Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Tensión en la celebración cristiana de Todos los Santos en Francia

Tensión en la celebración cristiana de Todos los Santos en Francia
París —

0

París, 1 nov (EFE).- Cuatro días después del atentado que costó la vida a tres personas en una iglesia católica de Niza y en medio de las restricciones impuestas para detener la pandemia de coronavirus, los cristianos franceses celebraron este domingo de forma muy peculiar la festividad de Todos los Santos.

Los cementerios apenas recibieron fieles, al igual que los templos, por un lado por el temor al terrorismo y por otro a la COVID-19.

El ministro francés de Sanidad, Olivier Véran, además, aseguró en una entrevista con el semanario "Le Journal du Dimanche" que la celebración de Navidad, otro de los momentos importantes del cristianismo, estará muy marcada por la pandemia.

El mensaje garantista del Ejecutivo, que anunció un refuerzo importante del despliegue de fuerzas de seguridad en los templos, no ha calado en el país, sobre todo porque su eficiencia quedó puesta en entredicho con un nuevo ataque registrado este sábado en Lyon.

Allí un arcipreste ortodoxo griego recibió dos disparos de fusil en el vientre por un desconocido cuando se disponía a cerrar su templo, situado en el centro de la tercera ciudad más grande del país.

Aunque por el momento las autoridades descartan el móvil terrorista de esta acción, dejó mal parado el mensaje de seguridad enviado desde las autoridades, que multiplicaron el despliegue militar en las calles y anunciaron un aumento del número de policías y gendarmes, sobre todo en templos y escuelas.

SALTAN LAS ALARMAS

Las secuelas del atentado de Niza se hicieron patentes en el país y enseguida se encendieron las alarmas tras el tiroteo de Lyon, cuyas motivaciones últimas todavía no han quedado esclarecidas. Un sospechoso detenido anoche como presunto autor del tiroteo, fue liberado hoy por falta de pruebas.

En ese contexto, el país acusa la amenaza terrorista en medio de una situación tensa por la pandemia de coronavirus, durante el primer fin de semana del segundo confinamiento que comenzó el pasado viernes.

El atentado de Niza fue el tercero de carácter islamista que sufrió Francia en algo más de un mes, todo ello en medio de un contexto internacional complicado, con manifestaciones contra sus intereses en numerosos países musulmanes.

El presidente francés, Emmanuel Macron, trató de calmar los ánimos con una entrevista a la cadena "Al Jazeera" en la que dijo comprender la cólera de algunos musulmanes con las caricaturas publicadas del profeta Mahoma, pero pidió comprensión con los valores franceses, que priman la libertad de expresión.

"Entiendo que puedan sorprender las caricaturas, pero no aceptaré nunca que se justifique la violencia", afirmó Macron, que acusó a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, de "manipulación".

"Que respete a Francia, a la Unión Europea, sus valores, que no diga mentiras y no insulte", dijo el presidente francés.

"VINO PARA MATAR"

En paralelo, siguieron conociéndose detalles del atentado de Niza, en relación al cual otras dos personas fueron arrestadas, lo que eleva a seis el total, incluido el propio autor de los hechos, que sigue hospitalizado por las heridas sufridas durante su detención y que no ha podido ser interrogado.

En una entrevista publicada por el diario "La Voix du Nord", el ministro del Interior, Gérald Darmanin, consideró que el terrorista vino a Francia con el firme propósito de matar.

Este tunecino de 21 años, identificado como Brahim Issaoui, originario de la región de Sfax, en el centro de de Túnez, llegó a la isla de Lampedusa el pasado 20 de septiembre.

Tras una cuarentena por sospechas de coronavirus y ante la imposibilidad de las autoridades italianas de organizar su repatriación, llegó a la ciudad de Bari (sur de Italia) el 9 de octubre, donde se le perdió la pista hasta su llegada a Francia.

Las cámaras de videovigilancia de Niza le grabaron unos días antes del atentado cerca de la basílica de Nuestra Señora de la Asunción, donde lo cometió.

"Solo llevaba unos días en nuestro territorio. Aparentemente vino para matar. ¿Cómo explicar, si no, que se armara con varios cuchillos nada más llegar?", se preguntó Darmanin.

Etiquetas
Publicado el
1 de noviembre de 2020 - 17:58 h

Descubre nuestras apps

stats