Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos y cartas más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión desde aquíConsulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

Carta abierta al señor Guilarte

0

Dejé la lectura del artículo de El País de 3 de junio en el punto donde lo dice. Comento hasta el punto donde he seguido su consejo de interrumpir la lectura.

La Política supongo se diferenciarla de la política. Igual La Justicia y la justicia. Importante tener claro el motivo de la distinción para saber cuándo hablamos de la una o de la otra.

Los negociadores de la renovación del CGPJ son políticos; representan a los ciudadanos de donde emana el poder de la justicia como poder del Estado. En cambio los miembros del Consejo representan a la Justicia, con mayúscula; según Ud.

Yo entiendo que los vocales representan a los jueces que realizan la justicia como poder que emana del pueblo; no a la Justicia. Una cuestión de representatividad que no queda clara en su texto.

Ajenidad como cualidad de ajeno (diccionario RAE). Afirmar rotundamente que la Justicia es ajena a la Política, sin mayor justificación, habría que aclararlo.

Interpreto el sentido de estas palabras según mi pensamiento. La lengua española y un poco de filosofía permiten hacer algunas puntualizaciones.

Los sufijos -idad significan abstracción. Una cualidad con exclusión del sujeto (Diccionario de la RAE). La -idad se opone a lo concreto; cualidad aplicada atribuida a un sujeto. Lo concreto individual realiza (hace real la existencia de dicha cualidad) al existir como predicado de un sujeto existente, real.

Los conceptos, concretos o abstractos, no tienen existencia sino en la mente de quienes los piensan. Pertenecen a la realidad pensada; su posible contenido real existe en los sujetos. La real-idad es un abstracto conceptual, según hemos considerado antes; no un sustantivo con capacidad de ser sujeto, aunque no lo usemos así en el hablar común.

La Justicia, pues, con mayúscula, se refiere a un concepto universal, nombre propio que se encuentra fuera de lo real, en la mente de quien lo piensa. La justicia, con minúscula se predica de un sujeto lógico-lingüístico referido a un sujeto real y existente (individuo o acto humano) que tiene la cualidad de ser justo porque es conforme a las leyes. En este caso son las leyes las que hacen posible la justicia, haciendo justos o injustos los actos y a los individuos que los realizan.

Las ideas o conceptos inspiran el modo de pensar y valorar la realidad mundana. En el caso de la Justicia, es la ideología que orienta e ilumina a los individuos que piensan y elaboran las leyes, o las aceptan y votan, según su sentir y moralidad.

Su escrito muestra una independencia judicial absoluta y libre de cualquier condición, en la ajenidad de la Política, como expresamente afirma.

Con estas consideraciones pregunto:

La Constitución Española habla de la Nación española que desea establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía y proclama: ....

¿Se refiere a la Nación española, como concepto de, por ejemplo, una “Unidad de Destino en lo Universal”, tal como lo entienden algunos españoles o, por el contrario, se refiere a los individuos españoles que la votaron y la siguen votando en el mundo real conforme a la política de los tiempos que corren?

Y cuando la Constitución dice: La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado. (Art. 1.2 y 117.1)

¿Hemos de entender la soberanía como Poder Autónomo e Independiente; o como poder que reside en la gente que vota la Constitución y cada cuatro años elige su gobierno y es de ahí de donde emanan los poderes del Estado, el legislativo, ejecutivo y judicial? Tales poderes, con minúsculas, son fruto del devenir político del propio pueblo español que se expresa cada 4 años, conforme a las leyes.

Su artículo habla del Poder Judicial con mayúsculas, sin especificar de dónde proviene esa “mayusculidad” que se otorga frente a los demás poderes del Estado.

Mi opinión creo que está claramente expuesta. Difícilmente nos vamos a entender como ud. mismo expone. Explico así por qué me sentí obligado a dejar la lectura de su artículo.

A mi entender Ud. habla desde la Idea de la Justicia y de la Política que, con todo derecho Ud. tiene, conforme a su ideología y moralidad. Pero eso no vale cuando se habla como Representante de un Organismo colegiado que representa a una comunidad.

Yo, y creo que muchos ciudadanos de España, estamos en desacuerdo con la Política e Independencia con la que Ud. se dirige a los españoles desde sus ideas. Por eso dejé de leer su escrito.

Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos y cartas más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión desde aquíConsulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

stats