Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Exdirector de Mossos habría dimitido antes de pedir desobediencia al cuerpo

EFE

0

El exdirector de los Mossos Pere Soler ha asegurado este jueves que desde el Govern de Carles Puigdemont no le pidieron que hiciera "ningún acto ilegal" y que habría dimitido si le hubiesen mandado que ordenara al cuerpo que desobedeciera los mandatos judiciales para impedir el 1-O.

En un tenso interrogatorio durante unas dos horas por parte del fiscal Miguel Ángel Carballo, en el juicio por rebelión en la Audiencia Nacional, Soler ha señalado que el gobierno catalán tenía clara la posición de los Mossos d'Esquadra, de que cumplirían los mandatos judiciales, y que no tuvieron nunca la voluntad de pedirles que desobedecieran, por lo que su labor para evitar el 1-O fue "ingente".

El exalto cargo del ejecutivo catalán, que afronta una petición de 11 años de cárcel, ha alegado que él no podía responder por las decisiones de sus superiores jerárquicos y ha defendido que "en ningún momento" se le pidió que hiciera "nada ilegal" en el marco de sus competencias como director de la policía.

El fiscal le ha preguntado si se planteó dimitir como su antecesor, Albert Batlle, al constatar que el gobierno de Puigdemont iba a tirar adelante con el 1-O pese a que la cúpula de los Mossos alertó de los riesgos que ello suponía para el orden público.

"Yo no lo hago (dimitir) porque nadie me pide que realice ningún acto ilegal. Si alguien me pide que ordene a los Mossos que desobedezcan, yo hubiese dimitido. Nadie me lo pide. No era la voluntad del Govern pedírselo", ha exclamado.

El exdirector de los Mossos, que no estuvo en el centro de mando (CECOR) el 1-O, ha explicado que el mayor Josep Lluis Trapero -que también afronta una petición de 11 años de cárcel-, le comentó que había pedido una reunión con el conseller Joaquim Forn y con el presidente Puigdemont -que se celebró el 28 de septiembre- para alertar de los riesgos de mantener el referéndum ilegal.

"No era un secreto", ha dicho, que los Mossos estaban en contra de que se celebrara el 1-O, ha indicado Soler, que ha insistido que desde el ejecutivo catalán nunca se les pidió que estuvieran a favor del referéndum ni que desobedecieran las instrucciones de Fiscalía y de los jueces para impedirlo.

El fiscal ha inquirido entonces si preguntó a Trapero por la respuesta que les dio Puigdemont en su reunión del 28 de septiembre, en la que, según los mandos de los Mossos, el expresidente se negó a dar marcha atrás y mantuvo la convocatoria del referéndum ilegal.

"¿Cómo voy a preguntar yo lo que ha dicho el president? No me corresponde a mí entrar ahí. ¿Cómo voy a pedir yo al presidente que no celebre el referéndum si soy un alto cargo del Govern? El aceptaría las consecuencias, la posición del Govern es pública, notoria", ha replicado.

"Pedirme a mí que yo desautorice al president, en un gobierno normal no tiene cabida. Es mi superior jerárquico, yo soy un alto cargo del Govern. En ningún momento dentro de mis competencias se me dijo que hiciera nada ilegal", ha puntualizado.

El teniente fiscal ha pedido explicaciones a Soler sobre por qué había menos agentes de los Mossos desplegados para impedir el 1-O -fueron unos 7.500- que para garantizar la seguridad en unas elecciones -unos 10.000 en las del 21-D-.

Soler ha argumentado que en unas elecciones ordinarias se deben activar a más agentes porque se tienen que establecer turnos de ocho horas que incluyan un permiso de cuatro horas para que los mossos puedan ejercer su derecho a voto, lo que no contemplaron el 1-O, al tratarse de un referéndum ilegal.

Carballo ha inquirido entonces a Soler si los agentes no podría haber hecho un "sacrificio" para desplegarse más horas o con más efectivos el 1-O. "Lo hicimos ingente (el sacrificio)", ha zanjado Soler, visiblemente irritado.

Posteriormente, a preguntas de su abogado, Cristóbal Martell, ha asegurado que el 1-O no ejerció "su derecho al voto" porque consideraba que ese "gesto simbólico" podía "perjudicar" a los Mossos d'Esquadra, ya que, pese a que milita en un partido que impulsó el referéndum ilegal, el PDeCAT, en estos momentos ejercía como director de la policía.

Etiquetas
Publicado el
23 de enero de 2020 - 12:13 h

Descubre nuestras apps

stats