eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

El Congreso cambiará las reglas del juego parlamentario sin esperar a la investidura

La reforma abordará modificaciones en las sesiones de control para que el Gobierno no sepa con anterioridad sobre qué se le va a preguntar, mayor facilidad para crear comisiones de investigación y un nuevo reparto de los turnos en los debates

El PSOE ofreció a Podemos cambios en las normas para buscar soluciones alternativas a la exigencia de cuatro grupos parlamentarios 

Ciudadanos presenta este viernes su propuesta, con la intención de mejorar la transparencia de los gastos de la cámara 

El presidente del Congreso, Patxi López, dispuesto a iniciar los trabajos en comisión a lo largo de la próxima semana

Podemos y Ciudadanos renuncian a tener coches oficiales del Congreso

Imágen del hemiciclo durante la sesión de constitución del Parlamento EFE

Las normas de juego del Congreso ya no sirven y para cambiarlas no hace falta esperar por la investidura de un presidente. En este punto parecen coincidir las principales formaciones que obtuvieron representación parlamentaria el pasado 20D. El Congreso tiene la capacidad de cambiar sus normas sin que ningún otro poder del Estado intervenga en la configuración de las mismas. Los cambios que se adopten tendrán un efecto inmediato. El presidente del Congreso es quien convoca la comisión del reglamento y, según fuentes parlamentarias, lo hará tan pronto lo permita el calendario.

El reparto político generado tras las elecciones del 20D tendrá como resultado cambios de calado en una institución con frecuencia criticada por su opacidad. La última reforma data de 2012, aunque en 2015 se intentó un nuevo cambio, bloqueado por la cercanía de elecciones y la imposibilidad de acuerdo entre PP y PSOE.

Ahora todos parecen dispuestos a empujar la redacción de nuevas reglas del juego. El primer partido en presentar su propuesta será Ciudadanos. Los de Rivera lo harán este viernes en una rueda de prensa en la que explicarán sus líneas básicas y prioridades de cara a esa reforma. Ciudadanos quiere incidir en dar mayor transparencia a los gastos y cuentas que controla la cámara. Hasta la fecha, la opacidad es máxima ya que los diputados no tienen mayor obligación que presentar una declaración de bienes cuando entran y otra cuando abandonan el hemiciclo; con frecuencia son cuatro años sin obligación de actualizar ni uno solo de los datos económicos de sus señorías.

Tampoco es sencillo conocer qué gastos generan los grupos parlamentarios ni cuánto, a dónde y a qué precio viajan los parlamentarios sufragados por el dinero de todos.

En medio de los pactos  

La posibilidad de reforma coincide con el momento de pacto que tiene como principales protagonistas a PSOE y Podemos. El negociador socialista, Antonio Hernando, ofreció a los de Iglesias solucionar en la reforma del reglamento su reivindicación de crear tres grupos de confluencias, además del suyo propio. Esa negociación encalló con estrépito y con Patxi López como presidente del Congreso. Ahora, el PSOE quiere resucitar en ese debate la posibilidad de acuerdo.

Los socialistas barajan la posibilidad de modificar las normas que rigen el funcionamiento del grupo mixto para modificar los tiempos de debate y los medios con los que cuentan los diputados incorporados en él. Se pretende evitar la actual situación en donde un grupo mixto con cuarenta diputados convertiría a cada una de las formaciones que lo integren en siglas de segunda a efectos de presencia parlamentaria. Otra de sus propuestas es dotar de mayores facilidades para la convocatoria de una comisión de investigación parlamentaria.

Adiós a las hordas de asesores

Una de las modificaciones que más va a trastocar la dinámica parlamentaria afecta a las sesiones de control. El PSOE está decidido a imponer por la vía del reglamento una suerte de 'sesión de control a ciegas'. La idea, ya planteada en 2015, consiste en que los miembros del Gobierno no conozcan las preguntas que se les van a hacer con anterioridad durante el arranque de las sesiones de los miércoles. 

Con el sistema actual, cada vez que un ministro tiene que acudir a la sesión de control, previamente ha tenido a sus asesores trabajando en la redacción de respuestas tipo para evitar un traspié durante el enfrentamiento verbal. Con el actual sistema es imposible que los 'redactores de respuestas' sigan prefabricando la voz del Gobierno desde los despachos de los ministerios. 

Además, el nuevo modelo acerca la sesión de control mucho más a la actualidad informativa. En el supuesto de que un escándalo relacionado con el Gobierno salga a la luz un martes, el miércoles el presidente podría estar obligado a responder sobre él sin conocer exactamente el contenido concreto de las preguntas.

Nada de estos cambios está cerrado por ahora pero PSOE, Podemos y Ciudadanos coinciden en muchas de las propuestas de regeneración. La formación que preside el parlamento tiene un interés especial por dar impulso a los cambios sin esperar a la investidura de presidente. En el PSOE quieren dar la imagen de que este parlamento ya sirve para hacer cosas y alejar, de paso, el fantasma de una nueva convocatoria electoral.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha