eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las erratas, RTVE y la inquisición feminista

Respondemos a las preguntas de los lectores y socios sobre el funcionamiento de eldiario.es

Puedes mandar tu pregunta, sugerencia o queja a través de este formulario

47 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Recibimos quejas de Agustín Marcelo Correa, Felipe Souto Rodríguez u Ofelia la Pila por erratas que encontraron en artículos de eldiario.es a lo largo de los últimos meses. En palabras de Felipe: "Soy lector habitual de eldiario.es y últimamente me llama la atención el incremento de faltas de ortografía e incorrecciones en los artículos. Es como si estuvieran escritos a toda prisa y no hubieran sido releídos. A veces simplemente faltan letras o palabras, en otras ocasiones una letra queda separada de la palabra a la que pertenece o adosada a la palabra anterior".

Gracias a los tres por vuestra queja. Sí, tenemos más erratas de las que nos gustaría. No debería haber ninguna. La mayoría de las veces ocurre cuando escribimos, como dices, “a toda prisa” para contarte alguna noticia importante de última hora; en el periodismo digital, a diferencia de la prensa escrita de papel, parte de nuestro trabajo consiste en contar las noticias cuando se producen. Como ocurre en la radio, podemos ‘trabarnos’ (aunque por escrito) al dar una última hora, pero hacemos lo posible por corregirlo pronto. De hecho, los ejemplos que nos habéis enviado como referencia aparecen corregidos porque se detectaron pronto.

Otras veces, cuando ves ese fallo de “una letra separada de la palabra a la que pertenece”, no es una errata del redactor sino un fallo del código HTML de la página que a veces nos juega malas pasadas; ese es más traicionero porque es más complicado de prevenir, pero estamos tratando de solucionarlo. En todo caso, siempre estamos atentos para corregir cuando algo se nos escapa y hay personas trabajando en la redacción para que pase lo menos posible. Como dice un dicho periodístico, “las erratas son las últimas en abandonar el barco”. Gracias por ayudarnos a cazarlas.

Paco Barahona. Me pregunto si es necesaria la publicación de este tipo de fotos donde los rostros de menores es explícitamente visible [es la foto de los niños tailandeses atrapados en una cueva]. En mi opinión, la foto con los rostros reconocibles no complementa la información sino que tan solo la adorna. Que la mayoría de los medios no estén respetando la protección de estos menores (me pregunto si es por ser extranjeros) no implica que eldiario.es no pueda hacerlo.

Hola, Paco. La fotografía no es un adorno periodístico sino un pilar muy importante en la historia del oficio de informar. La foto a la que te refieres, que muestra a varios de los niños tailandeses atrapados en una cueva inundada, tiene un valor informativo indiscutible: es la prueba gráfica de que están vivos después de 10 días de rastro perdido. Te diría que, en este caso, todo lo demás es secundario. La fotografía fue realizada por las propias autoridades locales que accedieron a la cueva y era la forma de decirle al mundo que estaban vivos; los niños, con sus familias, han dado entrevistas y ruedas de prensa ante los fotógrafos y la televisión cuando salieron de la cueva.

Quizá no haya muchas dudas en este caso, pero efectivamente el debate sobre la presencia de menores en las imágenes periodísticas es eterno. Es más habitual encontrar publicadas imágenes de menores cuando la foto no se ha tomado, por ejemplo, en España. Ahí se cruzan muchos factores sobre la psicología de la información que no me siento capaz de resumir en esta respuesta, pero también el marco legal, que no es el mismo en cada país. Desde la guerra de Vietnam a la crisis de refugiados, la historia del fotoperiodismo está llena de fotos históricas e idolatradas donde los protagonistas son menores; la mayoría de esas fotos tratan a los menores con dignidad hasta cuando quieren denunciar su situación. Mi opinión personal es que hay algo incoherente en que, con esos ejemplos publicados a diario también en España, luego haya que pixelar los ojos de unos niños en una clase de primaria para un reportaje sobre colegios bilingües. Hay algo que no encaja, un rasero múltiple muy complicado de desentrañar si no es caso a caso.

Álvaro Vigueras o Marta García o Javier Ballesteros nos preguntan por cómo contamos noticias de RTVE en Vertele. En palabras de Marta: "No acabo de entender que estéis publicando todas las noticias que tienen que ver con la negociación para el nombramiento de un nuevo director de RTVE en la web Vertele. Esta web es un medio de tono más bien ligero que comenta la programación televisiva. El proceso de nombramiento de un nuevo director de RTVE es una noticia netamente política, que en mi opinión debería aparecer en las páginas de eldiario.es. Además, el hecho de colocar todas las informaciones sobre este tema en Vertele nos obliga a los socios de eldiario.es a darnos de alta en Vertele si queremos hacer algún comentario. El tratamiento que le estáis dando a este tema me resulta aún más llamativo por implicar a un profesional de este mismo medio, que ha sido propuesto para el cargo".

Efectivamente todas las noticias sobre RTVE las publicamos en Vertele. No es algo que hayamos hecho para hablar de la renovación de su dirección sino que ya era así antes, aproximadamente desde hace un año, que es cuando el equipo de Vertele se integró en eldiario.es. Desde entonces, Vertele es la página de eldiario.es sobre actualidad de televisión. Hubo un tiempo en que duplicábamos un poco los contenidos; lo que dábamos sobre TVE o cualquier otra cadena, si tenía algún tinte político, lo contábamos en eldiario.es y luego también en Vertele; vimos que esa redundancia no tenía sentido y gracias al esfuerzo del equipo de Vertele y la colaboración del resto de la redacción de eldiario.es, hace tiempo que toda la actualidad televisiva se hace bajo esa cabecera. Es verdad que esa actualidad es a veces vista como “más ligera”, como dices, pero desde que Vertele está con nosotros tenemos claro que debe ser también el lugar de referencia para los asuntos más técnicos. Por eso, hemos publicado en este tiempo muchísimas noticias políticas, económicas o sociales que tienen que ver con la televisión. Publicamos por ejemplo  esta investigación sobre la presunta corrupción en los derechos de autor de la SGAE vinculada a programas musicales en televisión. O de forma más reciente, y antes del debate sobre los nombres, publicamos todas las exclusivas que hemos sacado sobre cómo la cúpula de TVE nombrada por el PP intentaba en los juzgados quedarse con un contrato indefinido.

Sobre el engorro de tener que volver a darse de alta para poder comentar en Vertele, le pondremos solución seguramente el curso que viene. Estamos integrando los procesos de Vertele y eldiario.es para que puedan compartir comunidad y que por ejemplo los socios y socias de eldiario.es tampoco vean publicidad en Vertele.

Irina Santo Domingo Ibars. Cuando hablan de planes o locales siempre son de Madrid y, como diario generalista, le agradecería que salieran otras ciudades españolas. Muchas gracias.

Hola Irina. La mayoría de los trabajadores de eldiario.es vivimos en Madrid y nos relacionamos informativamente con fuentes e interlocutores que también viven en Madrid. Eso nos da un sesgo de centralismo que todos los que hemos vivido fuera sabemos que puede llegar a ser muy irritante. Cuando lo vives desde dentro es más complicado de percibir y revertir. Pero ahí está.

Creo que tu queja concreta puede tener que ver con las recomendaciones culturales que hacemos en redes sociales durante el viernes y sábado. Son contenidos que elabora TimeOut, una de las revistas de ocio más importantes de mundo, con la que tenemos un acuerdo de colaboración, y que en España edita dos ediciones: Madrid y Barcelona. Nos encantaría (y seguro que a ellos también) tener más contenido de más ciudades.

De todas formas, eldiario.es es uno de los periódicos españoles más descentralizados justo cuando la prensa de papel ha ido cerrando redacciones en muchas delegaciones. Tenemos ediciones locales en 13 comunidades autónomas e intentamos sacarle el mayor partido a esa presencia. Es muy habitual que detrás de los reportajes o noticias que lees en eldiario.es haya una actividad cultural, una conferencia, una historia local de alguna de esas ediciones. Te animamos a que estés atenta a sus páginas. Nosotros tomamos nota de tu llamada de atención.

Concha Lozano. Ayer se celebró en Madrid en la Caja Mágica un concierto histórico que reunió a 38.000 mil personas que reivindicaron derechos, derivas y justicia. ¿Me pueden explicar cómo este periódico, del cual soy socia, no se hace eco en absoluto de este acontecimiento?

Hola Concha, pues había periodistas de eldiario.es en ese concierto, pero en su tiempo libre ;-) Supongo que hablas del de Vestusta Morla; es cierto que no hicimos una crónica. De momento no tenemos un equipo lo suficientemente amplio para llegar a toda la información cultural que nos gustaría y no solemos hacer crónicas de conciertos salvo en ocasiones puntuales. ¿Esta debería haber sido ser una de ellas? A posteriori es más fácil decir que sí, pero atendiendo a la pregunta anterior sobre el centralismo, no lo tengo claro.

Anselmo Peinado López. Creo que, como editores, tienen ustedes una responsabilidad: hacer una reflexión sobre toda una corriente autoritaria que ha encontrado en ustedes una especie de nido en el que poner sus huevos. Ese feminismo que ustedes apoyan hasta el punto de hablar de Consejo de Ministras (¿se han parado a pensar en que el uso del femenino como término no marcado implica al convertir el masculino en término marcado, lo cual no hace sino repetir la misma estructura?), como si eso significase realmente algo, y que se ve bien reflejado en el fanatismo inquisitorial de buena parte de los socios.

La dirección de eldiario.es ha decidido, sin ninguna presión ni ninguna imposición por parte de ningún órgano inquisidor feminista, sugerir a los redactores que usen en sus textos Consejo de Ministras como sobrenombre, una especie de apodo editorial, para destacar la histórica presencia de mujeres en el nuevo gobierno. Sabemos que oficialmente no se llama Consejo de Ministras y sabemos que según la gramática oficial es un término inexacto. Tampoco el alcalde de Cádiz se llama Kichi oficialmente y así le llamamos en muchos titulares; también usamos Lula en vez de Luis Inàcio da Silva para hablar del expresidente de Brasil. Los "ayuntamientos del cambio" tampoco existen como institución y así les llaman muchos medios a determinados gobiernos de nuevos partidos. En el caso del Consejo de Ministras, la razón de fondo es feminista. Parece que con el feminismo, los guiños e innovaciones son más molestos. Ya hablamos hace unas semanas del uso de fiscala, una palabra que hasta siendo recogida por la RAE genera rechazo. Con el tiempo dejará de ser así.

Pablo Montoya. De vez en cuando leía en eldiario.es opiniones con las que no estaba de acuerdo, pero aceptaba que esto es algo normal en un ámbito de pluralidad. Sin embargo, he llegado a mi límite con Barbijaputa. Dentro de un mes voy a ser padre de un niño concebido por gestación subrogada y entenderán ustedes que no puedo seguir financiando un medio que hace de altavoz de la bilis que periódicamente lanza esta persona contra nuestras familias. Yo no puedo seguir colaborando con un medio que sirve de plataforma a quien niega el derecho de mi hijo a existir y exhorta a la sociedad a que nos castigue y nos desprecie. Si algún día eldiario.es se replantea la presencia de esta intoxicadora entre sus columnistas, yo podré replantearme volver a ser socio. Hasta entonces, me despido.

Hola Pablo, gracias por seguirnos todo este tiempo. La gestación subrogada no es algo que rechace solo Barbijaputa; desde el PP a IU, pasando por el actual gobierno del PSOE o Podemos, están en contra de la iniciativa para regularla que solo apoya Ciudadanos. Desde el punto de vista informativo hemos intentado hacer nuestro trabajo  con análisis como este donde intentamos dar claves para que el lector se forme su propia opinión.

Barbijaputa es una colaboradora de opinión. Sus opiniones la representan únicamente a ella. Pero es justo decir que Barbijaputa lleva años haciéndonos a todos pensar, traspasar los límites de lo que dábamos por hechos, preguntarnos a nosotros mismos, especialmente a los hombres, qué privilegios hay en nuestra vida diaria que suponen una discriminación estructural contra las mujeres. Muchas veces mucha gente se ha mostrado incómoda con sus artículos y con el tiempo reconocen que les han ayudado a pensar. Y no hay que estar de acuerdo con todo lo que dice para leerla y para entender qué sentido tienen sus aportaciones para un medio abierto como eldiario.es. Por otro lado, también hemos publicado opiniones favorables a la gestación subrogada en los últimos meses.

No dejaremos de contar con Barbijaputa porque creemos que aporta una voz necesaria en el debate público, esa voz a la que casi siempre le cuesta ser escuchada. Dicho lo cual, entendemos que en un asunto que te toca tan personalmente determinados enfoques o estilos puedan resultar muy incómodos y te generen rechazo. Esperamos en todo caso volver a contar contigo en el futuro.

Juan Oliveras Coll. El trato que dais al Rey Juan Carlos y a la monarquía no quiero tolerarlo y no quiero contribuir a ese despropósito insistente y patológico de atacar constantemente la figura del Rey cuando sabéis que no puede defenderse.

Juan, no es cierto que el rey Juan Carlos no se pueda defender. De hecho, durante décadas ha estado protegido por un blindaje legal en forma de inviolabilidad constitucional, un blindaje político que tapaba todos sus errores para proteger la estabilidad de la Corona y un blindaje hasta mediático. Hoy, es cierto, se publican más asuntos críticos para la Casa Real que antes. Eso se debe a que hay nuevos medios digitales como eldiario.es que han podido salir adelante sin deudas ni dependencias de aquellos que por otro lado exigen silencio con la Casa Real. En el caso de las acusaciones de Corinna contra quien fue su supuesto colaborador y amante, el ahora rey emérito, no solo es relevante el contenido de esas acusaciones sino también el contexto en el que se producen, el de una guerra en el seno de las cloacas policiales en España. Ambas cosas las estamos contando y te animo a que leas este fantástico artículo como resumen.

En todo caso, no es necesario (o no debería serlo, al menos) ser republicano para exigir a la Familia Real que sea transparente, que no albergue corrupción y que sea leal a los ciudadanos que dice representar, igual que lo hacemos con el Gobierno o el Poder Judicial. La Corona es una institución y en eldiario.es seguiremos haciendo nuestro insistente trabajo de vigilancia. Lo contrario no sería periodismo, sería otra cosa.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha