eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

¿Razones para una huelga?

El próximo día 19 de noviembre, diversas asociaciones de jueces y fiscales han decidido que irán a la huelga

Al PP hubo que aguantarle una legislatura, otra media en funciones, y casi media de la siguiente, antes de echarse a la calle a reclamar lo que es justo

A la actual Ministra de Justicia apenas le han dado 150 días de plazo en los que se ha reunido con las asociaciones y ha aceptado doce de sus catorce reivindicaciones

El rey Felipe VI, saludando en la apertura del Año Judicial de 2015 / EFE

Imagen de la apertura del Año Judicial en 2015 EFE

El próximo día 19 de noviembre, diversas asociaciones de jueces y fiscales han decidido que irán a la huelga. Después que se negara repetidamente la existencia de ese derecho, hasta que algún cráneo privilegiado del Ministerio de Justicia en el anterior Gobierno la reconoció indirectamente (cuando te tiran para atrás una notificación por estar fuera de plazo, por ejemplo), parece ser que los togados le han cogido afición.

Pues no. La cuestión principal es que las cosas siguen básicamente igual que con el anterior titular de la cartera, cuyo nombre no volveré a pronunciar aquí. No porque me hayan amenazado con querella alguna, es que estoy viendo la saga de Harry Potter con mis hijos, y hay ciertos personajes a los que no se les cita, a riesgo de invocarlos.

Pero decíamos que hay cosas sustancialmente inmóviles, cual obra de Lampedusa: todo cambió, pero todo sigue igual.

Resumamos. El artículo 324 de la LECrim, ese que NO soluciona los problemas de tardanza de la Justicia y genera tanta impunidad que podría mover un Tesla, si esa fuera su fuente de energía, sigue en vigor. Se nos ha dicho que no, que lo van a quitar. Pero la proposición de ley, o no de ley, o ya nadie sabe qué, se ve torpedeada constantemente por enmiendas parlamentarias de los principales partidos de la oposición. ¿El objetivo? A parte de procurar la imposibilidad de investigar todos los casos de corrupción que sea posible, podría ser negarle el mérito de eliminar semejante lacra legislativa al PSOE. Al enemigo, ni agua.

El Consejo General del Poder Judicial sigue repartiéndose entre los mismos que luego, cual capitán Renault, exclaman sorprendidos: “¡Que vergüenza, he descubierto que en este sitio se juega!”, mientras el Pleno de la Sala 3ª les entrega una resolución imposible de comprender, como el croupier del "Rick's Cafe Americain". Sí, señor Iglesias, usted también quiere su trozo del pastel, no mire sólo a los mayoritarios.

Los jueces y fiscales han visto incrementarse la carga de litigiosidad en los últimos años de forma brutal. Sólo ya con las masivas reclamaciones por las cláusulas suelo bastaría; pero tenemos, además, la necesidad de instruir más rápido (y más chapuceramente) las causas penales por el 324; están los órganos mercantiles y de lo social, a rebosar con las resultas de la crisis y los despidos ocasionados por la reforma-laboral-que-crearía-empleo. Y todo esto, con la misma dotación de personal auxiliar, de medios materiales, y prácticamente sin crear plazas nuevas. “A coste cero”. No, que va. Como en el Black Friday de AliExpress, en el que imagino que acabarán dando dinero a los compradores, todo esto se ha hecho más barato, pues tras el tijeretazo que le dio Zapatero al sueldo de los funcionarios, aproximadamente el 10% en el caso de jueces y fiscales (lo mismo que a un director general, pero sin sus prerrogativas), no sólo no se ha recuperado poder adquisitivo, sino que se ha perdido. Para todo esto, hay una mesa de retribuciones que debería reunirse, pero Hacienda, lastrada por el techo de gasto que dejaron como herencia en el PP, no abre el puño.

La planta judicial y fiscal envejece, pero hay gente ya muy veterana que sigue estancada en plazas de tercera (en las que se entra en la carrera). En el caso de los fiscales es especialmente sangrante, porque en la práctica hacen el mismo trabajo que los de segunda, y cobran bastante menos. Tan poco, que en algunos lugares, el mosso o el policía local que le llevan al chorizo engrilletado cobran casi lo mismo. Pero sin limitación de horarios (el trabajo que no sale durante la jornada se saca en casa) ni horas extras, sólo faltaría. Por cierto, tampoco se les ha reintegrado, a ninguna de las dos carreras, los “moscosos” que Gallardón les arrebató por el morro. Y después de haber oído a ilustres ignorantes, como Javier Coronas, llamarlo “privilegios” tengo que recordar, una vez más, que esos días libres se llaman así por un ministro llamado Javier Moscoso, que con las arcas públicas semivacías, no podía subir el sueldo a los trabajadores públicos al mismo ritmo que el coste de la vida, así que cambió dinero por días de asueto. Por lo tanto, si nos quitan esos días, como diría Cuba Gooding Jr. en la película “Jerry Maguire”, por favor: “¡Enséñame la pasta!” 

Pero no sólo es cuestión de dinero. De primeras, el concurso inicial tras aprobar la oposición te obliga a quedarte con lo que nadie quiere. Los sitios más recónditos, o con mayor desproporción de carga de trabajo, o más “peliagudos”, como eran en su día los juzgados del Goiherri, en Gipuzkoa, donde dejarte la ventana del despacho abierta equivalía a una renovación de mobiliario, vía “coctel molotov”. Pero con el tiempo, y a medida que se iban creando plazas nuevas, se iba dando cierta movilidad, y cada cual, en su medida, iba acercándose a su destino soñado. Que no tiene que ser el terruño. Había quienes preferían una gran ciudad, como Madrid, donde además hay más posibilidades de ascenso. El problema es que, con la esclerosis en la creación de plazas, los concursos son de risa, apenas para cubrir vacantes por jubilación o fallecimiento. Eso, por no mencionar el sangrante dato de que, sólo en Madrid, hay cerca de 80 plazas vacantes que no salen a concurso, porque hay mucho titular en excedencia forzosa, o en “servicios especiales”. No es precisamente una cifra desdeñable, porque se cubren a base de sustituciones, lo que pone en solfa el principio de inamovilidad del funcionario, que es lo que debería blindarle frente a presiones del poder.

Además, pasito a pasito, suave suavecito, la Fiscalía Digital, ese engendro del Maligno, se ha ido implantando en todo el llamado “Territorio Ministerio”, sin que haya una solución a corto plazo, so pena de arrojar a la basura los trillones de euros que se han tirado en semejante pozo. Así que, como resultado, si con el papel íbamos mal, ahora con el “papel cero”, vamos peor, y encima más des-pa-ci-to. 

Y así podríamos seguir, porque la lista de reivindicaciones es larga, unas catorce. No obstante, hay un pequeño factor diferencial. Al PP hubo que aguantarle una legislatura, otra media en funciones, y casi media de la siguiente, antes de echarse a la calle a reclamar lo que es justo. A la actual Ministra de Justicia apenas le han dado 150 días de plazo. Tratándose de una profesional que no viene del ámbito de la política, ergo no tiene un gabinete de gente rodada y engrasada, sino que va arrancando al tran-tran. Y en ese arrancar, se ha reunido con las asociaciones y ha aceptado doce de esas catorce reivindicaciones. De las otras dos, imposibles por cuestiones presupuestarias, no cabe echarle la culpa. 

El problema es que ni siquiera se le está dando tiempo a implementarlas, porque la convocatoria es inmediata. Parece como si las asociaciones conservadoras hubieran perdido, de repente, esa infinita paciencia que demostraron con el señor de los casinos y el poker on-line. Y las asociaciones progresistas se encuentran entre la espada y la pared, pues si no secundan la huelga, serán tachados de sectarios, pero si lo hacen, están volando puentes que se están empezando a construir.

Así pues, quizás sería hora de darse cuenta de que, si no hay derecho a la sindicación, que ese sí que no existe, tampoco debería existir una férrea disciplina de clase. Así que podría dejarse al libre arbitrio de cada uno de los integrantes de las asociaciones, y faltaría más, de los no asociados, que son mayoría aplastante. No sé, creo que en sus manos descansan decisiones de la suficiente importancia para tomar ésta ellos solitos, ¿no?

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha