eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Ya nadie apoya a Rato en el PP: solo Aguirre defiende al exvicepresidente

El partido se limita a "acatar" la decisión del Supremo de confirmar su condena y sus dirigentes esquivan las preguntas sobre él

"No comentamos las decisiones judiciales. Nosotros miramos al futuro", asegura Casado, que en 2015 consideraba que Rato "hizo una gran labor como ministro" 

Aznar también ha tratado por todos los medios de desmarcarse de Rato, al que hace dos semanas deseó "todo el bien posible"

Rato afirma que no ha decidido aún si recurrirá al Constitucional la sentencia de las 'black'

El exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato.

El PP ha borrado de su memoria a Rodrigo Rato tras la ratificación por parte del Tribunal Supremo de la condena al exvicepresidente económico del Gobierno a cuatro años y medio de prisión en el caso de las tarjetas black. Solo Esperanza Aguirre ha salido en defensa del que también fue director del Fondo Monetario Internacional (FMI), únicamente para decir que le da "mucha pena" la sentencia del alto tribunal. Los dirigentes conservadores han esquivado en los últimos días las preguntas sobre Rato. Este viernes, el líder del partido, Pablo Casado, se limitaba a señalar: "No comentamos las decisiones judiciales. Nosotros miramos al futuro".

Los populares evitan valorar la inminente entrada en la cárcel del que fue uno de sus principales líderes entre 1987 y 2004, al que alabaron durante años por considerarlo el gurú del crecimiento económico en España y a quien José María Aznar estuvo a punto de nombrar como sucesor para presidir el partido, aunque finalmente eligió a Mariano Rajoy.

La única personalidad del PP que ha salido en defensa de Rato ha sido Aguirre, que ya no ostenta ningún cargo orgánico en la formación conservadora. "Me da mucha pena esta sentencia que implica cárcel por 90.000 euros… Y no sé si las cárceles están para 90.000 euros que se han devuelto", aseguraba este viernes en una entrevista en Telemadrid

Aguirre se desvinculaba de la decisión de situar a Rato al frente de Caja Madrid, un puesto que ella quiso dar a su entonces número dos Ignacio González aunque se encontró con la oposición de Mariano Rajoy. El presidente del partido, que acababa de perder las generales por segunda vez, eligió a Rato y ganó esa batalla interna a la entonces todopoderosa presidenta del PP de Madrid.

El resto de los dirigentes populares que han sido preguntados por la situación de Rato en las últimas horas han repetido las mismas palabras una y otra vez: respetan todas las sentencias judiciales y no las comentan. El secretario general del partido, Teodoro García Egea, insistía en esa misma idea: "Acatamos todas las sentencias judiciales". Y fuentes de la dirección nacional del partido consultadas por eldiario.es expresamente para conocer la postura oficial de los conservadores acerca de la condena a Rato remarcaban: "El PP acata todas las sentencias judiciales". No añadían nada más.

Este silencio contrasta con las alabanzas que durante años le dedicaron los líderes del partido a Rodrigo Rato, que está a punto de ingresar en la cárcel por apropiación indebida y se encuentra además imputado por las irregularidades en la salida a Bolsa de Bankia –banco que él mismo creó a raíz de la transformación de Caja Madrid y que presidió entre 2010 y 2012–. Un juzgado de Madrid le investiga también por blanqueo de capitales y delitos fiscales.

Un ejemplo a seguir para Rajoy

En plena campaña electoral para las generales de 2008 que finalmente ganó el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero, el entonces candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, recibía el respaldo de Rato en un acto en Barcelona. El dirigente conservador le agradecía su presencia alabando su trayectoria en el Ejecutivo de Aznar: "Yo voy a hacer una política económica como la que hizo Rodrigo Rato en ocho años", anunciaba el entonces máximo dirigente de los populares tres años antes de llegar a la Moncloa. Una vez salieron a la luz las irregularidades del que fue uno de sus amigos personales Rajoy optó por el silencio cada vez que se le preguntaba por él.

Justo cuando se conoció que la Agencia Tributaria sospechaba de los movimientos del exvicepresidente, en 2015, el hoy líder del PP, Pablo Casado, entonces portavoz del Comité de Campaña Electoral del partido, destacaba el trabajo realizado por Rato en el Gobierno de Aznar: "Hizo una gran labor como ministro y como representante de España en el FMI y, evidentemente, para el partido no es una buena noticia que se publique que tiene algún problema en cuanto a la regularización de su patrimonio". 

El líder del PP ha tratado desde entonces de desvincular al expresidente de Bankia del partido. "En caso de que hubiera habido una irregularidad sería un dinero procedente de su familia, es decir, también particular: eso no tiene responsabilidad política", aseguraba hace tres años. Ahora, cada vez que Casado alaba la gestión económica de los gobiernos de su partido, evita mencionar a Rato.

Aznar hizo a Rato portavoz de Alianza Popular en el Congreso de los Diputados en 1987, un cargo que mantuvo tras la transformación de AP en el PP, hasta 1996, y quien le nombró vicepresidente económico de sus gobiernos. Hace dos semanas, el expresidente del Ejecutivo ensalzaba en el Congreso la valía de su Consejo de Ministros durante su comparecencia en la comisión sobre la financiación ilegal del PP. Pero Aznar hizo todo lo posible por desmarcarse de Rato, al que deseó "todo el bien posible" en las investigaciones de hechos que, subrayó, ocurrieron después de que el exvicepresidente saliera de su Ejecutivo. 

La comparecencia de Aznar reveló la soledad de Rato, que ni siquiera puede contar con el respaldo de su mentor político al menos públicamente. 

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha