La portada de mañana
Acceder
Europa subordina su política de defensa a la estrategia de la OTAN
El calor extremo de junio abrasa todo el hemisferio norte
OPINIÓN | 'Se apagaron las luces y queda la pobreza', por Esther Palomera
Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos y cartas más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión desde aquíConsulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

Ayuso, la Marimorena

0

Cuenta la tradición madrileña que, a finales del siglo XVI, había una taberna, en la Cava Baja, que era regentada por un matrimonio compuesto por Alonso de Zayas y su esposa María Morena quien, por lo visto, era la que llevaba la voz cantante en las relaciones con los clientes. No queda claro si ‘Morena’ era el apellido o un mote o apelativo (María “la Morena”) que hiciera referencia al posible color tostado de su piel ya que por los dos o tres grabados o dibujos que he encontrado de ella, parece que era más bien rubia, o así la representan.

El caso es que la taberna de María Morena, muy famosa en Madrid, era frecuentada por gentes de muy distinto pelaje social y, por lo que cuentan, la tabernera era una mujer faltona, desvergonzada y muy dada a insultar y descalificar a quien le llevaba la contraria, lo que suscitaba frecuentes polémicas y discusiones en la taberna, porque tenía sus seguidores y sus detractores. Por otro lado, el trato que dispensaba a sus clientes era muy diferente según estos fueran gente de abolengo (altos funcionarios y miembros de la corte), a los que reservaba el mejor vino y las mayores atenciones, o bien gentecilla del populacho, a los que ofrecía el vino de peor calidad y atendía de mala gana y lo paradójico es que muchos de esos pringaos a los que desatendía y maltrataba, eran seguidores y defensores de la tabernera.

Se cuenta que un día acudió a la taberna un grupo de soldados con la paga recién cobrada, que pidieron un buen vino para celebrarlo, algo que les negó María Morena, lo que provocó una tremenda trifulca en la que se repartió leña por todos lados y que acabó en un proceso judicial. De ahí procede la expresión popular “armarse la marimorena”, para hacer referencia a una riña o bronca de grandes proporciones.

En vista de lo relatado, parece evidente que pueden encontrarse bastantes similitudes simbólicas entre María Morena, la tabernera madrileña del siglo XVI y otra madrileña, la actual presidenta del gobierno regional de Madrid, no tabernera, pero sí “tabernaria”, que padecemos 5 siglos después: faltona, desvergonzada, chulesca y dada al insulto a quien le lleva la contraria, además de mostrar su evidente preferencia por las gentes de abolengo, a quienes les baja los impuestos y los ayuda con los servicios privados (sanidad, educación...), mientras desprecia y maltrata al populacho, recortándoles los servicios públicos, con la paradoja de que muchos ciudadanos madrileños de nivel socioeconómico modesto, a los que maltrata con sus políticas neoliberales, aunque cueste creerlo, la defienden y la votan.

Por eso me parece que no es descabellado llamar, a esta insufrible señora, “Ayuso, la Marimorena”.

Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos y cartas más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión desde aquíConsulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

    Autores

Descubre nuestras apps

stats