eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Sobre el fracaso de la investidura de Pedro Sánchez

Ante el estupor de no haber llegado a ese acuerdo tan esperado como deseado, el electorado reparte culpas y nos hemos hecho todos la misma pregunta

¿Cómo es posible que los dos partidos de izquierda que suman ambos 165 diputados no se hayan puesto de acuerdo?

La CE confía en un "resultado estable" tras fracaso de investidura de Sánchez

EFE

En cualquier país, tras los resultados de cualquiera de las elecciones, todo el mundo a priori da por hechos unos pactos dentro de un espacio común, por proximidad ideológica y por la propia esencia de los partidos que en teoría podrían entenderse para gobernar.

Por el contrario nadie contempla gobiernos de coalición entre partidos divergentes por su ideología, tal como podría ser PSOE+PP, y nadie se lamenta de que éstos no lleguen a acuerdos para gobernar juntos. Es más, el propio electorado afín, lo rechazaría.

En el caso de España, tras los resultados del 28 de abril, todo el mundo ha situado a PSOE y Unidas Podemos en ese escenario de poder entenderse para gobernar juntos, desde el último votante de a pie hasta sus propios dirigentes, pasando por medios de comunicación y resto de grupos parlamentarios. Pero el resultado ha sido el contrario. Como si de dos partidos opuestos se tratara. Como si la concepción de la política y el sentido de estado y de las grandes líneas de actuación de nuestro estado de Derecho fueran en gran parte diametralmente opuestas entre los dos.

Y ante el estupor de no haber llegado a ese acuerdo tan esperado como deseado, el electorado reparte culpas y nos hemos hecho todos la misma pregunta. ¿Cómo es posible que los dos partidos de izquierda que suman ambos 165 diputados no se hayan puesto de acuerdo? Quizás, entonces, la respuesta podría estar en el análisis anterior. No se han puesto de acuerdo porque a ambas formaciones les separa un abismo en la concepción de las auténticas políticas de Estado.

Si lo miramos desde este ángulo, la que tendría todas las de perder sería la formación de Pablo Iglesias, ya que el PSOE y tal como Pedro Sánchez y sus dirigentes han explicado hasta la saciedad, esas líneas tienen que estar en salvaguarda y controladas por quien tiene la responsabilidad de gobernar. Este partido tiene una larga trayectoria como gobernante y tiene claro que no se pueden correr riesgos sabiendo cuál es la visión del otro.

Y por el lado opuesto, Pablo Iglesias, con su corta trayectoria, y sin ninguna experiencia de gobierno, quiere asumir parte de esas competencias y controlar esas políticas, sin dar garantías de que se fueran a respetar esas líneas rojas. Pedro Sánchez ha sido muy claro acerca de cuál es el límite de las concesiones y por qué. Pablo Iglesias también ha sido muy claro en lo que exigía y para qué. Por tanto, el acuerdo, imposible. Y las culpas… que cada uno saque sus propias conclusiones.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha