eldiario.es

9

República Dominicana República Dominicana

"... Y sálvese la República"

Puede que por varias razones identifiquemos a República Dominicana con sensaciones descanso y vacaciones. Aunque ya hemos hablado un poco de su historia y sabemos la relevancia que supone ‘inaugurar’ el Nuevo Mundo, queremos dedicar nuestro artículo de hoy a unas personas fundamentales en la historia del país: las heroínas dominicanas.

Mamá Tingó, por Juanita Pichardo

Mamá Tingó, por Juanita Pichardo

Seguramente entre las revolucionarias más famosas de República Dominicana se encuentren las hermanas Mirabal.

Minerva, Patria y María Teresa eran hijas de Enrique Mirabal, alguien muy importante en el sector financiero. Las tres hermanas fueron brutalmente asesinadas el 25 de noviembre de 1960. Su lucha seguía un claro objetivo: el derrocamiento de la tiranía de Rafael Leónidas Trujillo en su segundo mandato (1942–1952).

A partir de entonces las Mirabal se convirtieron en el símbolo máximo de la lucha por la libertad y el estado de derecho. Este es un extracto del documental Las mariposas, de Cecilia Domeyko, sobre el asesinato de estas tres hermanas.


Pero para hablar del papel político de la mujer dominicana vamos a retroceder hasta el siglo XIX. Desde el nacimiento de la República Dominicana tal y como la conocemos hoy como país, valores como la soberanía nacional, la igualdad y el respeto a los derechos humanos.

María Trinidad Sánchez (1794-1845) se considera “la más elevada expresión del liderazgo femenino en su época”. Luchó a favor de la independencia y fue condenada al fusilamiento, ordenado por el general Pedro Santana, porque se negó a revelar datos acerca del paradero de varios de sus compañeros (entre ellos su sobrino). Antes de morir pronunció la frase: “Dios mío, cúmplase en mí tu voluntad y sálvese la República”.

Juana Saltitopa, que se ganó el apodo de “La Coronela” por su disposición en las batallas, fue otra heroína que defendió la independencia de su país. Participó, entre otras, en la batalla del 30 de Marzo.

Otra mujer similar a nuestra figura española de Mariana Pineda fue Concepción Bona (1824-1901). Siendo muy joven confeccionó la primera bandera dominicana, la que ondeó el 28 de febrero, cuando nace República Dominicana al lograr separarse de Haití.

La educación del pueblo

Un pueblo que no sabe leer no llega muy lejos. Una mujer que aprende más no tiene límites. Una de las responsables de la ‘nueva educación’ para las mujeres fue Salomé Ureña (1850-1897), que renovó la educación de la mujer y aportó su trabajo en la poesía lírica. Fundó el Instituto de Señoritas, posteriormente bautizado con su nombre.

Aunque según fuentes la primera maestra dominicana fue Ercilia Pepín (1886-1939), maestra y defensora de los derechos humanos. En contra de la ocupación norteamericana, hizo grandes logros en cuanto al sistema educativo de aquellos años.

Mamá Tingó

Las intelectuales del siglo XIX imprimieron mucho carácter y su lucha iba de la mano de la política. Y sin embargo, en el siglo XX, aunque también existen hoy día mujeres en la política dominicana, nos encontramos a una mujer lejos de la alfabetización, figura clave en el camino de la justicia: “Mamá Tingó”.

Florinda Soriano (1921-1974), “Mamá Tingó” fue una campesina que luchó por el derecho a cultivar la tierra y a vivir de sus productos. Hoy en día se la sigue considerando una líder para todos los campesinos. El terrateniente Pablo Díaz quiso poseer las tierras de Hato Viejo, pero sus campesinos se negaron, porque las habían ocupado desde hacía más de cincuenta años. “Mamá Tingó” fue asesinada un 1 de noviembre por Turín, el capataz del terrateniente Pablo Díaz, al volver de una protesta a la que éste no acudió.





Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.