eldiario.es

9

La ironía de los huelguistas

Señores directivos, ustedes tienen una responsabilidad poco valorada. Les odian y les critican porque no entienden su trabajo. ¿Qué sería de la compañía, en la cual ellos también trabajan, sin su talante negociador? ¿Comprenden estos huelguistas lo que le cuesta mantener a la empresa su ínfimo beneficio? ¿Son capaces de tener algo de empatía? ¿Creerán fácil gestionar, por una parte, lo que se recibe del ayuntamiento, en estos años el 40% más por estar la contrata vencida y, por otra, con el pago de unas nóminas tipo ejecutivo? Es duro ser incomprendido y más cuando se intenta, por todos los medios legales y morales, que doscientos cincuenta trabajadores dejen de sufrir los efectos de una huelga. Ustedes intentan convencerles y cambiar, por su bien, su actitud y los muy desagradecidos no les hacen caso. Estos jardineros sabrán de cortar el césped y podar árboles, pero en cuanto a las cuentas y balances contables deberían dejar a los profesionales como ustedes. ¡Qué sabrán ellos de IPC, poder adquisitivo y demás términos económicos! Jardinero a tus jardines.

Son ambiciosas estas jardineras de Zaragoza. No contentas con tener un trabajo, tienen la utópica pretensión de mejorar sus condiciones laborales y sus altísimos salarios. ¿Tendrá constancia alguna vez la ciudadanía de sus privilegios? Y ustedes intentan a través de los medios de comunicación mostrarlo, pero esos medios hacen mucho más caso a la clase trabajadora. ¡Qué impotencia deben sentir!

Ustedes van con mucha prisa para que doscientas cincuenta familias no tengan la incertidumbre de hasta dónde pueden estirar sus fabulosas reservas bancarias. Intentan, por todos medios conciliadores, evitar la disminución de sus cuentas en paraísos fiscales. Son veintiséis días de huelga absurdos que podrían acabarse si aceptasen sus generosas ofertas.

No hagan caso a El Roto cuando escribió en una viñeta: Los españoles nos entendemos gracias a la incomprensión. Con los Jardineros en Lucha, y además armados con sus chalecos amarillos y trompetillas, no hay manera de entenderse. ¡Acepten sus pretensiones y que se fastidien! No son capaces de reconocer lo más conveniente para ellos. Pero para el próximo convenio que no cuenten con su inestimable sabiduría y, sobre todo, con su comprensión.

La ironía es un arma de doble filo, si no se conoce al que la emplea se le puede volver en su contra. Es una falta de respeto no acudir a negociar cuando unos trabajadores están de huelga con el propósito de mejorar sus condiciones laborales y mejorar el servicio. Ellos no están por placer recorriendo las calles para hacerse oír. Es legítimo y legal. Y tienen, como único objetivo, volver cuanto antes a su trabajo. Ven, señores directivos, este párrafo no tiene nada de ironía. Jardineros en Lucha también la emplean como herramienta reivindicativa. Es lo que tiene la inteligencia.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha