La portada de mañana
Acceder
Exclusiva - Amazon utilizó a un hombre de Villarejo para espiar a sindicalistas
Buscar la vacuna sin cobrar por ello: "Lo fácil sería dejarlo todo"
Opinión - Cuatro estúpidos y la ilustrada de Ayuso, por Esther Palomera
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

El diálogo de paz regresa a territorio libio tras 18 meses de duros combates

El diálogo de paz regresa a territorio libio tras 18 meses de duros combates
Trípoli —

0

Trípoli, 2 nov (EFE).- El diálogo de paz auspiciado por la ONU retornó hoy a Libia tras casi dos años de parálisis y 18 meses de combates entre el las milicias adscritas al Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por la ONU en Trípoli (GNA) y las fuerzas lideradas en el este por el controvertido mariscal Jalifa Hafter que causaron más de 2.000 muertos, una cuarta parte de ellos civiles.

Representantes del Comité Militar conjunto 5+5 iniciaron la tercera ronda de negociaciones, esta vez en la ciudad de Ghadamés, situada en la frontera con Argelia y Túnez, en presencia de la representante especial interina de la ONU para Libia, Stephanie Williams.

La primera se celebró a principios de octubre en la ciudad costera egipcia de Hurgada y desembocó en un acuerdo para estabilizar el frente de batalla, situado en el la línea que une la localidad costera de Sirte y el oasis de Al Jufra, así como en la reapertura de las conexiones aéreas y terrestres.

La segunda tuvo lugar la semana pasada a la ciudad suiza de Ginebra, y sirvió para que ambas partes pactaran un frágil alto el fuego, el tercero desde que en abril de 2019 Hafter, tutor del gobierno no reconocido en el este y el hombre fuerte del país, levantara un cerco a la capital tras conquistar el sur.

"El objetivo es consolidar el alto el fuego y avanzar en la creación de distintos comités que permitan acelerar los acuerdos" de cara a la reunión más amplia que se prevé celebrar el próximo 9 de noviembre en Túnez, explicaron hoy a Efe fuentes de la ONU.

"La idea es conseguir estabilizar el país para relanzar un proceso político que permita celebrar elecciones y formar un nuevo gobierno de unidad", precisó a Efe, por su parte, un diplomático árabe que participa en el actual esfuerzo de paz.

Antes de iniciar la ronda en Ghadamés, Williams se entrevistó con el vicepresidente del Consejo Presidencial del GNA, Ahmed Mai'tig, con quien analizó los pasos necesarios para salir de la parálisis y colocar el conflicto libio en el camino hacia la solución política.

CONTACTOS DIPLOMÁTICOS

El simbólico retorno de la negociación a suelo libio coincidió con esfuerzos diplomáticos a alto nivel en Catar y en Turquía, los dos principales apoyos del GNA.

En el rico emirato del golfo Pérsico, el presidente del Consejo Supremo de Estado, un organismo consultivo salido del fallido proceso de paz tutelado por la ONU en 2015, Jaled al Mishri, analizó las perspectivas del diálogo con el ministro catarí de Asuntos Exteriores, Mohammed al Thani, quien según la prensa local le expresó el apoyo de Doha al alto el fuego acordado en Ginebra.

Catar se ha convertido en los últimos meses en uno de los pilares militares y financieros del GNA, que tras cinco años de existencia no ha logrado aun extender su autoridad en el país ni controlar las decenas de milicias que dominan la capital y las ciudades del oeste.

La opción de convocar elecciones también centró la visita que durante el fin de semana realizó el presidente del citado Consejo Presidencial, Fayez al Serraj, a Italia y Turquía, convertida en un actor esencial.

FRAGIL ALTO EL FUEGO

La intervención de Turquía, único país que ha admitido haber desplegado tropas al oeste de Libia, y el envió de más de más de 10.000 mercenarios sirios reclutados, armados y transportados por Ankara, cambió el abril el curso de la guerra y obligó a las tropas de Hafter a retirarse de la capital y retroceder al eje Sirte-Al Jufrah, pese al apoyo de soldados de fortuna rusos y sudaneses.

Desde entonces, tanto el presidente rudo, Vladímir Putin, como su colega turco, Recep Tayeb Erdogan, han mantenido un diálogo paralelo al margen de la ONU, sin respaldar de forma clara el alto el fuego pactado en Ginebra y que exige entre otras medidas la salida de todos los mercenarios extranjeros.

La tregua ha sido criticada, igualmente, por líderes militares en el oeste, que se niegan a negociar con Hafter, mientras que éste no se ha pronunciado sobre al misma.

La semana pasada, y al tiempo que Williams se felicitaba por el acuerdo, que incluye la suspensión de los pactos de colaboración militar con los distintos países, los ministros de Defensa del GNA y de Turquía firmaban un acuerdo para ampliar su cooperación.

"Rusia y, sobre todo, Turquía han invertido mucho tiempo, pero también dinero en Libia como para quedarse ahora fuera de juego. Tienen muchos e importantes intereses estratégicos y han cerrado acuerdos a los que no van a renunciar. Es necesario que la ONU entienda eso si quiere que este nuevo esfuerzo culmine en éxito", aseguró hoy a Efe un diplomático europeo en Túnez.

Mohamad abdel Kader

Etiquetas
Publicado el
2 de noviembre de 2020 - 20:04 h

Descubre nuestras apps

stats