eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Pujol aseguró ante el juez que no regularizó su fortuna en el extranjero "por miedo"

El expresidente de la Generalitat aseguró ante el juez que tenía miedo más que "a un 23F", al impacto mediático derivado de la regularización: "Sólo hace falta ver lo que ha pasado en los últimos seis meses"

Pujol concretó que el legado de su padre Florenci era de 140 millones de pesetas, aunque insistió que desconocía cómo aumento hasta 500 millones o en qué cuentas y países estaban depositadas

Pujol, a la juez: "Yo no quería saber porque siempre me dio miedo el tema"

Pujol, a la juez: "Yo no quería saber porque siempre me dio miedo el tema"

El expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol, insistió este martes ante la juez que siempre se desentendió de los fondos ocultos en el extranjero para no dañar su imagen pública, dada su historia y lo que "había representado" para Catalunya: "Yo no quería saber porque siempre me dio miedo el tema".

En la declaración íntegra de Pujol ante la juez que investiga el origen de su fortuna, a la que ha tenido acceso Efe, el expresidente catalán sostiene que desconocía el origen de los fondos que supuestamente su padre legó a sus hijos, su evolución y las circunstancias de la regularización, por su voluntad "radical" de permanecer al margen del asunto.

Esta fue la versión a la que se aferró el expresidente durante la vista, ante la sorpresa de la jueza, que en una ocasión le preguntó si se daba cuenta de que había estado 24 años sin regularizar el dinero. "No era miedo a que hubiera un 23F", espetó Pujol. Lo que según él le daba miedo era más bien el impacto mediático de la regularización: "Sólo hace falta ver lo que ha pasado en los últimos seis meses. Y no hace falta argumentar nada más", concluyó.

En todo momento, el expresident se refirió al dinero de su padre Florenci como un "legado" que le dejó, en ningún caso una herencia: "Podríamos decir que era un rinconcito en términos populares, o una hucha, pero la hucha no sería para hacer dinero", afirmó. Tras la insistencia del juez, Pujol reveló que se trataba de 140 millones de pesetas en dólares, que al repartirse en las cuentas de su mujer y sus hijos a partir de 1992 -ya con todos mayores de edad- alcanzó los 500 millones, aunque Pujol aseguró que lo desconocía.

En este sentido, Pujol afirmó una y otra vez a la magistrada que nunca desde que delegó la gestión del legado en Deflí Mateu, un hombre de su "confianza absoluta", supo cuanto dinero había ni en qué cuentas o países estaba. Mateu, que había sido consejero de Banca Catalana, se hizo cargo de esa "hucha" casi hasta su muerte, en 1989, y le sucedió Joaquim Pujol, primo hermano del expresident.

Pujol, oxidado y sin audífonos

La declaración, en la que Pujol confesó estar "acatarrado y oxidado" y en la que tuvieron que repetirse algunas preguntas porque se había dejado los audífonos con que mitiga su sordera, rozó algunos momentos de tensión cuando interrogaba el fiscal Anticorrupción Alejandro Luzón, que le reprochó su falta de concreción y su "irresponsabilidad" por no preocuparse de la evolución de la fortuna oculta.

La magistrada interrogó a Pujol también por la investigación por blanqueo de capitales que, según supo a través de un oficio de la Interpol, había abierto un juez de Liechtenstein, a lo que el expresidente responde, en una frase que repite hasta en tres ocasiones: "No he tenido ni tengo cuentas en el extranjero", "le digo una cosa con toda rotundidad y bien breve, no tengo ninguna cuenta en Liechtenstein".

Sin los papeles del legado

El expresidente reconoció ante la juez que no dispone de "ningún papel" que acredite el origen de su fortuna oculta y admitió que la carta de su padre que demostraría que procede de un legado tiene "valor relativo" porque, pese a ser manuscrita, no está firmada.

Pujol se remite a una carta que su padre Florenci envió a su esposa, Marta Ferrusola, en la que su progenitor se comprometía a adoptar "decisiones para asegurar el futuro" de sus nietos y su nuera. "Es un escrito que no está firmado, quiero decir, tiene un valor relativo. Es un manuscrito, eso sí. No sé qué valor tiene", reconoce Pujol, que explica que esa carta, que la familia no ha aportado al juzgado, está en posesión de Marta Ferrusola.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha