eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Ilustraciones para escapar de la realidad


Lo han dicho en las noticias

Lo han dicho en las noticias

Lo han dicho en las noticias. Hay que abandonar el planeta. La crisis lo ha arruinado todo. La gente se agarraba a lo que fuera para escapar. Los satélites lanzaban cables a sus familias y amigos para que pudieran subir. Elqueama se sentó en una esquina de Malasia y empezó a meditar. Al cabo de tres días, tres mirlos amarillos se posaron en su cabeza. Uno traía una ramita de olivo, otro un billetito de mil pesetas (?) y el tercero una lombriz blanca. La lombriz dijo: en cuanto se hayan ido todos, empezamos de nuevo. Sí dijo Elqueama.

Mariano no le tenía miedo a la tormenta

Mariano no le tenía miedo a la tormenta

Mariano no le tenía miedo a la tormenta pero aquel rayo le asustó. Fue cegador y vino acompañado de un chasquido como si se hubiera roto el cielo. Luego sonó un trueno gigante y empezaron a caer chuzos de punta. No. Eran hombres. Personas como tú y como yo. Caían como muñecos. Mariano se refugió en el porche de su palacio para que no le cayera ninguno encima. Pero el charco de gente empezó a subir y tuvo que gatear por la glicinia para no ser engullido. Mariano no sabía qué hacer, allí subido. ¿Qué se puede hacer cuando llueve de esa manera? No se oía ni un ruido. Tampoco se oían voces. Nadie gritaba. Sólo llovía y llovía gente, sobre un silencio espeso, nacido del rayo y el trueno. (¿Dónde está Elqueama?)

Hoy venían los del banco

Hoy venían los del banco

Hoy venían los del banco a desahuciar a los del tercero. Los del quinto estaban en la terraza esperándolos. Ahí están. Entran en el portal, pulsan el botón 3A y, sin que nadie sepa por qué, estalla una sirena muy fuerte, como de bombardeo de guerra, y los edificios empezaron a vomitar gente por todos sus huecos, ventanas y balcones. El cielo se llenó de un nuevo tipo de aves. Los del quinto pensaron que debían incorporarse a la fiesta. Y saltaron. ¡Sííííí! ¡Qué gusto estar en las nubes y encontrarse con los vecinos y no tener que pagar la hipoteca ni la luz ni el gas ni el transporte público! Ni siquiera necesitábamos comer. Éramos como ángeles. No había crisis. Ni bancos. Todo era amor y risas. Sólo algunos se quejaban. Es que no hay fútbol. (¿Dónde está Elqueama?)

Hoy Julieta ha venido del colegio

Hoy Julieta ha venido del colegio

Hoy Julieta ha venido del colegio diciendo que había visto gente hundiéndose en las calles. Todos nos hemos reído. Estábamos cenando. La verdad es que hundir nos estamos hundiendo todos, pero... Pero ella ha seguido. Otros salían del suelo, amontonados, pisándose, haciendo equilibrio. Esto no es sostenible, esto no es sostenible, decían. Esta vez no nos hemos reído. Nos quedamos con la mirada fija en la sopa. Julieta no puede haber visto eso. Y tampoco puede inventarse algo así. ¿Es que no vemos lo que pasa? ¿O el que no ama no ve? Julieta dio un grito y se tiró de la silla y salió corriendo y llorando. Pero nadie se movió. Seguimos con la mirada en la sopa. ¿es que nos estamos hundiendo y por eso llora Julieta? (¿Dónde está Elqueama?)

Yo estaba en Berlín

Yo estaba en Berlín

Yo estaba en Berlín cuando el euro se derrumbó. Los alemanes caminaban como sonámbulos por las calles heladas. Otra vez el mundo nos derrota. El mundo no nos quiere. Yo pensé en lo mío. Y lo dije. Nada sale bien sin amor. Sin amor estamos perdidos. Uno me miró con furia. No entiendo español, dijo. Y siguió su camino, con la cabeza en los pies. (¿Dónde está Elqueama?)

Cuando Arantxa salió de la oficina

Cuando Arantxa salió de la oficina

Cuando Arantxa salió de la oficina la calle estaba llena de gente. Todas las calles estaban abarrotadas. No se podía andar. Y todo el mundo pedía perdón. Perdón, perdón, perdón. Perdón por lo que yo haya podido hacer para que ETA mate. Y también los de ETA pedían perdón. En voz baja, como si rezaran. Perdón, perdón, perdón. Cuando Arantxa consiguió llegar a su casa, oyó en la tele que una ola de perdón había inundado el mundo. ¿Cómo puede ser eso? El mundo está loco. Se tiró en el sofá. Cerró los ojos. Estaba agotada. Y en ese mismo momento empezó a sentir un fuego, una llama de amor que brotaba de su pecho hacia los cojines del sofá, hacia la luz de la lámpara, hacia los que hablaban en la tele, hacia los políticos corruptos, hacia los niños que mueren en las guerras... Definitivamente, el mundo está loco. (¿Dónde está Elqueama?)

Esta mañana en el metro se nos apareció la prima de riesgo

Esta mañana en el metro se nos apareció la prima de riesgo

Esta mañana en el metro se nos apareció la prima de riesgo. Y pudimos ver su verdadero rostro. Frívolo, cruel, avaricioso, feo. Inmediatamente sentimos que había que acabar con ella, que no tenía función ninguna en nuestro mundo, y nos lanzamos a darle patadas y puñetazos y le mordíamos los tobillos y le tirábamos a la cara los móviles y las tarteras y los zapatos de tacón, hasta que la judía veneciana se cabreó y empezó a darnos palazos con su herramienta de amontonar dinero y, bueno, os parecerá un poco cómico, pero acabamos llorando sobre la vía, y ¡venía en metro! (¿Dónde está Elqueama?)

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha