eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El acoso al periodismo y el comunicado de la Asociación de la Prensa

Cada semana responderé a las preguntas de los lectores y socios sobre el funcionamiento de eldiario.es

Puedes mandar tu pregunta, sugerencia o queja a través de este formulario

56 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Gonzalo de la Ossa: Debido a la noticia sobre las presiones recibidas por parte de Podemos hacia la prensa la pregunta que me hago es si cuando se produce una acontecimiento así los periodistas sois capaces de criticar el uso que a veces hacen vuestros compañeros de la información para intereses financieros y/o políticos o incluso personales. No veo claridad ni firmeza por parte de la propia APM a la hora de condenar publicaciones como falsos informes, noticias claramente inventadas de supuestas financiaciones ilegales de partidos, y agresiones o falsas afirmaciones verbales continuas en diferentes medios de comunicación a determinados representantes políticos. Esta bien envolverse en la libertad de expresión pero creo que eso no hace que llevéis siempre la razón ni que al contemplar actos tan burdos y graves de manipulación mediática os quedéis de perfil alegando que se trata de "información periodística”.

No creo que en eldiario.es nos hayamos puesto de perfil con el polémico comunicado de la Asociación de la Prensa de Madrid. En eldiario.es no creemos en ese falso corporativismo del “perro no come perro” y no tenemos problema alguno en hablar de la prensa: de sus virtudes y también de sus abusos, como he explicado en otros artículos. Si la prensa aspira a ejercer de contrapoder y fiscalizar a los que mandan, ¿cómo ignorar el propio poder de los medios y de quienes mandan a través de ellos?

Además de varias informaciones sobre la denuncia, el origen del comunicado o incluso sobre la historia de la APM, hemos publicado una decena de artículos de opinión bastante claros sobre este tema: Gumersindo Lafuente, Lydia Aguirre, Olga Rodríguez, Jesús Cintora, Belén Carreño, Iñigo Sáenz de Ugarte, Elisa Beni, Rosa María Artal Carlos Hernández y Carlos Elordi.

Gonzalo no es el único lector que esta semana pregunta por esto. Respondo también a los demás.

Antonio Rosa Plaza: Me ha sorprendido, negativamente, el tratamiento que estáis dando al asunto de la APM. Al final la noticia no es la denuncia de los periodistas sino la poca credibilidad de la Asociación. ¿No crees Nacho que se os ha ido la mano? ¿No crees que los periodistas afectados merecían algún gesto solidario? Por primera vez no me he sentido cómodo siguiendo lo que habéis publicado sobre este asunto.

No, no creo que se nos haya ido de las manos el tratamiento informativo que hemos dado al comunicado de la Asociación de la Prensa de Madrid sobre Podemos. Al contrario. Creo que a quien se le ha ido de las manos esta denuncia es a la junta directiva de esta asociación, especialmente a su presidenta, al publicar un comunicado que incumple los más mínimos criterios profesionales obligados en cualquier información. No se dan los nombres de los denunciantes ni de los dirigentes de Podemos que han protagonizado estos hechos, no se muestran las pruebas ni los mensajes a los que se refiere el comunicado y tampoco se habló previamente con Podemos para reflejar su versión.

El comunicado ha sido cuestionado incluso por miembros de la propia Junta Directiva de la APM, que recibieron el texto por email a última hora del domingo sin tiempo para poder pronunciarse sobre su tono y contenido. Muchos se enteraron del comunicado cuando ya estaba publicado.

Por la información que hemos recabado tras conocerse esta petición de amparo –recomiendo  este artículo de José Precedo que explica muy bien cómo se gestó el comunicado y qué hay de cierto en él–, los mensajes que denuncian estos periodistas existen y son intolerables. No se entiende, sin embargo, por qué no se han mostrado ya.

Podemos ha convertido la relación de los políticos con la prensa en un deporte de contacto. Hay presiones de las fuentes y también menosprecios públicos. En Podemos no tienen capacidad para llamar a los directivos o propietarios de los medios para que despidan o destierren a los periodistas incómodos, como hacen otros partidos. Pero sí aprietan a los redactores de base.

Algunos de sus líderes también aprovechan la falta de credibilidad de gran parte de la prensa –que ha escrito sobre Podemos centenares de noticias falsas y manipuladas en una campaña impresentable– para desacreditar como "máquina del fango" absolutamente toda la información negativa que se publica sobre ellos, incluso la que sí es cierta. Todos estos excesos son criticables y también preocupantes de cara al futuro, si es que este partido logra alcanzar una mayor cota de poder. Pero Podemos hoy no tiene capacidad de coerción real, especialmente cuando se compara con el tipo de acoso que otros poderes políticos y económicos aplican hoy a la prensa, con el silencio cómplice de una gran parte de la profesión.

Es de un cinismo absoluto tachar a Podemos de la mayor amenaza para los periodistas desde la transición "salvo quizás los crímenes de ETA" –como hizo el premio Nobel Mario Vargas Llosa– mientras se ignora lo que ocurre a diario en los medios públicos y privados por las presiones del partido en el Gobierno.

Tampoco es igual la vara de medir de la APM para todos los partidos. Ningún otro ha recibido un comunicado tan duro como el que leímos este lunes sobre Podemos, y no ha sido por falta de motivos. Cuando varios dirigentes del PP  culparon a la prensa de haber matado a Rita Barberá y su portavoz, Rafael Hernando, calificó a los periodistas de “hienas”, la APM no solo no condenó estos gravísimos hechos sino que emitió una nota donde pedía a los medios respeto por la intimidad y por la presunción de inocencia. Y aunque recientemente la APM sacó otro comunicado acerca de RTVE, se limitaba a pedir "a todos los partidos" que garantizasen la independencia de la televisión pública, como si todos los partidos fueran igualmente responsables. Ni se mencionaba al PP, culpable directo de que RTVE sea hoy una cadena manipulada al servicio de la propaganda, como denuncian constantemente sus propios trabajadores.

La  APM sí emitió un duro comunicado contra Juan Luis Cebrián cuando  me echaron de la SER por publicar que la entonces esposa del principal ejecutivo de Prisa aparecía en los papeles de Panamá, cosa que agradezco. Pero aquella nota no tuvo en los medios la repercusión que ha tenido esta última sobre Podemos. En El País, en aquella ocasión, no publicaron ni una línea.

En la redacción de eldiario.es hemos tenido esta semana bastante debate interno sobre este comunicado, como ha ocurrido en toda mi profesión. Ninguno de los redactores de eldiario.es está entre los periodistas que han pedido el amparo de la APM, pero sí que tenemos en el equipo distintos puntos de vista sobre el tema. Prueba de ello es este artículo de opinión de la redactora jefa de Economía de eldiario.es, Belén Carreño, que discrepa de cómo hemos informado sobre este asunto. Por mi parte, estoy plenamente de acuerdo con Carreño en algo importante: no va en el sueldo de ningún trabajador, tampoco un periodista, aguantar el trato denigrante de nadie.

Nicola Tanno: He leído que la Asociación de Prensa de Madrid ha acusado a Podemos de amenazar sistemáticamente a periodistas que dan informaciones con las que la formación morada no está de acuerdo. Querría saber si vosotras os habéis sentido amenazadas alguna vez por parte de Podemos o de otra fuerza política.

Las presiones existen y son constantes por parte de todos los poderes, económicos y políticos. No creo que a todas ellas se las pueda calificar de amenazas y, cuando lo son, informamos a los lectores sobre ellas, como ocurrió en su momento con Miguel Blesa.

Si un redactor de eldiario.es sufriese amenazas por parte de un partido político, informaríamos sobre ellas a nuestros lectores y yo, como director, sería el primero que saldría en su defensa porque esa es mi obligación. Entiendo la necesidad que puede tener un periodista de pedir amparo de forma anónima a la Asociación de la Prensa cuando esas presiones vienen de tu propia empresa o denunciarlas puede estar mal visto en tu redacción pero, francamente, dudo de que haya un solo medio en España donde denunciar amenazas de Podemos te pueda provocar alguna represalia por parte de tus jefes.

Juan Carlos Taravilla Calzada: Hace ya unos dos años os consulté por la posibilidad de que valoraseis que los socios podamos descargar la versión completa del diario en pdf o similar para poder seguir leyendo en zonas sin red de acceso a Internet (túneles de metro y tren). Sigo esperando a que esto pueda llevarse a cabo. Tengo descargada la aplicación de eldiario.es y, o no sé cómo o no veo que exista opción de publicar un comentario. Si no tiene esta posibilidad, ¿qué mejora la aplicación sobre la propia web en ese sentido?

Precisamente la app tendrá en el futuro la opción de descargar eldiario.es para poderlo leer sin conexión. Es una de las funcionalidades que queremos desarrollar en el medio plazo. Respecto a las mejoras que te permite la aplicación para el móvil, lo más importante es la capacidad de recibir alertas en tu teléfono en función de tus intereses. En  este vídeo que sacamos hace unos días está bien explicado cómo funciona nuestra app y para qué sirve.

Carlos Feliu Fontoba: Compruebo que la deficiente composición de los titulares es una preocupación bastante común. Aparte de las opiniones que se expresan sobre el tema en los comentarios, la cuestión de los titulares imprecisos, sensacionalistas o tendenciosos se ha tratado también en esta sección 5 semanas de las 12 que lleva publicándose. Un ejemplo de titular sensacionalista y falaz publicado el 4 de marzo dice: « La propuesta de lista a las primarias del nuevo partido abre una grieta entre Podem y En Comú», pero al leer la noticia comprobamos que en realidad no se ha 'abierto ninguna grieta'. Alguien que solo haya leído el titular se habrá quedado con una información totalmente errónea. ¿Existe algún protocolo o manual de estilo que establezca los criterios a seguir en la escritura de titulares? ¿Se ha decidido alguna pauta de actuación para minimizar esta mala práctica periodística?

No tengo problema en admitir que nos hemos equivocado cuando un titular es incorrecto, como ya he hecho en varias ocasiones en esta misma sección. Sin embargo, no creo que este caso sea uno de ellos. Te traslado la respuesta que me da el autor de la información, Arturo Puente, que comparto plenamente.

No puedo estar de acuerdo con la consideración del lector, ni en que el titular sea sensacionalista y falaz, ni de que el texto de la noticia refleje que no se ha abierto ninguna grieta.

La noticia es del 4 de marzo y viene a dar contexto y profundidad a la publicada el 28 de febrero, en la que se informaba de un comunicado de Podem en el que la formación amagaba sin ambages con dejar el proceso de confluencia.

Cuando saltó esta noticia nos dedicamos a conocer los detalles de la negociación y las posiciones de las partes. Así supimos el contenido de la propuesta de lista de confluencia de Domènech, y que era esa una de las cosas que más había enfadado a Podem, aunque no la única. También supimos que fruto de ese enfado, Podem se había negado en redondo a continuar negociando sobre la propuesta, por lo que se planteaban lanzar una lista alternativa, y que las fricciones entre ambas formaciones eran importantes. De todo ello, que considero que describe una grieta en el seno de un grupo de partidos que hasta ahora se presentaban como un bloque, se informa en la pieza.

Pero es que además la grieta fue confirmada –y agrandada– el mismo lunes, cuando en rueda de prensa  Podem anunció haber dejado en suspenso su participación en la confluencia y tener intención de someter su continuidad a las bases.

Conociendo lo que ha venido después, no creo que a día de hoy pueda decirse que el empleo de la expresión "abrir una brecha" fuera erróneo o que no describiera bien lo que estaba pasando entre Podem y En Comú.

Pablo N.: Quisiera saber dónde os puedo enviar información.

Hay dos vías. A través de Fíltrala o de nuestro buzón de pistas. De las dos opciones, la primera es la más segura porque ni siquiera nosotros podemos conocer quién está detrás de una filtración. La otra vía, menos segura pero más rápida y cómoda, es enviarnos un correo electrónico: pistas@eldiario.es. Tienes aquí más información.

Juan Raya Ruiz. Estimado director. Creo que todos los medios de comunicacion deberían poner junto a su nombre el de sus propietarios, de manera que el lector, espectador u oyente sepa qué y quién hay detrás de editoriales, opiniones y priorización de noticias. ¿Es posible?, ¿viable?, ¿interesante? ¿Hay argumentos en contra?

Por supuesto, los intereses económicos de los dueños inevitablemente se acaban convirtiendo en intereses editoriales de las cabeceras, por lo que conocer la propiedad y la forma en la que se financia un medio es imprescindible para medir el margen de libertad de una redacción. Sin embargo, no creo que todos los medios estuviesen dispuestos a aceptar ese nivel de transparencia que propones. Las razones son obvias: no todos saldrían bien parados al dar esa información.

En eldiario.es los propietarios somos, mayoritariamente, el equipo que lanzó el proyecto y que sigue trabajando cada día en la redacción. Aquí están todos los nombres; somos periodistas sin otro interés que ser dueños de nuestro trabajo para blindar así nuestra independencia.

También somos transparentes en nuestras cuentas. En pocos días publicaré los resultados económicos de 2016, dando todos los detalles sobre ingresos y gastos. Como sabéis, eldiario.es se financia en gran medida con la ayuda de más de 20.500 socios que nos ayudáis para que sigamos siendo independientes. Mientras contemos con vuestro apoyo, eldiario.es seguirá estando aquí.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha