eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Fez se soñó andaluza en la noche inaugural del Festival de músicas sacras

- PUBLICIDAD -
Fez se soñó andaluza en la noche inaugural del Festival de músicas sacras

Fez se soñó andaluza en la noche inaugural del Festival de músicas sacras/ Foto: Ágata Fornós

La ciudad de Fez, capital espiritual de Marruecos, se soñó andaluza durante una noche para la inauguración del Festival de músicas sacras, en el que el flamenco y la música marroquí de tradición andalusí se dieron la mano para cantar juntos al Dios de las religiones monoteístas.

En esta 19 edición, bautizada precisamente "Fez la andaluza", la velada inaugural fue concebida en torno a un verso del místico de Al Andalus Ibn Arabi, "El amor es mi religión", toda una declaración de principios en tiempos de intolerancias espirituales.

Bajo el impresionante marco de las puertas meriníes de Bab al Makina, el espectáculo dirigido por el bailaor Andrés Marín con música de Abdesalam Jalufi trajo a escena a sesenta artistas de varios géneros, entre ellos las cantaoras Carmen Linares y Tomasa "La Macanita", la argelina Cherifa y algunas estrellas nacionales como Baha Ronda y Maruan Hajji.

En lo que quiso ser un recorrido musical por el espíritu de Al Andalus, subieron a escena cantantes y músicos bereberes, árabes, flamencos y judíos sefardíes, para representar el espíritu de tolerancia de lo que los árabes consideran su edad de oro.

En un lado del escenario se situó un grupo flamenco; frente a ellos una orquesta tradicional marroquí de música andalusí, pero se echó en falta un mayor diálogo musical entre estos dos mensajeros de Andalucía, la mítica y la moderna, ya que cada grupo interpretó por separado sus propias piezas con poca interacción.

Uno de los momentos más hermosos de la noche fue cuando tres mujeres cantantes -la cristiana Macanita, la musulmana Cherifa y la judía Françoise Atlan- entonaron juntas, y sin que el público moviera una ceja, "La ilah ila Allah" (No hay más Dios que Alá), la profesión de fe del islam.

Claro que el público no era precisamente de clases populares, sino que reunía a todo el glamour de Marruecos, con la esposa del rey Lala Salma a la cabeza y con varios ministros del gobierno, más cientos de espectadores llegados de Francia y España.

El broche final del concierto lo puso un grupo de cantantes sufíes, sentados en el suelo, inmaculadamente vestidos de blanco, que balanceaban su cuerpo mientras entonaban hipnóticamente el nombre de Alá.

El concierto de hoy, y el programa del festival en general, es toda una muestra de tolerancia en unos tiempos en los que ganan terreno las lecturas más estrictas de la religión musulmana y en los que los salafistas -enemigos del sufismo- cobran visibilidad en todo el mundo islámico.

Entre los "platos fuertes" del festival de este año figura el guitarrista Paco de Lucía, que tocará el próximo domingo, y la rockera estadounidense Patty Smith, llamada "la musa del punk", un síntoma de que el concepto de "música sacra" es interpretado cada vez con mayor generosidad.

Claro que siempre hay en la semana que dura el festival sitio para cantos más claramente religiosos, y en este año habrá conjuntos de gospel americano, de ortodoxos griegos, de budistas de Bután o de monjes arameos sirios.

En esta 19 edición, el festival -que siempre ha tenido un carácter elitista para el público marroquí- se abrirá a las calles de Fez, según anunció su director, Fawzi Skalli, y habrá conciertos y espectáculos gratuitos en jardines y palacios de la ciudad.

Skalli quiere que durante una semana Fez se vista de andaluza y saque brillo a toda su "herencia española": no en vano, las expresiones más refinadas de la cultura marroquí, ya sea en arquitectura, música, gastronomía o artesanía, son las que llevan "andalusí" por apellido y fueron traídas por los árabes y judíos expulsados de España desde 1492.

Javier Otazu

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha