eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Vivir la historia cubana

2015 será el año para convertir la esperanza en más equidad

2015 será el año para convertir la esperanza en más equidad

Increíble, milagroso, inesperado, asombroso… No han faltado adjetivos para calificar lo que ha representado el miércoles 17 de diciembre para Cuba. La fecha entró en la historia como la réplica latinoamericana de la caída del muro de Berlín, según comentaba Pepe Mujillo, el Presidente uruguayo. Esta relación de vecindad hostil, marcada por el férreo bloqueo, se presentaba como uno de los últimos vestigios de la guerra fría. Y el deshielo no se imaginaba para mañana. Las relaciones entre ambos países parecían congeladas e insensibles al cambio climático que afecta tanto a la isla como al rumbo de la potencia mundial. Las posiciones de ambos países se veían inamovibles a pesar de los ruidos y rumores que corrían.

Sin embargo, desde hace un año, tras el apretón de manos de Obama y Raúl Castro durante el funeral de Nelson Mandela se anticipaba un cambio. Varias señales este año han demostrado que “algo se movía” en torno a la percepción de la política de EEUU hacia Cuba, entre otras las declaraciones de varias personalidades políticas como Hilary Clinton, los artículos del New York Times comentados por Fidel, y varias visitas de empresarios y altos representantes del movimiento cooperativista estadounidense en Cuba. Pero nadie se imaginaba que el desenlace iba a ser tan veloz.

Vivo en la isla desde hace más de un año, y en varias ocasiones, conduciendo a lo largo del malecón me he sentido desplazado en el tiempo, protagonista de una película tecnicolor de espionaje y amor de los 60. El 17 de diciembre, me sentí a la vez en el corazón de Cuba, de la historia del continente americano, y de la vida de cada persona de mi equipo. Tuve la sensación de vivir plenamente el presente. Las intensas emociones que me generaban las conversaciones que he tenido con cubanas y cubanos que me contaron trozos de sus historias en cada etapa de la Revolución, del auge azucarero al periodo especial y luego de estos últimos años de “actualización”, fueron superadas por lo que sentí en aquel momento.

Estaba en el patio de mi casa en compañía del equipo de Oxfam en Cuba celebrando con lechón, arroz congri, y cervezas el buen trabajo realizado en el 2014. Con más de 21 años, el programa de Oxfam en Cuba, modesto en su tamaño, ha hecho contribuciones importantes en las distintas etapas de la cooperación con la Isla. El 2014 fue un año intenso, lleno de aprendizajes. Un año que en un momento tomaba otra perspectiva. Ese momento en el que se anunciaba la liberación de los 3 presos en EEUU y el Presidente Raul Castro emitía su discurso.

Con la radio en el patio inundado de sol, todo el equipo sentado alrededor de las mesas escuchó religiosamente las palabras articuladas con solemnidad por Raúl. En las miradas y los brillos de los ojos, en los gestos de las manos, se transmitía mucha emoción. Los aplausos espontáneamente reventaron con la noticia de la restauración de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos. Se oyeron gritos y manifestaciones de alegría en las casas vecinas. Vivir ese momento ha sido vivir la historia cubana.

Sabemos que esta decisión fundada sobre una relación de “respeto” solo es un primer paso, pero tiene un enorme peso simbólico. Sabemos también que si bien hay medidas concretas que acompañan esas declaraciones, no van a beneficiar de la misma manera a toda la ciudadanía. Sabemos que en Estados Unidos habrá muchos obstáculos y que el escepticismo es latente de ambos lados.

¿Si este cambio supone un paso más para pacificar las relaciones entre naciones del continente, que podrá cambiar para el trabajo de Oxfam y de sus socias y aliadas cubanas? Difícil de contestar ahora. Será necesario monitorear el proceso, pero es posible que suponga acceder a fondos de EEUU para apoyar proyectos humanitarios e iniciativas de desarrollo, tener mayores acercamientos e intercambios con la sociedad civil de Estados Unidos, y en definitiva, desenclavar la isla y poder conectarse aún más con el continente. 2015 será el año para convertir la esperanza en más equidad y desarrollo inclusivo sostenible. Lo que sin duda quiere el pueblo de Cuba.

 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha