eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Inician la última fase del juicio de la matanza en la cárcel brasileña de Carandirú

- PUBLICIDAD -
Inician la última fase del juicio de la matanza en la cárcel brasileña de Carandirú

Inician la última fase del juicio de la matanza en la cárcel brasileña de Carandirú

La última fase del juicio por la matanza de 111 reclusos a manos de la Policía ocurrida en octubre de 1992 en el presidio Carandirú de Sao Paulo fue iniciada hoy en un tribunal de esa ciudad brasileña.

En esta fase se sientan en el banquillo quince exagentes del Comando de Operaciones Especiales (COE) por su supuesta responsabilidad en el asesinato de ocho reclusos en el tercer piso del pabellón nueve del penal, en la que supuso la más grave matanza carcelaria de la historia de Brasil.

El inicio de la sesión de hoy se atrasó varias horas debido a que no se presentó a tiempo un testigo de la defensa, según informó el Tribunal de Justicia de Sao Paulo.

Una vez que el testigo fue localizado por los agentes de la justicia, la sesión comenzó con el sorteo de los jurados, compuesto por seis hombres y una mujer.

Esta fase del juicio fue iniciada en febrero pasado, pero se suspendió indefinidamente por el abandono de la causa de uno de los abogados.

El proceso fue dividido en cuatro fases, una por cada uno de los pisos del presidio donde los uniformados, con el objetivo de aplacar un motín, tirotearon a los presos en los pasillos y en sus propias celdas.

En las tres fases que han sido juzgadas, han sido hallados culpables 58 policías, cada uno de los cuales ha sido condenado a penas de entre 96 años y 624 años de prisión.

El responsable de dirigir la operación policial, el coronel de policía Ubiratan Guimaraes fue juzgado en 2001 y condenado a 632 años de cárcel, pero fue absuelto cinco años después en segunda instancia y murió a los pocos meses en extrañas circunstancias.

Cuando ocurrió la masacre, Carandirú era la mayor cárcel de Brasil, con cerca de 8.000 internos, y era considerada por organizaciones de derechos humanos como la mejor muestra de las graves deficiencias del sistema penitenciario de Brasil.

Después de la matanza, surgió en el interior de las cárceles paulistas el Primer Comando de la Capital (PCC), la mayor organización criminal de Brasil que aún actúa desde las prisiones.

La prisión fue cerrada en 2002 y, después de su derribo, el lugar fue convertido en un parque público.

El caso fue llevado al cine a través de la galardonada película "Carandirú", del director argentino Héctor Babenco.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha