eldiario.es

9

No pido más

Sólo con ver la reacción de los medios de comunicación de la derecha, así como las reacciones de la Bolsa, las organizaciones patronales y los partidos de derecha y de extrema derecha, ante la posibilidad de que se forme un gobierno de coalición entre PSOE y UP, con los apoyos y abstenciones de otros partidos, es suficiente para comprender que nos vamos a tirar cuatro años viendo y escuchando todo tipo de barbaridades.

Ya pasó en la última etapa del gobierno de González y en las dos legislaturas de Zapatero. Si con ellos llovió sobre mojado, con un gobierno PSOE-UP, van a caer chuzos de punta. Tanto, que las televisiones, los periódicos y los diarios hablados de algunas cadenas radiofónicas comenzarán con el parte meteorológico: borrascas, tormentas, chubascos, rayos, truenos y centellas; y después continuarán con lo que ellos llaman editoriales y artículos de opinión, es decir, proclamas repletas de descalificaciones e insultos, al más puro estilo de las dictaduras orgánicas. Lo sabemos, la presión resultará insoportable.

Es una pena, porque la plaza de Colón estará todos los fines de semana abarrotada y no habrá quién pasee por Recoletos. Manifestaciones de fascistas, derechistas, obispos, grandes empresarios. Ah, bueno no, que estos últimos en vez de púlpitos tienen periódicos, radios, cadenas de televisión, editoriales y la posibilidad de plantar en la calle a miles de trabajadores para echar la culpa al gobierno.

Por otro lado, viendo la rapidez con la que tanto los independentistas, como los nacionalistas, algunos de los cuales se dicen de izquierdas, han salido a la palestra a exigir acuerdos de forma taxativa, me hace pensar que de esta forma pueden terminar arruinando la formación del gobierno, y en consecuencia, imposibilitar un posible intento de diálogo y de acercamiento de posiciones. Estos partidos y sus líderes tendrán que valorar que les interesa más, si tensar la cuerda con un gobierno progresista o dialogar con él. Porque si rompen la cuerda, a lo mejor vuelven los del "a por ellos". Y esos sí que no se andan con chiquitas ni con tonterías. A no ser que estos "patriotas” de "izquierda", sean de los que piensa que cuanto peor mejor. Lo de las comillas es por el oxímoron.

Además, algunos deberían tener en cuenta, ya que se proclaman de izquierdas, que antes de atender a las banderas, a las patrias y a las fronteras, se deberían atender las necesidades y las demandas de las clases populares y trabajadoras. Que lo de la Arcadia feliz está muy bien, pero tener un sistema solidario de bienestar que nos acompañe de la cuna a la tumba está mejor. Lo digo como ejemplo. A no ser que piensan que si vivimos en la Arcadia no va a haber capitalismo y por tanto no nos va a hacer falta solidaridad. ¿Ya no se acuerdan del fracaso del socialismo en un solo país?

Pero no sólo por el nacionalismo, el independentismo y los envites de las derechas se puede arruinar un posible gobierno progresista. La presión también procede de las fuerzas propias. Para los desmemoriados, les recomiendo una reflexión sobre aquella frase que decía: "Entre todos la mataron y ella sola se murió".

A modo de ejemplo diré que me ha parecido lamentable que al coro de la derecha antipacto, se hayan unido personas de peso de las propias filas del PSOE. Que Felipe González afirme que como muchos jóvenes, él siente orfandad representativa, no deja de ser llamativo. A lo mejor él tiene las respuestas, tanto por lo que hizo cuando estuvo al frente del gobierno y del partido, como por lo que no hizo. Aunque bastaría con recordarle que una de las causas de la huelga general del 14 de diciembre de 1988, fue precisamente su política de empleo juvenil.

De todas las maneras, en el supuesto de que se llegase a formar gobierno, a sus responsables les pediría pedagogía y explicaciones para hacernos entender las causas de que no se avance tan rápido como nos gustaría, para hablarnos de cuáles son los obstáculos y los problemas, y también para volver a atraer a los ciudadanos, que siendo de izquierdas, han abandonado el compromiso porque se han sentido decepcionados en algún momento con las políticas, las declaraciones o los hechos de las organizaciones de izquierda. Vamos que nos digan la verdad por amarga que resulte. Esto hará que la acción del gobierno cuente con el respaldo mayoritario de las clases populares y trabajadoras. Un respaldo necesario que no sólo se consigue por la vía del trabajo cotidiano y constante de inscritos, afiliados, militantes y ciudadanos conscientes y luchadores, sino que también se consigue con la complicidad, la solidaridad y el apoyo entre las fuerzas de izquierda.

Que se haya firmado un acuerdo programático, no significa que de aquí a dos días vayamos a vivir en el Paraíso. Al contrario, significa que el camino va a estar plagado de problemas y éstos no se resuelven ni con gritos, ni con demandas radicales. Se resuelven con diálogo y con ganas de llegar a acuerdos. Acuerdos que no siempre cumplen nuestras expectativas al cien por cien, pero que suponen subir un pequeño escalón y que nos deben hacer tener en cuenta que, a veces, es mejor subir ese pequeño escalón que despeñarnos por el precipicio, simplemente por haber intentado escalar la montaña sin las suficientes herramientas.

Como ciudadano de izquierdas, les pediría a los partidos, sindicatos y organizaciones de izquierda que trabajen y unan esfuerzos para lograr pequeños avances en todas las áreas posibles. El acuerdo firmado entre PSOE y UP es suficiente. No se trata de firmar un mamotreto de doscientas páginas. Me basta con que se aplique los diez puntos de dicho acuerdo. No pido más.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha