eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un juez castiga el último intento de resucitar en los tribunales los bulos sobre el 11-M

Obliga a la AVT y a otra asociación de víctimas próxima al PP madrileño a pagar la defensa del exjefe de los Tedax y una perito

El juez resalta la connivencia de la querella con la campaña de las "terminales mediáticas" de la teoría de la conspiración

Acudieron al juzgado al día siguiente de que se archivara una denuncia con los mismos indicios, recogidos en un libro de la editorial de El Mundo

66 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Catorce organizaciones de víctimas rechazan la sentencia del TEDH

Las portavoces de las víctimas del terrorismo en un acto en el Congreso

El último intento por resucitar en los tribunales los bulos sobre el 11-M no ha salido gratis. Un juez de Madrid ha dictado que la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M y la presidenta de ésta última, María Ángeles Domínguez, deben abonar los gastos de defensa del excomisario jefe de los Tedax Juan Jesús Sánchez Manzano y de una perito de esa especialidad policial, a los que denunciaron basándose en el contenido de un libro publicado por la editorial de El Mundo.

El titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Madrid, Ramiro García de Dios, considera que los denunciantes han incurrido en “abuso de demanda” y “fraude de la ley procesal” al basar su querella en hechos que ya se determinó en una resolución judicial anterior que no eran "constitutivos de delito alguno, ni contener el libro aportado notitia criminis alguna".

El juez considera “cosa juzgada” la denuncia de las asociaciones de víctimas y Domínguez en un auto en el que rechaza reabrir una causa que ya sobreseyó, deniega la personación de las citadas asociaciones e inadmite el recurso contra esa decisión. “La apreciada temeridad habrá de aparejar a las entidades y persona física la imposición de las costas procesales causadas, si las hubiere, y la imposición de abono de los honorarios de la representación y defensa de don Juan Jesús Sánchez Manzano y la perito Tedax número 16.732”, afirma García de Dios en el auto al que ha tenido acceso eldiario.es.

En la resolución razonada, que tiene fecha de 11 de julio, el juez realiza una descripción cronológica del intento de los demandantes por resucitar judicialmente el bulo de la utilización de dinamita marca Tytadine en los atentados de los trenes, el falso hecho con el que los autores de la teoría de la conspiración intentaron introducir la tesis de la participación de ETA en la masacre.

Todo comienza con la presentación de una denuncia ante el citado juzgado por parte del partido Alternativa Española (AES). Dos semanas después, García de Dios archivó el caso y el 6 de julio el auto devino firme. Al día siguiente,  la AVT, la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M y Domínguez optaron por presentar otra denuncia en los juzgados de Plaza de Castilla.

Al juez García de Dios no se le escapa la relación de estas denuncias con la “campaña” desplegada por los medios de comunicación que crearon la teoría de la conspiración y que aún en la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero intentaban mantener viva la misma. “Resulta necesario resaltar la fecha de la querella de 7 de julio de 2009, por su proximidad a la denuncia de 4 de junio de 2009, y la presentación y publicación del libro ‘Titadyn’, y la campaña desencadenada por terminales mediáticas sobre el atentado terrorista del 11 de marzo de 2004”, asegura en el reciente auto.

La segunda querella fue a caer por reparto en el juzgado de Coro Cillán, la magistrada que ahora cumple una condena de 15 años de inhabilitación por un delito de prevaricación, al beneficiar al dueño de una discoteca que era amigo suyo. Cillán admitió a trámite la misma y pidió al juzgado número 6 las diligencias abiertas, pero Sánchez Manzano y la perito recurrieron. La Audiencia Provincial de Madrid archivó el caso por ser “cosa juzgada”, pero la asociación de Domínguez y la Unión de Oficiales de la Guardia Civil presentaron recurso ante el Tribunal Supremo, que confirmó íntegramente el fallo de los jueces de Madrid.

Fue en este punto donde entró la AVT, que pidió el 1 de abril de 2013 personarse en las actuaciones del juzgado número 6. Lo mismo hicieron la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M y su presidenta, María Ángeles Domínguez, después de haber sido abortado su primer intento a través del juzgado de Coro Cillán. Desde entonces, el juzgado número 6 ha estudiado la querella, incorporando las resoluciones de la Audiencia de Madrid y del Tribunal Supremo, así como las del Juzgado número 43, solicitando el posicionamiento de la Fiscalía y de la representación de los querellados.

"Aspirantes a detentadores de la verdad"

Ahora, García de Dios rechaza todas las pretensiones de los querellantes, apreciando en ellos “temeridad manifiesta”. El magistrado evita entrar en las conjeturas contenidas en el libro 'Tytadin'. “Tampoco corresponde a quien resuelve la tarea de desvelar bulos y teorías sobre conspiraciones, máxime cuando la verdad judicial ya quedó establecida en la sentencia de la Audiencia Nacional, que enjuició los atentados terroristas del 11-03-2004, y de la sentencia de la Sala Penal del Tribunal Supremo, y por ello los aspirantes a detentadores de una invocada verdad real no pueden ser objeto de la presente resolución”, afirma en el auto.

María Ángeles Domínguez es víctima directa de los atentados del 11-M. Su asociación fue creada con una relevante aportación de fondos y proyección política y mediática suministrada también por el PP madrileño, cuando apenas sumaban tres familias afectadas, y ante el peso que estaba adquiriendo la Asociación Afectados 11-M, que aún lidera Pilar Manjón. La AVT está presidida por Ángeles Pedraza, madre de una joven que falleció en los atentados de los trenes. La AVT nunca se ha desmarcado claramente de las teorías conspirativas sobre el 11-M bajo el argumento de que los atentados “siguen sin resolverse”.

Por su parte, el comisario Sánchez Manzano se convirtió en el centro de las teorías conspirativas por las decisiones adoptadas durante la investigación de la masacre. Fue acusado de difundir en un primer momento que la dinamita era Tytadin, utilizada habitualmente por ETA, de haber mentido en la comisión de investigación sobre la composición del explosivo, e incluso de “ocultar” y “falsear pruebas”, cuestión esta que archivó el Tribunal Supremo en febrero de 2012. Recientemente ha publicado un libro en el que acusa a El Mundo de "ayudar" a los terroristas con la difusión de bulos sobre el 11-M.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha