eldiario.es

9

¿Hasta dónde vamos a llegar?

Nos acercamos a un nuevo 21 de marzo, 'Día Internacional contra el Racismo y la Xenofobia', en otro año marcado por la constante criminalización de las personas migradas. Una y otra vez, desde diferentes instancias se sugiere que la población migrante sobra, que es una amenaza para la seguridad colectiva y que hacen tambalear nuestro ‘Estado de Bienestar’.

Europa ha blindado sus fronteras. Las políticas del llamado primer mundo niegan a las personas el derecho a migrar normalizadamente, pero las migraciones continuaran digan lo que digan las leyes, y la pretensión de regular los flujos migratorios blindando nuestras fronteras es un sin sentido de trágicas consecuencias, como la ocurrida en Ceuta el 6 de febrero con la muerte de 15 personas, que, lejos de ser socorridas por la Guardia Civil, fueron agredidas con botes de gas lacrimógeno y pelotas de goma cuando intentaban llegar a nado a la costa española.

La sociedad del espectáculo en la que vivimos no afronta esta terrible realidad y mira a otro sitio insistiendo en culpabilizar de muchos de los males de nuestra sociedad a las personas migrantes. Esta criminalización afecta especialmente a colectivos como los jóvenes migrantes no acompañados -estigmatizados a más no poder y cuya tutela es cesada abruptamente por las instituciones, dejándolos desamparados y a menudo sin papeles- En este colectivo el binomio extranjeros delincuentes cada día coge más fuerza. Como si encarnaran a los Lestrigones y Ciclopes y al fiero Poseidon, esos gigantes feroces y caníbales, y ese dios furioso a los que se enfrentó Ulises en su viaje a Ítaca, las noticias de robos y violaciones se relacionan diariamente con este colectivo en grandes titulares y con un sensacionalismo vomitivo. Como consecuencia todo vale contra ellos: sin papeles y sin un techo bajo el que dormir, los jóvenes migrantes se enfrentan diariamente a identificaciones y detenciones por el único motivo de ser jóvenes y de otro país. Desde SOS Racismo decimos ¡ya vale! Igual que nosotras y nosotros, las personas migrantes lo único que intentan es sobrevivir. No hay derecho al trato que reciben, a vivir atemorizados, impidiéndoles, incluso, caminar tranquilamente por nuestras calles. ¿Hasta cuándo vamos a consentir el maltrato a este colectivo?

Los inmigrantes no son los causantes de la crisis, del desempleo ni de la falta de trabajo digno; en cambio, son sus primeras víctimas.


Consideramos que es necesario, que es nuestra responsabilidad, empezar a desmontar los rumores de los que se alimenta el racismo. Los inmigrantes no son los causantes de la crisis, del desempleo ni de la falta de trabajo digno; en cambio, son sus primeras víctimas. La actual llamada crisis económica la han causado los mercados y las élites económicas. No hay relación directa entre ayudas sociales e inmigración: Euskadi concentra el 40% del total de las prestaciones sociales de naturaleza económica del Estado, sin embargo, el porcentaje de población inmigrante es solo de un 6,8% ¿Cómo se explica el tan famoso efecto llamada en las ayudas? y quizás la pregunta más interesante es porque  la población autóctona de Euskadi cree que la cantidad de población extranjera  es muy superior a la existente; casi el triple de la que hay en realidad. ¿Qué intereses hay detrás de esta sobrerrepresentación de la población migrante?

Las personas migrantes en Euskadi suponen el 6,8% de la población y el perfil tipo es de las mujeres latinoamericanas dedicadas al cuidado de la casa y de las personas. Las personas migradas facilitan que las autóctonas puedan mantener niveles altos de bienestar; mientras que ellas se enfrentan a una doble discriminación como extranjeras y como mujeres. Muchas de ellas, empleadas en la economía sumergida, en uno de los sectores laborales más invisibilizados como es el trabajo doméstico, están padeciendo una alarmante precarización de sus condiciones laborales y sin derechos con los que defenderse, se quedan expuestas a todo tipo de abusos.

Estamos lejos de erradicar la lacra social del racismo y la xenofobia, aunque hay datos esperanzadores: según datos de Ikuspegi (el Observatorio Vasco de Inmigración) en 2012 un 11,6% de la población pensaba que la población inmigrante era un problema para la CAV, mientras que en 2013, el porcentaje se redujo a un 7,2%. A pesar de la diaria e interesada manipulación que sufrimos desde las diferentes esferas de poder que nos presentan a la población migrante como el origen de todos nuestros males, la sociedad vasca no se les cree y cada vez mantiene una actitud más crítica. Por ello, porque no nos vamos a dejar manipular, y porque queremos vivir en otro tipo de sociedad que se base en la justicia social, hacemos un llamamiento a la manifestación que partirá el viernes 21 de marzo desde la Plaza Arriaga a las 19:00 bajo el lema: 'Derechos para todos y todas: no a la identificaciones racistas”.

Ainhoa Madariaga es miembro de SOS Racismo Bizkaia.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha