero y, cuando vieron lo hondo que era, empezaron a comentar la mala suerte que habían tenido y lo inútil de esforzarse para liberar a sus compañeras. Sin embargo, las dos ranas seguían tratando desesperadamente de salir del hoyo con todas sus fuerzas. Mientras, las otras les gritaban que sus esfuerzos serían inútiles, que se abandonasen y esperasen pacientemente la muerte. Finalmente, una de las ranas atendió a lo que las demás decían, se dio por vencida y murió. Pero la otra continuó saltando y saltando, con tanto esfuerzo como le era posible. Mientras más saltaba y se esforzaba, más gritos de desánimo y desaliento le dedicaba sus compañeras. Pero la rana seguía saltando, cada vez con más fuerza, hasta que finalmente consiguió dar un increíble salto y salió del hoyo. La rana dijo: "Muchas gracias a todas, porque sin vuestra ayuda no lo hubiese conseguido. El ver como me gritabais animándome con tanto entusiasmo, me dio la fuerza necesaria para conseguir salir del pozo. Y os agradezco de todo corazón que hayáis confiado en mí y me hayáis animado con tanto afán....”

Y recuerdo esta historia porque quisiera que sirvisese como ejemplo para todas esas personas valiosas que día a día en un mundo que sin duda puede definirse como el mas ciego de los mundos, insisten en la posibilidad de cambiarlo, y este esfuerzo es cada día mas valioso. Y en este sentido el gobierno griego forma parte de estas valiosas personas, que empiezan a mostrar, con todas las contradicciones posibles, una idea, un movimiento real, una posibilidad.

el gobierno griego forma parte de estas valiosas personas, que empiezan a mostrar, con todas las contradicciones posibles, una idea, un movimiento real, una posibilidad.

Oir a un gestor del capital decir que si la situación entre Grecia y sus acreedores continúa deteriorándose y se llega al Grexit, el movimiento pro-austeridad podría reforzarse, lo cual en última instancia sería bueno para los mercados, ver la posición de los paises de la Unión Europea que recordando palabras de Soros iba a ser una unión voluntaria de estados iguales que cedían parte de su soberanía por el bien común, y que tras la crisis del euro se dividen entre acreedores y deudores con comportaientos de usureros intelectuales, exigiendo de la mano de la Troika privatizaciones de empresas públicas, subidas de IVA,desregulacion del mercado laboral, recortes en las pensiones, reducir salarios, etc. En definitiva, insistir en la austeridad severa y punitiva, que afecta a los derechos sociales y derechos fundamentales como europeos, que perpetÚa la incertidumbre y acentúa las desigualdades con la pretensión de mantener a Grecia en la “jaula de oro” y forzar a Syriza a hacer lo que antes hicieron el resto de gobiernos de izquierdas terminaron haciendo.

Tambien tenemos ejemplos domésticos a menor escala, como el vergonzante modelo de Euskaltel y el pelotazo de sus directivos, que parece zanjado porque generen sus plusvalías con un año de retraso. Pelotazo que no es mas que un obvio reflejo del modelo industrial de este Gobierno, basado en un modelo capaz de generar corporaciones transnacionales propias (con txapela), con peso especifico en ciertos sectores, que requieren procesos de acumulación previos intensos, que generen recursos financieros y fomente elites empresariales ambiciosas con vocación de internacionalización, objetivo que acaba con la transparencia, la competencia y los equilibrios sociales internos como precio a pagar. Modelo que todos identificamos claramente con el modelo vasco actual. Aquí tambien nos encontramos con personas que muestran alternativas valiosas.

En definitiva siguiendo a Donskis estamos en manos de burócratas y tecnócratas de la politica y el mercado, a los que parece que solo les preocupa la cuestión de como evitar el pánico financiero enviando las señales adecuadas a los inversores y los mercados, es decir a fuerzas que nadie ha elegido y que nadie parece capaz de limitar, controlar o guiar. 

Afortunadamente las ranas que no desfallecen tienen la esperanza de una esperanza, de un futuro acorde con la dignidad del ser humano en toda su extensión.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha