eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Guion Bluford, el primer astronauta negro

Imagen de la NASA. Dominio Público.

En todas las cosas hay alguien que las hace por primera vez, pero quién es, cuáles son las circunstancias y cuándo se produce esta primera vez nos dice mucho sobre quiénes somos y dónde vivimos. En el caso del primer astronauta negro su llegada no se produjo hasta la clase de astronautas de 1978, después de que la Humanidad llegase a la Luna de mano de hombres blancos; se llama Guion Bluford y llegó a trabajar en el espacio en 4 ocasiones antes de retirarse y dedicarse a la industria aeroespacial.

Bluford voló por primera vez en la misión STS-8 a bordo del transbordador Challenger en agosto de 1983 convirtiéndose en el primer afroamericano en visitar el espacio. Antes se había formado como piloto de combate en las fuerzas aéreas estadounidenses, en las que alcanzó el grado de Coronel y realizó 144 misiones sobre Vietnam; además es doctor en ingeniería aeronáutica y tiene un MBA en administración de empresas.

Tras la STS-8 regresó al espacio en 1985 con la STS-61A, una misión alemana al Spacelab; con la STS-39 en 1991 y la STS-53 en 1992, misión en la que casi quedó descalificado por razones médicas. En sus varias salias al espacio Buford puso en órbita satélites (incluyendo algunos militares), realizó experimentos científicos y completó 688 horas de vuelo espacial.

Seguir leyendo »

La planta que sabe a quién no se debe comer

Venus atrapamoscas. Imagen en el Dominio Público.

Algunas plantas son carnívoras; suelen ser especies que viven en terrenos muy pobres o sobre otras plantas, donde no tienen modo de extraer del suelo los nutrientes que necesitan, y se especializan en atrapar y ‘digerir’ animales (pequeños insectos o arañas) para obtener el nitrógeno y las demás sustancias que necesitan. Una de las más conocidas es la Venus Atrapamoscas o Dionea (Dionea muscipola), que tiene dos hojas apareadas al final de sus tallos con a modo de tentáculos en los bordes y un interior coloreado; en ese interior hay unos pelos que al ser excitados (por un insecto curioso, por ejemplo) provocan que las hojas se cierren sobre el desafortunado.

Lo curioso de la Dionea es que además de comer insectos los necesita para su  reproducción, ya que sus flores son polinizadas por animales voladores; esto supone que la planta tiene un problema ya que come insectos, pero también necesita que algunos insectos la visiten y sobrevivan. Según un estudio recién publicado las Venus Atrapamoscas en su hábitat natural (los pantanos de Carolina del Norte y del Sur, en los EE UU) distinguen entre insectos que se comen e insectos que polinizan; los científicos estudiaron a los polinizadores que se posan en las flores de la planta y a los insectos atrapados por sus hojas, situadas unos pocos centímetros por debajo, y descubrieron que las garras de la planta son muy selectivas.

La mayoría de las presas encontradas eran arañas u hormigas mientras que la mayoría de los visitantes de las flores eran escarabajos y abejas, que por tanto no forman parte del menú: la Venus Atrapamoscas sabe distinguir y no se come a los insectos que la polinizan. Y luego pensamos que las plantas carecen de inteligencia...

Seguir leyendo »

El parásito mexicano que revolucionó la pintura europea

Isabella Brant, primera mujer del pintor Peter Paul Rubens

En México DF terminó en febrero de 2018 Rojo Mexicano, una exposición de pintura muy especialdedicada a uno de los primeros tesoros que los conquistadores españoles del imperio azteca trajeron a Europa y que no era dorado ni plateado, sino rojo: el carmín o grana de la cochinilla americana. Un pigmento que cambió la pintura, y la economía, de los países europeos.

En efecto, este insecto que parasita los nopales es utilizado desde tiempo inmemorial por los pueblos americanos como fuente de tintes, sobre todo un intenso y profundo rojo muy estable, aunque adecuadamente manipulado también puede proporcionar otros colores como amarillo y ocre. Hoy en día aún es posible encontrar artesanías teñidas con estos tintes naturales.

Para los acompañantes de Hernán Cortés una de las cosas que más les llamaron la atención en los mercados de la recién conquistada Tenochtitlán fueron las telas teñidas de un rojo intenso, color que en Europa no se conocía apenas: los únicos tintes pictóricos y para tela de este color o eran anaranjados, desvaídos e inestables o eran carísimos como el rojo púrpura, sacado de un caracol marino y apestoso y tan caro que estaba reservado a los emperadores romanos y después a la realeza.

Seguir leyendo »

Martine Bertereau, Baronesa de Beausoleil e ingeniera de minas

Imagen de Deutsche Fotothek, Dominio público.

Nacida hacia 1600 en una familia francesa noble, Martine Bertereau respiró minería desde pequeña, ya que su familia se dedicaba al negocio y ella se casó con Jean de Chastelet, Barón de Beausoleil, ingeniero de minas. Esto ayudó a que se convirtiera  en experta hasta tal punto que acompañó a su marido y trabajó con él en la prospección y evaluación de centenares de sitios mineros por toda Europa.

Comisionados por Enrique IV de Francia para realizar un estudio de lugares de interés minero en 1626, establecieron una base en la Bretaña donde tuvieron que sufrir la desconfianza del clero local, que temía usaban métodos demoníacos o brujería en su trabajo; en aquella época por ejemplo se usaban las horquillas de radiestesia para localizar yacimientos, aunque Martine y su marido también se basaban en métodos empíricos como los expuestos por el ingeniero romano Vitrubio.

Martine Betereau publicó dos textos sobre sus exploraciones, uno descriptivo y otro poético que era en realidad una alambicada petición a la corona francesa para que les abonasen los gastos del estudio; se cree que a cuenta de esta reclamación el gobierno francés hizo que ella y su marido fuesen procesados por brujería y encarcelados. Ambos acabaron muriendo en prisión. Se considera a la Baronesa de Beausoleil como la primera ingeniera de minas de la historia; en uno de sus libros defendió su capacidad como especialista en minería siendo mujer aludiendo incluso a las grandes heroínas de la historia clásica.

Seguir leyendo »

Los pájaros pirómanos de Australia

Imagen de Mayukhghose - CC BY-SA 4.0

En muchos ecosistemas el fuego es una parte clave del ciclo natural. En lugares como la sabana africana o las planicies tropicales del norte de Australia, coronadas por una espesa capa herbácea, los fuegos creados por relámpagos u otros fenómenos naturales pueden convertirse en gigantescas conflagraciones que se extienden a lo largo de decenas o centenares de kilómetros arrasando la vegetación y expulsando a los animales.

Lo que nadie esperaba es descubrir que esos incendios tienen ayuda; que el fuego es propagado deliberadamente. Y no por humanos, sino por pájaros: aves pirómanas que usan el fuego a su favor.

En Australia los guardabosques que vigilan en el verano austral los incendios están atentos a la presencia de los llamados ‘halcones de fuego’; varias especies de aves rapaces que suelen sobrevolar la primera línea de un incendio para aprovechar el pánico de los animales que huyen del fuego y cazarlos.

Seguir leyendo »

Jane Dieulafoy, la exploradora travestida

Imagen de Eugène Pirou - Imagivore. Dominio público.

Jane Dieulafoy nació en Toulouse en 1851 y se casó a los 19 años con Marcel Auguste Dieulafoy tras educarse en varios conventos franceses. Movilizado su marido en la Guerra Franco-Prusiana de 1870 ella le acompañó e incluso combatió a su lado vestida de hombre, una costumbre que ya no abandonaría.

Tras la guerra la pareja realizó varios viajes por Oriente Medio llegando hasta Persia donde visitaron Susa, mítica ciudad protoelamita y del Imperio Parto de la cual enviaron al Louvre de París algunos monumentos y tesoros.

También viajaron por España y Marruecos, dejando sus impresiones por escrito. Por su parte Jane escribió dos novelas, una de las cuales fue convertida en ópera por Saint-Saens.

Seguir leyendo »

La Primera Flor y el futuro de la biología

Imagen de Alvesgaspar, Tony Wills (10) - CC BY-SA 3.0.

El pasado agosto de 2017 se publicó un importante estudio sobre la anatomía de la Primera Flor, el ancestro de todas las plantas con flores que hay en el planeta: producto de un estudio denominado eFLOWER que ha durado más de 8 años y que utilizó rasgos morfológicos y moleculares de más de 800 especies y complejos modelos estadísticos. El modelo resultante pretende estimar la anatomía precisa de la hipotética flor originaria.

Esta Primera Flor habría aparecido hace unos 140 millones de años (200 millones de años después de las primera plantas con semillas) y hoy en día sus descendientes suponen más del 90% de los vegetales vivos en el planeta. Según eFLOWER la flor ancestral sería simétrica bilateralmente, contendría órganos sexuales tanto masculinos como femeninos y muchas de sus estructuras estarían organizadas en verticilos, es decir, en círculos concéntricos alrededor del eje central.

Este detalle concreto ha sorprendido a muchos botánicos que esperaban una organización en espiral más que en verticilos. Pero el detalle que más ha chocado es que en el modelo de eFLOWER algunas estructuras se organizan en verticilos mientras que otras forman una espiral; para muchos botánicos es imposible que en una misma flor puedan coexistir las dos geometrías. Y el problema va más allá del caso concreto de la Primera Flor, ya que la duda pone en cuestión la fiabilidad de los análisis estadísticos tipo ‘Big Data’ en biología que últimamente se han puesto tan de moda.

Seguir leyendo »

Anna Morandi Manzolini, primera profesora de anatomía

Imagen de Cesare Bettini (1801-1855) - Memorie della Reale Accademia delle Scienze dell'Istituto di Bologna, t. VIII, Bologna 1857, Dominio Público.

Nacida en Bolonia en 1714 Anna Morandi Manzolini tuvo una infancia y formación convencional para la época, muy alejada de la educación superior. Casada en 1736 con un profesor de anatomía de la universidad de Bolonia pronto se convirtió en su ayudante, especializándose en una delicada y artística tarea: la creación de detallados y precisos modelos anatómicos en cera de colores que se usaban en las clases para reemplazar a los cadáveres humanos.

Su talento en este campo llegó a ser tal que formó equipo científico y artístico con su marido y tras enfermar éste recibió un permiso especial para sustituirle como profesora de anatomía. A la muerte de su esposo obtuvo el título a su propio nombre, convirtiéndose así en la primera mujer profesora de anatomía; quizá porque por entonces otras universidades europeas intentaron ‘ficharla’ para incorporarla a sus  aulas. Ana Morandi viajó a Rusia y Francia, entre otros lugares, y ejerció como profesora con el respeto académico y científico hasta su muerte con más de 60 años.

Para conseguir este respeto en su época Anna Morandi tuvo que superar su rechazo personal a las disecciones humanas, que tuvo que practicar como medio para poder realizar sus modelos anatómicos con la adecuada precisión. Algunos de estos modelos de cera se conservan hoy en colecciones y museos italianos y sirvieron para el estudio de la medicina durante generaciones. Ella por su parte ha pasado a la historia como la primera profesora universitaria de anatomía.

Seguir leyendo »

El mamut rubio

Imagen de rpongsaj. CC BY 2.0.

Cuando pensamos en los mamuts lanudos, esos enormes parientes del elefante que recorrieron Europa durante las épocas glaciales, nos los imaginamos de color marrón.

Y es razonable, porque este color (un marrón tirando a rojizo) es el que tienen las pelambreras de los mamuts que hemos encontrado congelados en las heladas estepas siberianas; animales que murieron hace decenas de miles de años que el frío ha preservado hasta tal punto que un viejo rumor de paleontólogos dice en en los años 60 y 70 se llegó a servir filete de mamut en algún congreso internacional de la disciplina.

Es obvio que la melena de los mamuts les era necesaria para resistir las bajas temperaturas, pero cada vez está menos claro que el color fuera el que nosotros creemos: el marrón rojizo que vemos en los restos momificados puede deberse a la descomposición post-mortem de los pigmentos del pelo y nuevas evidencias genéticas sugieren que los mamuts lanudos tenían una amplia variedad de colores, desde el castaño oscuro incluso a un ejemplar que podría haber sido rubio.

Seguir leyendo »

Un asunto familiar: los Thomson y el electrón

Imagen de @Fermatlibrary

Ganar un Premio Nobel es muy poco común y que lo ganen dos miembros de la misma familia es mucho menos habitual todavía. Hay pocos casos de padres e hijos que ganen este prestigioso galardón y menos aún de padres e hijos que lo hagan de modo independiente. Pero sólo hay un caso en el que un padre y un hijo obtuvieron cada uno su Nobel separadamente pero por estudios realizados sobre el mismo fenómeno natural, y es la historia de los Thomson, JJ y GP: los científicos que hicieron del electrón un asunto familiar. Y algo tenso.

Joseph John Thomson recibió el Nobel de Física de 1906 por sus estudios sobre conducción eléctrica en gases que demostraron en la práctica que el electrón es una partícula. Y su hijo George Paget Thomson obtuvo su Nobel en 1937 por sus experimentos sobre difracción de electrones, que demostraron que en ciertas circunstancias también se comporta como una onda. Es decir que padre e hijo recibieron los más importantes premios de la ciencia por estudiar características clave (y opuestas) de la misma partícula con casi 30 años de diferencia. Lo que sabemos del eletrón se debe, por tanto, en buena parte a los Thomson, padre e hijo. Aunque habría que ver cómo eran las cenas navideñas en esa casa...

Seguir leyendo »