eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Pablo Iglesias y Alberto Garzón negocian el encaje de candidatos de IU en una lista común

Los principales escollos: Podemos debe figurar en el nombre de las papeletas, el alcance territorial de la confluencia

Garzón aceptaría encabezar una lista unitaria en Málaga si se cumplen otras peticiones

José Luis Centella, secretario general del PCE, asegura que el partido "está plenamente integrado en la estrategia de confluencia y de unidad popular" defendida por Garzón y aprobada en los órganos de la coalición

177 Comentarios

Garzón rechaza la oferta de Pablo Iglesias de ir en la lista de Podemos

Iglesias y Garzón, en una reunión que mantuvieron el pasado mes de junio.

"Yo podría no ser el candidato si la gente lo decide. No hay ningún miedo". Las palabras que pronunció Alberto Garzón el pasado mes de junio cuando lanzó su propuesta de unidad popular toman hoy más valor que nunca. El candidato de Izquierda Unida a la Presidencia del Gobierno está dispuesto a no encabezar una lista en las elecciones generales de diciembre por Madrid. Eso sí, también como expuso en su día, siempre que la decisión se produzca en el marco de un proceso participado y con la mayor amplitud territorial posible. En caso contrario, Garzón dijo que saldría "a competir" con Pablo Iglesias. Tanto IU como el PCE han ratificado en sus órganos esta estrategia. Y mantienen su vigencia.

Estas son las bases que el propio Garzón ha expuesto al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante las conversaciones informales directas e indirectas que han mantenido durante el mes de agosto, según múltiples fuentes próximas a ambas formaciones. Iglesias, por su parte, le ha reiterado sus propias líneas rojas. Las mismas que Podemos ha venido reiterando desde hace meses: marca propia en las papeletas, descarte de "sopa de siglas" y pactos territorio a territorio.

Pese a lo distantes que podrían resultar las posiciones, se han producido avances en las conversaciones. Iglesias y Garzón han insistido en multitud de ocasiones en público en las bondades del otro. Incluso cuando el nivel de las declaraciones públicas del líder de Podemos contra IU era más alto ("pitufo gruñón", les llegó a llamar), Iglesias siempre tenía buenas palabras para el diputado malagueño. No en vano, le ofreció, en público y en privado, incorporarse a las primarias de Podemos.

A lo largo del mes de agosto, ambos líderes han constatado la necesidad de articular un método para que haya listas unitarias sin que los miembros de IU tengan que pasar por el amargo trago de someterse a los procesos internos de un partido ajeno. Lo que empezó siendo una excepción pensada para las comunidades históricas (Catalunya, Galicia, Comunidad Valenciana) puede extenderse a otras regiones, principalmente Madrid, Aragón y Andalucía, tal y como informaba eldiario.es la semana pasada.

La 'playlist' de Madrid

No se trata solo de buscar acomodo a Garzón, sino de intentar que la suma de ambos multiplique allí donde los datos aseguran que es posible, según fuentes de la dirección de IU.

Los resultados electorales del 24 de mayo constataron un retroceso muy importante para Izquierda Unida incluso allí donde mayor presencia histórica ha tenido. El paradigma fue la ciudad de Madrid, donde la organización concurrió en dos listas y con un duro enfrentamiento público. En las autonómicas los resultados fueron muy pobres, salvo en Asturias. Para Podemos, la cosa fue mucho mejor, sin que el partido haya podido acariciar el poder de forma directa.

Las encuestas posteriores hicieron saltar las alarmas en ambos partidos, sobre todo en IU. En el peor de los escenarios, la coalición fundada en 1986 podría quedar fuera del Congreso. O con un testimonial diputado al que en esta ocasión no se podría sumar lo que consiga ICV en Cataluña, donde sí habrá confluencia pero cuyo efecto aún no recogen las encuestas.

Hay provincias, aseguran en IU, donde la concurrencia de ambos partidos juntos les harían situarse como segunda opción. Y a la hora del reparto de diputados, esta cuestión no es baladí. Y aunque fuentes de ambos partidos aseguran que la cuestión de los nombres vendrá al final, es imposible que surja el debate sobre el puesto que cada uno ocupará en la papeleta.

Tradicionalmente, los partidos de ámbito nacional han presentado por Madrid a su principal candidato. En el caso de IU, así lo recogen los estatutos. Los documentos de Podemos no son tan explícitos al respecto pero el deseo de los principales líderes es ir en esa lista.

Aquí se presenta el gran escollo. Si mantener la marca es la principal línea roja de Podemos, un anatema, y los ganadores de las primarias quieren ocupar el puesto que les corresponde, ¿cómo encajan Alberto Garzón y demás candidatos de IU? ¿Quién le cedería su puesto? En una lista cremallera en la que habría que incluir a nombres como Iglesias, Errejón, Alegre o Mayoral, ¿qué se considera un puesto que asegurara presencia en el Congreso?

Así surgió la opción de Málaga, que este domingo publicaba El Mundo. Alberto Garzón ya fue candidato por su provincia en 2011 y, aunque su organización no contaba con el escaño, lo logró. De momento es eso, aseguran varias fuentes muy próximas a Garzón, una opción que entroncaría con el espíritu de la frase que pronunció en junio y que abre esta información. Pero antes, dicen, "hay mucho de lo que hablar".

Diferencias en IU y apoyo del PCE

La opción defendida por Alberto Garzón es mayoritaria en IU, al menos así lo demuestran las votaciones en los distintos órganos. Tampoco nadie presentó una alternativa cuando el diputado malagueño se presentó a las primarias internas del pasado mes de febrero. Esto no quiere decir que no haya reticencias, algunas de gran importancia.

La primera fue la del todavía líder de la coalición, Cayo Lara. Aunque finalmente se ha sumado a las tesis de Garzón, Lara recela profundamente de una estrategia que cree que, en el fondo, implica la desaparición de IU como tal. El coordinador ya demostró durante la campaña del 24M su desacuerdo dando su apoyo expreso a la candidata de IUCM, pese a que los órganos de su partido habían desautorizado dicha candidatura.

También ha mostrado su oposición pública el predecesor de Lara, Gaspar Llamazares. El coportavoz de Izquierda Abierta está de acuerdo con pactar con Podemos, pero defiende que se haga a escala nacional, manteniendo ambas marcas y con un formato de coalición electoral. Algunas federaciones también han mostrado sus reticencias a un pacto asimétrico como el que plantea Podemos.

Una situación similar se produce en el PCE, el principal partido que integra IU: hasta ahora, el líder de la coalición siempre ha sido un destacado militante del partido comunista. Sus órganos han aprobado declaraciones y documentos que se compadecen punto por punto con los de IU: mismos puntos a favor y mismas advertencias sobre la escala del proyecto unitario.

El secretario general del PCE, José Luis Centella, asegura a eldiario.es que la formación que dirige "está plenamente integrada en la estrategia de confluencia y de unidad popular" que ha definido Garzón y ratificado IU. Centella desmiente la información que publicó ayer El Mundo según la cual buena parte del partido rechaza la confluencia en los términos en los que se está discutiendo. El también secretario de la Presidencia de IU recuerda que ambas organizaciones han ratificado la estrategia "por amplia mayoría".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha