Un viaje por el paisaje de la economía sevillana pre-COVID-19

Euronautas

M. Carmen Delgado

0

En Sevilla, como en cualquier otra ciudad es necesario analizar el patrón de comportamiento de la estructura productiva. Este es un factor determinante de las posibilidades de su crecimiento del que muchas veces se habla y pocas se analiza. Es clave conocer las ramas de actividad más importantes y su evolución, así como la capacidad con la que cuenta para llevar a cabo un cambio estructural que sin duda es un factor indispensable de éxito, en la situación de crisis en la que nos encontramos.

La clasificación que se puede ver en el primer gráfico es clave para conocer la importancia de cada sector de la economía sevillana y está dividida en:

  • sectores clave (demanda y ofrecen grandes cantidades de inputs intermedios[1]),
  • sectores impulsores (grandes demandantes de inputs intermedios y pueden afectar en mayor cuantía al crecimiento global de la economía),
  • sectores base (presentan una baja demanda de inputs, sirve de input a otros sectores)
  • y sectores independientes (presentan bajas demandas y ofertas de inputs intermedios).

[1] Los inputs intermedios es lo mismo que el consumo intermedio es definido como el valor de aquellos bienes y servicios cuyo fin es su empleo en la producción de otras mercancías y se suma al valor adicional para valorar la producción total de una economia.

En este gráfico se pueden observar clasificados en los cuatro grupos anteriormente comentados, entre los que se encuentran sectores correspondientes al terciario. Los sectores menos relevantes son los correspondientes al sector secundario. En el caso de los sectores impulsores, son importantes por las compras que realizan y pueden convertirse en grandes motores de la economía si se impulsan con políticas que puedan llegar a convertirlos en sectores clave. La lista completa puede verse en el pie de página[i]

Algunas conclusiones para empezar la transformación:

Se puede observar cómo Sevilla basa su crecimiento en el sector extractivas y en sectores del terciario, donde el sector turismo y sectores relacionados con él se encuentran incluidos. A día de hoy son sectores de bajo valor añadido que no proveen a otros sectores de la estabilidad y resiliencia necesaria para afrontar este tipo de crisis. Los sectores catalogados como impulsores se encuentran en una disposición ideal para ser utilizados para dar un giro a la economía sevillana aumentando la resiliencia y el poder redistributivo de la ciudad. Es por esto por lo que se deberían aprovechar las oportunidades con las que cuenta en su entorno. Por ejemplo:

  • El reposicionamiento de la industria agroalimentaria en productos de mayor valor añadido con el objetivo de insertarlos en los segmentos de mercado más sofisticados, así como promover la colaboración entre los distintos eslabones de la cadena agroalimentaria. Para ello, es imprescindible una apuesta por la I+D+i. Además, esta apuesta por la investigación puede suponer una oportunidad añadida que repercuta a muchos otros niveles.
  • Apostar por desarrollar una industria tecnológica y de maquinaria propia vinculada a ese sector.
  • Consolidación de los sectores vinculados al desarrollo sostenible como el de energías renovables, espacios naturales y agricultura y ganadería sostenibles.
  • Impulsar los sectores vinculados a la economía del conocimiento. Esto requiere también de incentivos para el desarrollo de servicios empresariales complementarios como la consultoría y asesoría externa, la implantación de tecnologías de la información o la formación al más alto nivel.

El aprovechamiento de estas oportunidades es clave para reorientar la estrategia de expansión productiva e inserción externa que contribuya, simultáneamente, a mejorar la posición de Sevilla en el exterior de la economía y promover su transformación estructural, objetivo inalcanzado durante la última década y para el cual la COVID-19 puede representar un punto de ruptura para volver a aspirar a estos objetivos.

1) Los inputs intermedios es lo mismo que el consumo intermedio es definido como el valor de aquellos bienes y servicios cuyo fin es su empleo en la producción de otras mercancías y se suma al valor adicional para valorar la producción total de una economia.

2) Los sectores productivos de la Matriz de Contabilidad Social de Sevilla para el año 2018 son: (1) Agricultura, ganadería y pesca, (2) Extractivas y Refino de petróleo, (3) Producción y distribución de energía eléctrica, gas, vapor de agua y agua caliente, (4) Alimentación, (5) Textil y piel, (6) Elaborados de madera, (7) Químicas, (8) Minería y siderurgia, (9) Elaborados metálicos, (10) Maquinaria, (11) Vehículos, (12) Materiales de Construcción, (13) Transporte, (14) Otras manufacturas, (15) Construcción, (16) Comercio, (17) Transporte y comunicaciones, (18) Otros servicios -Programación, consultoría y otras actividades relacionadas con la informática; Actividades auxiliares a los servicios financieros y a los seguros; Publicidad y estudios de mercado; Actividades de seguridad e investigación; y Actividades jurídicas y de contabilidad -, (19) Servicios destinados a la venta - Ingeniería civil, artes gráficas y reproducción de soportes grabados; Actividades de sedes centrales; Servicio técnico de arquitectura e ingeniería; Actividades veterinarias; Actividades de alquiler; Otros servicios personales; y Turismo-, (20) Servicios no destinados a la venta -Investigación y desarrollo; Otras actividades profesionales, científicas y técnicas; Actividades administrativas de oficina, y Educación-."

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats