Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Suiza acude a las urnas dividida en torno a su futura relación con la UE

Vista del cartel electoral del conservador Partido Popular Suizo (SVP/UDC), que representa a la inmigración como un pulpo, en las calles de Zúrich, Suiza este viernes. La peculiar democracia de Suiza, donde cuatro partidos de derecha e izquierda gobiernan en coalición desde hace 60 años, celebra este domingo unas elecciones donde la relación con la Unión Europea (UE) y las políticas para luchar contra el cambio climático han presidido la campaña.

EFE

Ginebra —

La peculiar democracia de Suiza, donde cuatro partidos de derecha e izquierda gobiernan en coalición desde hace 60 años, celebra este domingo unas elecciones donde la relación con la Unión Europea (UE) y las políticas para luchar contra el cambio climático han presidido la campaña.

Más de cinco millones de suizos están llamados a las urnas para elegir a los 200 miembros del Consejo Nacional (cámara baja) y los 46 del Consejo de los Estados (cámara alta), en unos comicios donde los sondeos prevén que los conservadores de la Unión Democrática del Centro (UDC) volverán a ser la formación más votada.

Las encuestas vaticinan que en el fragmentado mapa político suizo la UDC del actual presidente, Ueli Maurer, obtenga alrededor de un 27 % de los votos, mientras que el Partido Socialista Suizo de la vicepresidenta Simonetta Sommaruga sea el segundo con un 18 % de las papeletas.

La UDC ha protagonizado un giro populista todavía más a la derecha durante la campaña, con un discurso crecientemente nacionalista y enfrentado a la UE en un momento de difíciles negociaciones entre Berna y Bruselas en torno a un acuerdo que adapte el conjunto de sus acuerdos bilaterales a la evolución del derecho europeo.

La UDC ha llegado a mostrar en polémicos anuncios electorales a la Unión Europea y a los partidos más propensos a aumentar su relación con ella como gusanos ansiosos de devorar una manzana, a modo de metáfora de la Suiza de Guillermo Tell.

"Somos críticos con el posible tratado con la UE, porque puede desmantelar los pilares del éxito de Suiza como país independiente y más competitivo en innovación que otros países europeos", destacó a Efe el secretario del grupo parlamentario de UDC, Andreas Ott.

En el otro extremo, los socialdemócratas señalan que no se puede dar la espalda a una UE que rodea Suiza y con la que tiene una relación no solo histórica, sino lazos económicos y comerciales irremplazables.

"Tenemos 1,5 millones de personas que pasan la frontera cada día, y hay un intercambio comercial diario de miles de millones de euros, así que simplemente no podemos cerrar nuestras puertas", opinó el diputado socialista Martin Naef, presidente de la única organización política suiza que aboga por el ingreso del país en la UE.

Los otros socios desde hace décadas en el Gobierno suizo, liberales y democristianos, podrían perder votos en unos comicios que según los analistas están más polarizados que en votaciones anteriores y por lo tanto perjudicarán a las formaciones de centro.

Pese a ello, han optado por un discurso enfocado en cuestiones más prácticas para el ciudadano medio, como los crecientes gastos médicos, una de las principales preocupaciones en una Suiza donde la sanidad es privada.

"Hay una enorme expansión de los costes médicos y hay que controlar este problema", señaló a Efe el legislador del Partido Demócrata Cristiano Thomas Egger, quien subrayó que "algunas familias tienen que pagar entre el 10 y el 25 % de sus ingresos para su salud".

La política medioambiental nacional también ha estado muy presente en la campaña, tras un año en el que Suiza se ha sumado con entusiasmo a las movilizaciones estudiantiles contra el cambio climático, y ello hace prever, según los sondeos, un fuerte ascenso de los partidos ecologistas.

Se espera así que el Partido Verde liderado por Regula Rytz alcance más del 10 % de los votos (frente al 7 % de 2015).

Incluso se habla de la posibilidad de que esta formación supere a los democristianos, lo que la convertiría en la cuarta principal fuerza política del país y podría tener consecuencias en la formación del Consejo Federal (Ejecutivo nacional).

La composición de este consejo de siete personas, entre ellas el presidente del país (que rota anualmente entre estos siete consejeros) se decidirá en diciembre, en la primera reunión de las dos cámaras tras las elecciones.

Desde 1959 el Consejo Federal está formado por una gran coalición de conservadores, socialdemócratas, democristianos y liberales.

En la actualidad dos consejeros son conservadores, otros dos socialdemócratas, dos liberales y uno democristiano, aunque los verdes podrían entrar en esta "fórmula mágica", como es conocida tradicionalmente por los suizos, en detrimento de liberales o democristianos.

Suiza es uno de los países más democráticos del mundo, con referendos convocados cuatro veces al año, pero la frecuente llamada a las urnas paradójicamente va en detrimento de la participación electoral, por lo que se espera que menos del 50 % de los votantes ejerzan este derecho este domingo, algo que viene ocurriendo desde 1975.

Antonio Broto

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats