La portada de mañana
Acceder
Esperanza Aguirre y su marido vendieron un Goya inédito sin protegerlo
La nueva normalidad de los países con más vacunados, más severa que España
Opinión – Marlaska y sus islas del Diablo, por Elisa Beni
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

"Vivir en el exilio no es fácil": La voz de una Colombia lejana y olvidada

Comisionado dice que Colombia debe terminar con la guerra y las desigualdades
Quito —

0

Quito, 27 feb (EFE).- "Vivir en el exilio no es fácil", ese fue el testimonio de Ana Milena, una colombiana refugiada en Ecuador que participó en una ceremonia de reconocimiento a las víctimas del conflicto armado en su país y que retrató el drama de quienes han dejado Colombia para proteger sus vidas.

Comisionado dice que Colombia debe terminar con la guerra y las desigualdades

"Espero volver algún día", concluyó Milena durante su intervención en la ceremonia de "Reconocimiento del exilio en las fronteras con Colombia", que realizó este sábado la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad en la ciudad ecuatoriana de Ibarra.

Entre los testimonios que se escucharon en la ceremonia, destacó el de David, quien contó que huyó cuando tenía apenas doce años y que, tras sortear los duros retos del conflicto, finalmente llegó a Costa Rica.

Con la voz entrecortada, David reveló parte de las crueldades del reclutamiento forzoso de niños por parte de la guerrilla y remarcó que esa es una práctica que "debe acabar".

Alba, otra de las refugiadas, relató el hostigamiento del que fueron objeto ella y su hijo por parte de grupos paramilitares.

"No queremos que el diploma de los jóvenes sea un fusil en la mano o una bala en la cabeza", sostuvo la mujer, quien no duda en sus sentimientos de volver a su país.

"Te amo Colombia", finalizó.

El drama del exilio quedó plasmado en un lienzo pintado por jóvenes colombianos que viven en Ecuador y que son "la segunda generación" de los refugiados que huyeron en décadas pasadas.

El lienzo, con manos en forma de continentes que abrazan la paz, fue entregado por Diana Mesa, integrante del Colectivo de Exiliados y Refugiados de Colombia en Ecuador (Cerce).

MÁS DE 524.500 COLOMBIANOS BUSCARON REFUGIO EN PAÍSES FRONTERIZOS

"No más violencia, eso es lo que pedimos los colombianos en el exilio", dijo la joven al asegurar que las víctimas del conflicto que han huido a otros lugares llevan también otro dolor por haber dejado atrás el país que los vio nacer.

Y es que, según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), cerca de 524.500 colombianos han solicitado protección internacional y refugio en los países fronterizos.

La mayor parte de ellos lo ha hecho en Ecuador (240.901), seguido de Venezuela (200.000), Panamá (68.000), Brasil (8.242) y Perú (7.353), según Acnur.

Ecuador ha otorgado el estatus de refugiado a algo más de 65.000 solicitantes colombianos, lo que representa el 95 por ciento del total de extranjeros que han recibido ese beneficio en territorio ecuatoriano.

"Este acto es para reconocer a todas las personas que les ha tocado caminar y atravesar las fronteras en medio de circunstancias inimaginables para muchos de nosotros", señaló el comisionado Leyner Palacios durante la ceremonia en Ibarra.

El comisionado agradeció a las autoridades ecuatorianas y colombianas que se han comprometido con el proceso que lleva adelante la Comisión de la Verdad, creada a instancias del acuerdo de paz firmado en 2016 entre el Gobierno colombiano y las FARC.

"La paz de Colombia será posible siempre y cuando nos preparemos para apretar (cerrar) esa herida", con el objetivo de que "salga la pus" de la violencia y "brote la esperanza", remarcó Palacios.

El comisionado Carlos Beristain, por su parte, aseguró que con este tipo de acciones se hace visible uno de los factores más importantes del impacto del conflicto colombiano, pero que ha pasado desapercibido y ha estado silenciado.

"Las víctimas sí saben lo que ha pasado" y ellas son el fiel reflejo de que "el conflicto armado también se ha exportado a otros países", remarcó Beristain, quien reconoció que en los testimonios de los exiliados se puede sentir el "sufrimiento de una Colombia olvidada".

Asimismo, dijo que, según testimonios que ha escuchado de los colombianos en el exterior, pedir asilo es difícil, pues "es tratar de convencer al otro de que tu verdad vale la pena".

Por ello, añadió, la Comisión ha llegado a Ecuador para "escuchar" y "para hacer algo", pues la regionalización de las estrategias para favorecer a los exiliados es una respuesta que debe dar Colombia.

También parafraseó a un sabio indígena colombiano al señalar que "el exilio es la persona más débil de Colombia" y que es en ella la que se deben fijar las respuestas, para favorecer a todas las víctimas del conflicto.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats