La portada de mañana
Acceder
Cuenta atrás para Madrid: las medidas tienen que tomarse "en las próximas horas"
La división en el CGPJ permitirá nombramientos en el Supremo
Opinión - España, la nuestra, la suya y las cajas de cerillas, por Rosa María Artal
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia Europa Press

Esta información es un teletipo de la Agencia Europa Press y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Exteriores dice que el estado de alarma es más "garantista" que en otros países y niega un uso abusivo

EUROPA PRESS

0

El secretario de Estado de España Global, Manuel Muñiz, no ve motivos "de fondo" para que se rechace la prórroga del estado de alarma, porque es un instrumento similar al que usan otros países europeos para afrontar la pandemia de Covid-19, incluso "especialmente garantista" y porque el uso que se está haciendo de él es "controlado y claramente limitado a la gestión de la crisis".

En vísperas de la votación de una nueva prórroga este miércoles en el Congreso, Muñiz ha explicado que la práctica totalidad de los países que son "de referencia" para España, entre ellos Italia, Bélgica, Francia, Alemania o Portugal, han aprobado "marcos jurídicos especiales" con una u otra denominación.

"Este tipo de instrumentos están aquí para crisis como estas", ha defendido en una entrevista en Antena 3, recogida por Europa Press.

Los instrumentos no son idénticos, y Muñiz ha defendido que el español es "especialmente garantista" porque, a diferencia de otros países, donde las prórrogas pueden aprobarse por decreto, aquí se requiere el aval de las Cortes.

Además, ha defendido que se ha hecho del instrumento "un uso controlado y claramente limitado a la gestión de la crisis", así que no ve "motivos de fondo" para oponerse a la prórroga ni para decir que se esté "abusando del instrumento", o dándole un uso "extraordinario" o que "amenace el marco de derechos y libertades".

Así, ha reiterado el argumento del Gobierno de que los que se oponen al plan son los que deben presentar alternativas, evitando así precisar cuál es el 'plan B' del Ejecutivo para el caso de que no se apruebe la prórroga.

Muñiz ha detallado que Exteriores ha puesto en marcha un 'Observatorio Covid-19' donde va volcando la información de lo que va sucediendo en otros países y cómo actúan frente a la pandemia y hace unas semanas hizo un estudio en profundidad de las medidas adoptadas en Asia (Japón, Corea del Sur, Singapur, Hong Kong).

El análisis mostró que "incluso países que han gestionado bien la pandemia a nivel nacional o doméstico se enfrentan al reto enorme de la gestión de la frontera", porque el objetivo fundamental es evitar la importación de casos, como ha sucedido en Singapur, Corea del Sur o China. Por eso, estos países ha optado por medidas de "frontera severa", por ejemplo imponiendo cuarentenas a los viajeros que ingresan.

La cuestión de las fronteras es importante para España, un país que recibe 80 millones de turistas al año, así que, manteniendo la base de que hay que gestionar las fronteras de forma que se impida la importación de casos, el Gobierno está intentando un acuerdo europeo que permita que las fronteras interiores de la zona Schengen sean "más porosas" que las de los países que "intentan resolver esto solos".

La cuestión de las fronteras, ha reconocido, plantea un "reto estructural", pero el debate tiene como plazo, por lo menos, hasta mediados de mayo, ya que las fronteras exteriores están cerradas hasta el día 15.

En cuanto a la posibilidad de viajar fuera de la zona Schengen en verano, ha dejado claro que dependerá principalmente de las condiciones de riesgo sanitario del país de salida, que a su vez determinarán las restricciones de entrada que impongan los países de llegada. En todo caso, ha avisado de que aún habrá un periodo de "incertidumbre en movilidad internacional".

VALORACIÓN POSITIVA DEL PRIMER DÍA

Muñiz, que forma parte del comité de expertos para la desescalada, ha asegurado que la valoración general del primer día de reapertura limitada de comercios es "bastante positiva", porque se cumplieron en líneas generales las medidas de seguridad e higiene y las garantías.

Sin embargo, ha dejado claro que habrá que esperar dos semanas para evaluar correctamente el impacto de la relajación del confinamiento, porque es el tiempo que hace falta para que se manifiesten los síntomas de nuevos contagios.

Según ha dicho, no sabe exactamente si solo un 20 por ciento del pequeño comercio abrió sus puertas, pero cree que es "una buena señal" que se avance poco a poco porque es importante la "prudencia" y moverse en un "equilibrio".

Preguntado por la intención de la Generalitat de retrasar la entrada en fase 1 de la zona metropolitana de Barcelona, ha señalado que, aunque la unidad de referencia es la provincia, el Gobierno está dialogando con las comunidades autónomas por si hay que aplicar "alguna asimetría geográfica", con criterios epidemiológicos. A su modo de ver, está claro que las ciudades con gran concentración de la población donde ha habido más contagios pueden requerir cierta "granularidad" en la aplicación de las medidas.

Etiquetas
Publicado el
5 de mayo de 2020 - 11:26 h

Descubre nuestras apps

stats