eldiario.es

9

La torre de babel del PNV

Euskadi ya no es lo que era. Los datos dan cuenta de que el ritmo de destrucción de empleo es mayor que el del conjunto de España y de que más del 90% de los nuevos parados vascos son mujeres

Crece un 3,17 % el presupuesto de la Diputación de Bizkaia para 2020

EFE

En Euskadi hace años que la ciudadanía empieza a comprobar que el manido oasis vasco defendido por el independentismo liderado por el PNV no es más que un espejismo convincente construido sobre la base de una propaganda que ya no cuela. Para muestra, un botón. Y para botón, la Torre BBVA ahora bautizada como Torre Bizkaia, el proyecto estrella del PNV en su territorio talismán, se ha convertido un amargo jarabe para un nacionalismo abonado a aquello de “todo depende de cómo vemos las cosas, no de cómo son en realidad”. La frase es de Carl Gustav Jung, fundador de la psicología analítica, también conocida como la psicología de los complejos, pero bien podría haber sido acuñada por el presidente del PNV Andoni Ortuzar, por el lehendakari Iñigo Urkullu o por el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria.

Euskadi ya no es lo que era. Los datos dan cuenta de que el ritmo de destrucción de empleo es mayor que el del conjunto de España y de que más del 90% de los nuevos parados vascos son mujeres. También muestran que la precariedad laboral es ya estructural en Euskadi, pues sólo 1 de cada 10 contratos que se firmaron en enero fueron indefinidos. Muestran, en definitiva, que estamos empezando a notar las consecuencias de las políticas de partidos como el PSOE y Podemos, formaciones que el PNV no sólo ha colocado en La Moncloa, sino que ha convertido en socios prioritarios en Euskadi.

Bizkaia tampoco es lo que era. En términos de tasa de paro, no sólo tiene la más alta del País Vasco, sino que en cuanto a ranking del conjunto de provincias de España con menor paro, ocupa el puesto 19; y el puesto 25 entre las provincias con mayores tasas de empleo. Los datos de caída del número de autónomos en la última década o los constantes índices por debajo de la media nacional en el Global Entrepeneurship Monitor (GEM) son factores que no se corresponden con el discurso autocomplaciente de las instituciones vizcaínas gobernadas por PNV y PSE.

En este contecto, Unai Rementeria es el barón que el PNV ha designado para seguir aglutinando poder en territorio vizcaíno a través de la Diputación foral de Bizkaia, casi anónima para la ciudadanía en la medida en que no ha sabido presentarse como una herramienta útil. El PNV niega la mayor cuando la oposición advierte de que el independentismo vasco confunde los intereses de los vascos con los del propio PNV. Pero de nuevo, para muestra, un botón.

La Torre Bizkaia es el proyecto estrella con el que el independentismo ha querido sacar la cabeza pese a que finalmente ha sido ese proyecto el que ha terminado por colocar a muchos ante un espejo que jamás miente. Después de que a mediados de 2018 una entidad bancaria negociase la venta de su torre de Bilbao a un fondo de inversión, la Diputación foral anunció que alquilaría el inmueble –un alquiler de 2,7 millones de euros año– con el objetivo de situar allí un centro de emprendimiento internacional. “El Guggenheim del emprendimiento”, llegó a decir Rementeria sobre la rebautizada Torre Bizkaia. Once plantas y 9.542 metros cuadrados dedicados íntegramente a las startups. El gestor de las instalaciones cobraría un canon de 10 millones de euros hasta 2035, además de incentivos de otro millón si la tasa de ocupación supera el 80% y se atraen más compañías de fuera del territorio.

El anuncio de Rementeria llegó en la antesala de unas elecciones forales y municipales en Bizkaia y entre advertencias del PP vasco, que alertó de que para que el territorio se convirtiese en un icono mundial de emprendimiento, antes debía generar un ecosistema propicio de la mano de rebajas fiscales o de un proyecto económico que optase por medidas estructurales y no aisladas. Oídos sordos por parte de PNV y PSE.

¿Qué ha sucedido? La Diputación de Bizkaia abrió a primeros de noviembre el concurso público para contratar un agente encargado de dinamizar el Centro Internacional de Emprendimiento y el pasado 22 de enero tuvo lugar la apertura de los sobres dentro del proceso de contratación pública, en el que se debía hacer público cuántas empresas se habían presentado al concurso. ¿Cuántas empresas se presentaron para aprovechar el tirón de un proyecto vendido por PNV y PSE como una oportunidad única? Ninguna. Ningún operador está interesado. Ni si quiera uno.

El tremendo fiasco ha puesto de relieve dos cosas: en primer lugar, que la gestión económica y fiscal del Gobierno de PNV y PSE ha convertido a Euskadi en un lugar poco o nada interesante para la atracción de inversión y empresas. De hecho, en cuanto captación de inversión extranjera y según datos oficiales, en el último año el País Vasco pierde mucha más inversión extranjera que la media nacional. Y en segundo lugar, pone de manifiesto que los guiños del líderes del PNV al proceso independentista ya están ahuyentando al progreso.

La seguridad jurídica es incompatible con la participación del diputado general de Bizkaia en manifestaciones a favor del procés catalán, con sus guiños a Gure Esku Dago –la ANC vasca– o con que el PNV pida fecha para un referéndum de autodeterminación, como hizo en septiembre de 2018 de la mano de Aitor Esteban, portavoz en el Congreso. También con la crítica sistemática a las sentencias judiciales o con la hoja de ruta rupturista promovida por PNV y Bildu y acompañada por tibios reproches del PSE. Del mismo modo, la estabilidad económica es incompatible con  la promoción de Gobiernos de España abonados a políticas antiempleo o con idear proyectos económicos en Euskadi con Elkarrekin Podemos.

Todos estos condicionantes han influido e influyen en la toma de decisiones de empresas y talento que tienen en su mano elegir implicarse en proyectos como la Torre Bizkaia o decidir colocar al PNV ante un espejo que no miente, que no ha oído hablar de Carl Gustav Jung y que sabe distinguir entre propaganda y realidad; entre el pretendido Guggenheim del emprendimiento y la Torre de Babel del PNV.

*Amaya Fernández es la secretaria general del PP vasco y portavoz en las Juntas Generales de Bizkaia

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha