La portada de mañana
Acceder
La presión de las comunidades aboca a España a un nuevo estado de alarma
Juan Carlos Campo: "Si nos sentamos con voluntad renovaremos el CGPJ"
Opinión - Hay vida detrás del ruido, por Rosa María Artal
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Cae uno de los mayores "telecoca" con 2.000 clientes y 200 repartos diarios

La Policía Nacional desmantela un “telecoca” que contaba con un call center para atender a sus más de 2.000 clientes.

EFE

Madrid —

0

La Policía Nacional ha detenido a 28 personas al desmantelar en Madrid un "telecoca", en una de las mayores operaciones realizadas contra esta modalidad de venta de droga a domicilio, que tenía una estructura empresarial con una cartera de más de 2.000 clientes y 200 repartos de media al día.

La Policía ha dado a conocer este miércoles el resultado de esta investigación, que se inició en febrero del 2019 y finalizó el 9 de junio con 21 registros simultáneos en diferentes puntos de la capital y la participación de más de 250 agentes de la Policía Nacional.

De los 28 detenidos el 90 por cien son de nacionalidad colombiana que habían exportado el modelo de venta droga del país latinoamericano. El Juzgado de Instrucción número 13 de Madrid ya decretó el ingreso en prisión de los cuatro líderes de la organización.

Se intervinieron más de 85.000 euros en efectivo, casi cuatro kilos de cocaína, 1.300 dosis preparadas para su venta, 10 motocicletas, decenas de terminales móviles, y efectos relacionados con la venta de la droga, básculas de precisión, envoltorios y precintos.

La organización disponía de estructura empresarial en cuanto a los repartos de tareas en la organización, regalos de fidelización a los clientes, compromisos en cuanto a plazos de entrega y garantías de calidad.

Habitualmente distribuían la droga en motocicletas financiadas por la organización pero en ocasiones utilizaban el transporte público para lo encargos.

La organización criminal giraba entorno a dos "call center", situados en Las Tablas y en Cuzco, donde se encargaban de recibir los pedidos de las dosis de cocaína a través de centralitas telefónicas y de coordinar el resto de la estructura criminal.

Una vez recibido el pedido, 25 suministradores distribuidos por 8 zonas de toda la ciudad llevaban al domicilio o lugar de trabajo la dosis encargada.

Incluso, en algunas circunstancias dejaban la droga debajo del felpudo o en el cuarto de basuras, como ha explicado en una rueda de prensa Juan Miguel Hernández, Inspector Jefe del Grupo Operativo de Investigación Zonal de Madrid.

Su mayor pico de ventas lo consiguieron el día de Nochevieja con 500 repartos, según ha detallado el comisario jefe de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado de Madrid, José Antonio Rodríguez San Román.

HORARIOS DE TRABAJO Y VACACIONES

Los distribuidores acumulaban unas ganancias de 6.000 euros al mes por realizar estas actividades y tenían un horario de trabajo de lunes a viernes de 11 a 24 horas y los fines de semana hasta la una de la madrugada.

También tenían dos días libres semanales y vacaciones remuneradas.

Desde la organización vigilaban el buen trabajo de estos empleados, que en algunas ocasiones intentaron quedarse con las dosis o clientes y fueron "sancionados" con el despido o reducción de sus ingresos.

A partir del inicio del estado de alarma establecieron una red de puntos de contacto en supermercados próximos al lugar de residencia de los encargados de la distribución. "Os recomiendo que aprovechéis para desintoxicaros", llegaron a escribir a sus mejores clientes.

Sin embargo, la organización fue variando con el paso de las fases de la desescalada ya que "daban paseos con ropa deportiva" cuando se permitía hacer deporte y ahora ya habían recuperado su distribución normal.

CONOCIDOS POR EL BOCA A BOCA

Elaboraban todas las monodosis, de un precio de 60 euros, con el mismo precinto como "marca de calidad" de la organización, que periódicamente facilitaban a los repartidores en función de la estudiada estadística sobre el volumen de ventas.

La forma con la que captaban a los clientes era por el "boca a boca" y se da la circunstancia que algunas de estas personas eran turistas que llegaban a la capital, porque la red incluso repartía en hoteles.

Desde el inicio de su actividad delictiva los investigadores calculan que han suministrado 45 kilos de cocaína por importe de 2 millones y medio de euros. 1011563

Etiquetas
Publicado el
17 de junio de 2020 - 13:16 h

Descubre nuestras apps

stats