eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Sandinistas celebran el "repliegue" sin su fiesta previa en Nicaragua

- PUBLICIDAD -
Nicaragua paralizada por la protesta contra el presidente Daniel Ortega

Nicaragua paralizada por la protesta contra el presidente Daniel Ortega

La celebración del "repliegue", una de las fiestas más importantes del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua, se realiza hoy sin la fiesta previa que acostumbra cada año, en un día en que los nicaragüenses cumplen un paro nacional contra el Gobierno.

Por primera vez en 39 años la carretera a Masaya, que sirve de escenario para el "repliegue", una caminata de 29 kilómetros, permanece en un silencio que es únicamente interrumpido por el motor de algunos vehículos que se desplazan en ella, algo extraño en una vía donde circulan unos 250.000 automóviles por día.

En las horas previas al "repliegue", que va de Managua a Masaya, únicamente pudo observarse un ambiente algo festivo en una rotonda ubicada en el kilómetro 14, donde una bandera gigante de Nicaragua dio paso a numerosas banderas rojinegras del FSLN.

El extraño silencio que precedió al "repliegue" era de esperarse, ya que coincidió con un paro nacional de 24 horas, el segundo desde que estalló la crisis el 18 de abril pasado, que comenzó este mismo viernes en protestar contra el presidente Daniel Ortega.

El paro fue convocado por una gran alianza cívica y ha sido secundado tanto por empresarios como trabajadores, comerciantes, estudiantes, campesinos, profesionales, productores, entre otros sectores.

La calma previa también se explica en que el "repliegue" esta vez no será una caminata sino una caravana de automóviles protagonizada principalmente por empleados del Estado, y sin la garantía de la presencia de Ortega, aunque se anunció que estaría.

Otro aspecto que redujo la algarabía fue el hecho de que el Gobierno no divulgó la ruta del "repliegue", y se teme que, de ingresar a Masaya, causaría enfrentamientos entre oficialistas y la población indígena de Monimbó, que ha jurado boicotear la fiesta sandinista si su territorio es "violado" por el presidente, al que consideran un "dictador".

El "repliegue" se celebra en honor de un éxodo de pobladores de Managua hacia Masaya el 27 de junio de 1979, que en realidad se trató de una táctica guerrillera que ayudó a derrocar al dictador Anastasio Somoza Debayle el 19 de julio del mismo año.

Nicaragua vive una situación tensa desde el estallido social del 18 de abril pasado, que ha dejado al menos 351 muertos según cifras de organismos humanitarios locales, además de miles de heridos y cientos de desaparecidos.

Tanto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como la Oficina Regional para América Central del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), han responsabilizado al Gobierno de Ortega por graves violaciones a los derechos humanos.

La CIDH ha señalado "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias cometidos en contra de la población mayoritariamente joven del país", lo que el Gobierno de Nicaragua rechaza.

Distintos sectores de la sociedad nicaragüense han solicitado a Ortega la renuncia y elecciones anticipadas. A la petición electoral se unió el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, iniciaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años consecutivos en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha