Calor, negacionismo e ineptitud