eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Horacio Cartes y el desgaste del poder, cuando no se ostenta

Horacio Cartes y el desgaste del poder, cuando no se ostenta

Horacio Cartes y el desgaste del poder, cuando no se ostenta

Asunción, 18 ene (EFE).-El expresidente Horacio Cartes está viendo mermado su poder dentro del gobernante Partido Colorado ante la fuga de aliados de peso que han abandonado su movimiento para integrarse en el otro sector del oficialismo, el que lidera el mandatario de Paraguay, Mario Abdo Benítez.

Ese corrimiento se está dando cuando el conservador partido se encuentra todavía sumido en una crisis interna debido al enfrentamiento entre Honor Colorado, el sector de Cartes, y Colorado Añetete, de Abdo Benítez.

Y cuando ambas sensibilidades se encuentran en la fase de preparación de las candidaturas para las elecciones por la Presidencia del partido, en 2020, que en la actualidad ostenta Honor Colorado.

Pedro Alliana, internado en Brasil desde hace semanas por una enfermedad, es el actual presidente del partido.

Han sido necesarios algo más de cuatro meses desde que Abdo Benítez asumiera la Presidencia, tras ganar las generales de abril, para que brotaran las primeras deserciones en Honor Colorado hacia Colorado Añetete.

Las más importantes hasta el momento se produjeron hace una semana cuando tres influyente nombres del "cartismo" en interior del país, con presidencia en sus respectivas gobernaciones departamentales, anunciaron que dejaban Honor Colorado para sumarse a Colorado Añetete.

Se trata del gobernador del departamento de Itapúa, Juan Alberto Schmalko; del de Misiones, Carlos Arrechea; y del de Caazapá, Pedro Verón.

A ello ha seguido un trasvase esta semana por parte de varios presidentes de las seccionales del departamento de Central, el más poblado de Paraguay, y cuya gobernación recae en Hugo Javier, de la corriente de Cartes.

Desde el "abdismo" no se descarta un éxodo en todo regla hacía esa facción, que paradójicamente podría llevar a la paz interna en el centenario partido, fracturado en esos dos sectores.

Un enfrentamiento que se originó tras la frustrada renuncia de Cartes a la Presidencia para postular como senador, un escaño que obtuvo en los comicios de abril.

En mayo, varios senadores, algunos de Colorado Añetete, propiciaron la falta de quórum en el Senado alegando que la Constitución establece que un exmandatario solo puede ser senador vitalicio, no electo.

Y en julio, durante el juramento de los senadores, Cartes fue excluido de esa lista de legisladores por el entonces presidente de la Cámara Alta, Fernando Lugo, con el argumento de que no podía jurar como senador siendo presidente, cargo que dejó en agosto tras cinco años al frente del Ejecutivo.

El escaño de Cartes fue ocupado por Rodolfo Friedmann, de Colorado Añetete y uno de los colorados más beligerantes con Cartes.

A ello siguió el anuncio de Honor Colorado de conformar una bancada propia en el Congreso, al margen de la de Colorado Añetete, además de acusaciones de traición al "abdismo", en base al apoyo personal de Cartes a la campaña presidencial de Abdo Benítez.

La nueva tesitura plantea novedades de cara a las elecciones internas de 2020, en las que se decidirá la presidencia de la formación y de las autoridades de las comisiones seccionales del país.

Semanas atrás, Honor Colorado sugirió que Cartes podría presentarse a la Presidencia de la formación, a la que llevó al Gobierno en 2013.

En Colorado Añetete barajan candidaturas como las de Nicolás Duarte, presidente de Paraguay entre 2003 y 2008.

Sin embargo, Cartes no se ha pronunciado en público sobre sus intención de retornar a la política, a la que llegó de forma tardía para presentarse como la baza del coloradismo en aquellas elecciones.

Cartes tiene además pendiente la citación ante la comisión parlamentaria creada para investigar las actividades en Paraguay del cambista brasileño Dario Messer, buscado por la Justicia paraguaya y la de su país por supuestas operaciones de lavado de dinero.

El exmandatario, que es amigo personal de Messer, solicitó declarar por escrito ante esa comisión, lo que fue rechazado por la misma y elevado a un juzgado, que resolvió que debe de comparecer a una nueva citación.

Representantes de Honor Colorado aseguran además que hay una persecución política a Cartes desde esa comisión, que está presidida por Friedmann, el senador que ocupa el escaño en el que no se pudo sentar el exmandatario.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha